Com­pe­ten­cia asi­mé­tri­ca

La Opinión - - Editorial -

Las con­se­cuen­cias de la ne­ga­ti­va por par­te del Gobierno Na­cio­nal an­te pro­mo­ver la sus­ti­tu­ción vo­lun­ta­ria de cul­ti­vos ilí­ci­tos im­pac­tan di­rec­ta­men­te a los go­bier­nos lo­ca­les. En los te­rri­to­rios ru­ra­les, a cien­tos de ki­ló­me­tros de Bo­go­tá, las co­mu­ni­da­des re­sien­ten la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do de lle­gar (lue­go de dé­ca­das de aban­dono) pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des, a la vez que los ac­to­res ile­ga­les que sí ha­cen pre­sen­cia ga­nan más te­rreno.

A gran par­te de los aca­dé­mi­cos que se en­fo­can en el de­sa­rro­llo al­ter­na­ti­vo y el de­sa­rro­llo ru­ral le­gal le preo­cu­pa que la erra­di­ca­ción for­za­da es­tá to­man­do ca­da vez más fuer­za a la ho­ra de en­fren­tar los cul­ti­vos ilí­ci­tos, en lu­gar de for­ta­le­cer la im­ple­men­ta­ción de los pla­nes que ya han si­do con­cer­ta­dos con las co­mu­ni­da­des pa­ra sus­ti­tuir vo­lun­ta­ria­men­te, co­mo es­tá plan­tea­do en el Plan Na­cio­nal de Sus­ti­tu­ción Vo­lun­ta­ria de Cul­ti­vos Ilí­ci­tos (PNIS). No obs­tan­te, tam­bién es una se­ñal de alar­ma los con­di­cio­na­mien­tos que se le han aña­di­do a los PNIS por par­te de di­fe­ren­tes aso­cia­cio­nes po­lí­ti­cas.

El de­sa­rro­llo es­ta­tal no pue­de ser una con­di­ción a prio­ri de la sus­ti­tu­ción, es de­cir, se vuel­ve mu­cho más com­ple­ja la pro­ble­má­ti­ca cuan­do se le exi­ge al Es­ta­do en el cor­to pla­zo la im­ple­men­ta­ción de ac­cio­nes que a to­das lu­ces co­rres­pon­den al de­sa­rro­llo ru­ral en un me­diano y has­ta un lar­go pla­zo: Por ejem­plo, in­fra­es­truc­tu­ra vial, acue­duc­tos ve­re­da­les, man­te­ni­mien­to de es­pa­cios pú­bli­cos, etc., pa­ra em­pe­zar a sus­ti­tuir.

La sus­ti­tu­ción y el de­sa­rro­llo de obras de in­fra­es­truc­tu­ra so­cial de eje­cu­ción rá­pi­da de­ben ir a un mis­mo rit­mo, y no su­pe­di­tar una a la otra, de lo con­tra­rio, se ten­de­ría a fa­vo­re­cer las es­truc­tu­ras cri­mi­na­les y for­ta­le­cer la ca­de­na pro­duc­ti­va, co­mo se ha se­ña­la­do en ar­tícu­los co­mo el de Lau­ra Mo­reno (2020) so­bre la re­la­ción en­tre la cons­truc­ción de pla­ca-hue­lla y el de­sa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les (ata­ques a la po­bla­ción ci­vil o a la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca).

El lla­ma­do no es a des­ani­mar las in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra vial en zo­nas azo­ta­das por el con­flic­to ar­ma­do, sino a eje­cu­tar­las sin per­der de vis­ta el gran desafío que sig­ni­fi­ca com­pe­tir con­tra una eco­no­mía que pro­du­ce al­re­de­dor de dos­cien­tos mi­llo­nes de pe­sos por hec­tá­rea por año, se­gún ci­fras del Ob­ser­va­to­rio de Dro­gas de Colombia. La lu­cha con­tra las dro­gas ilí­ci­tas es cla­ra­men­te una com­pe­ten­cia en­tre los re­cur­sos pú­bli­cos y los re­cur­sos de la ma­fia, don­de el Es­ta­do se en­cuen­tra en des­ven­ta­ja. Las ma­fias tie­nen la ca­pa­ci­dad de mo­ver gran­des su­mas de di­ne­ro en­tre cul­ti­va­do­res y re­co­lec­to­res de ma­ne­ra rá­pi­da, en efec­ti­vo y sin con­tro­les, mien­tras que el Es­ta­do eje­cu­ta los re­cur­sos a un rit­mo más len­to, con ma­yo­res li­mi­ta­cio­nes.

Por es­to, el sue­ño de la sus­ti­tu­ción en el que han creí­do más de 99.000 fa­mi­lias de­be asu­mir­se con el com­pro­mi­so que es­te re­quie­re, y co­mo ciu­da­da­nos de­be­mos acom­pa­ñar­lo des­de nues­tro po­ten­cial co­lec­ti­vo. Va­le la pe­na re­cor­dar que la re­siem­bra en Colombia en 2019 al­can­zó las 69.000 hec­tá­reas, de las 94.000 hec­tá­reas que fue­ron erra­di­ca­das mi­li­tar­men­te, lo quie­re de­cir que hay un 85% de re­bro­te en la es­tra­te­gia de erra­di­ca­ción for­za­da (se­gún In­de­paz), mien­tras que el re­bro­te en áreas erra­di­ca­das vo­lun­ta­ria­men­te no su­pera el 0,4%.

La ac­ti­va­ción de la eco­no­mía le­gal en las zo­nas im­pac­ta­das por eco­no­mías co­ca­le­ras es fun­da­men­tal pa­ra avan­zar en el pun­to 4 de los Acuer­dos de Paz, y no só­lo el Es­ta­do tie­ne un rol en es­te pro­pó­si­to. Tan­to los go­bier­nos lo­ca­les co­mo los ciu­da­da­nos de a pie pue­den apor­tar a las 99.000 fa­mi­lias que han creí­do en la sus­ti­tu­ción vo­lun­ta­ria en el país, com­pran­do en los mer­ca­dos cam­pe­si­nos, apo­yan­do los pro­duc­tos lo­ca­les en vez de los im­por­ta­dos o pro­ve­nien­tes de otros de­par­ta­men­tos, ha­cien­do tu­ris­mo local, etc.

Pa­ra ven­cer esa com­pe­ten­cia asi­mé­tri­ca que exis­te a la ho­ra de re­du­cir los cul­ti­vos ilí­ci­tos en el país, co­mo ciu­da­da­nos te­ne­mos un po­der im­por­tan­te: De­be­mos exi­gir el de­sa­rro­llo de la Re­for­ma Ru­ral In­te­gral y de­man­dar la pro­mo­ción del de­sa­rro­llo al­ter­na­ti­vo. Pa­ra que nos mo­ti­ve­mos aún más: No po­de­mos ol­vi­dar que Cú­cu­ta es el úni­co mu­ni­ci­pio de pri­me­ra ca­te­go­ría con hec­tá­reas de co­ca, y que hay cien­tos de fa­mi­lias es­pe­ran­za­das en el sue­ño de la sus­ti­tu­ción.

ELI­SA MON­TO­YA CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.