Re­for­ma la­bo­ral

La Opinión - - Editorial -

Ama­bles lec­to­res: Las cri­sis eco­nó­mi­cas, co­mo la que atra­ve­sa­mos, re­plan­tean las for­mas de tra­ba­jo y los es­que­mas de con­tra­ta­ción que tie­ne el país. En cues­tión de po­cos me­ses las em­pre­sas die­ron la tran­si­ción al te­le­tra­ba­jo que era una reali­dad im­pen­sa­ble ha­ce unos años. El tra­ba­jo por días, in­clu­so por ho­ras, ca­da vez to­ma más im­por­tan­cia. Al res­pec­to, el Mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Án­gel Cus­to­dio Ca­bre­ra afir­ma que: “se de­ben de­fi­nir pron­ta­men­te las me­di­das la­bo­ra­les a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo que se de­ben to­mar, de­bi­do a que el país vi­ve una si­tua­ción com­ple­ja”.

El vi­rus des­tru­yó mi­les de pues­tos de tra­ba­jo y lle­vó a la quie­bra a va­rias em­pre­sas. La reor­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial se ha con­ver­ti­do en el nue­vo nor­mal y de­be­mos bus­car so­lu­cio­nes ra­di­ca­les pa­ra po­der vol­ver a en­cen­der la eco­no­mía. No ol­vi­de­mos que el em­pleo es el mo­tor de los ho­ga­res, del con­su­mo y, en úl­ti­mas, del PIB del país. An­tes de la pan­de­mia, el Gobierno y los em­pre­sa­rios ha­bla­ban tí­mi­da­men­te de ini­ciar es­tu­dios for­ma­les so­bre cam­bios en el Có­di­go Sus­tan­ti­vo del Tra­ba­jo so­bre te­mas muy im­por­tan­tes, co­mo los con­tra­tos por ho­ras y aná­li­sis reales de cos­tos la­bo­ra­les. Hoy con el co­ro­na­vi­rus es muy cla­ro la ne­ce­si­dad de es­ta dis­cu­ti­da y ana­li­za­da re­for­ma la­bo­ral.

An­tes de ha­blar de tra­ba­jo por ho­ras, de fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, de re­for­mas pen­sio­na­les y cos­tos la­bo­ra­les, hay que dis­cu­tir es­tos te­mas tan­to con em­pre­sa­rios co­mo tra­ba­ja­do­res. La Mi­sión de Em­pleo tie­ne la ar­dua ta­rea de ali­near los in­tere­ses de em­pre­sa­rios y sin­di­ca­tos. El ob­je­ti­vo es cla­ro: lo­grar ma­yor fle­xi­bi­li­dad en los pro­ce­sos de con­tra­ta­ción y efi­cien­cias en cos­tos, sin que es­to oca­sio­ne des­pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res y ma­yor in­for­ma­li­dad. En cual­quier ca­so, el Mi­nis­tro Ca­bre­ra pun­tua­li­za en que se ha­rán au­dien­cias pú­bli­cas es­cu­chan­do a la gen­te, por­que mien­tras más con­cer­te­mos nos pue­de ir me­jor. Los sin­di­ca­tos ya es­tán de­fi­nien­do sus re­pre­sen­tan­tes, es­pe­cia­lis­tas en eco­no­mía y asun­tos la­bo­ra­les, pa­ra que los re­pre­sen­ten en la Mi­sión de Em­pleo.

En si­mul­tá­neo, Jaime Al­ber­to Ca­bal, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Co­mer­cian­tes -Fe­nal­co-, so­li­ci­tó a los mi­nis­te­rios de Tra­ba­jo y Co­mer­cio dar ab­so­lu­ta prio­ri­dad al es­tu­dio de las ven­ta­jas de im­ple­men­tar el sa­la­rio in­te­gral por ho­ras en Colombia. Es de­cir, re­mu­ne­rar ba­jo un con­tra­to por ho­ras, don­de es­tén in­clui­das de ma­ne­ra pro­por­cio­nal las pres­ta­cio­nes de Ley. Ca­bal plan­tea que es en es­te mo­men­to en que em­pie­za la aper­tu­ra gra­dual de la eco­no­mía cuan­do se de­ben in­tro­du­cir las re­for­mas pa­ra re­cu­pe­rar los pues­tos de tra­ba­jo que se per­die­ron con el con­fi­na­mien­to y que so­lo en el co­mer­cio al­can­za­ron 1,7 mi­llo­nes de des­em­plea­dos al cor­te del mes de abril. Ade­más, se­ña­la que se de­be im­pul­sar la com­pra de pro­duc­tos que in­cor­po­ren mano de obra na­cio­nal y que el con­su­mi­dor to­me con­cien­cia de que cuan­do com­pra ar­tícu­los he­chos en el país se es­ti­mu­la la mano de obra local. Com­par­to ple­na­men­te es­ta po­si­ción y soy el pri­me­ro en su­mar­me a la cau­sa y apo­yar el con­su­mo na­cio­nal.

AL­FRE­DO YÁÑEZ CAR­VA­JAL CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.