No so­mos mo­nar­quía

La Opinión - - Editorial -

Más allá del de­ba­te acer­ca del via­je de al­gu­nos fun­cio­na­rios a San An­drés du­ran­te un puen­te fes­ti­vo y de las in­ter­mi­na­bles ex­pli­ca­cio­nes al res­pec­to, des­de el pun­to de vis­ta cons­ti­tu­cio­nal con­vie­ne de­jar con­sig­na­das al­gu­nas pre­ci­sio­nes so­bre la es­truc­tu­ra del Es­ta­do co­lom­biano.

El se­ñor fis­cal Ge­ne­ral de la Na­ción afir­mó en la is­la desem­pe­ñar el se­gun­do car­go de ma­yor im­por­tan­cia en la Na­ción. Co­mo era de es­pe­rar, en mi si­guien­te cla­se vir­tual de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal –re­la­ti­va a la par­te or­gá­ni­ca de la Cons­ti­tu­ción-, los es­tu­dian­tes de post­gra­do me in­te­rro­ga­ron acer­ca de si esa afir­ma­ción era co­rrec­ta.

La res­pues­ta, na­tu­ral­men­te, fue ne­ga­ti­va. Ma­ni­fes­té so­bre el pun­to que el fis­cal Ge­ne­ral de la Na­ción es el ser­vi­dor pú­bli­co ele­gi­do por la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, que di­ri­ge el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de ejer­cer la ac­ción pe­nal y de ade­lan­tar la in­ves­ti­ga­ción de los he­chos que re­vis­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas de de­li­tos, co­mo lo di­ce el ar­tícu­lo 250 de la Car­ta; in­te­gran­te, se­gún el 116, de la ra­ma judicial, no de la ra­ma eje­cu­ti­va; no de­pen­de del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, aun­que él ela­bo­ra la ter­na de can­di­da­tos pa­ra la elec­ción; no tie­ne vo­ca­ción pre­si­den­cial, por­que no es­tá lla­ma­do a sus­ti­tuir al pre­si­den­te en sus fal­tas tran­si­to­rias o de­fi­ni­ti­vas, co­mo sí ocu­rre con el vi­ce­pre­si­den­te, aun­que és­te, mien­tras no sea lla­ma­do a desem­pe­ñar en car­go, per­ma­ne­ce a la ex­pec­ta­ti­va y no es tam­po­co la se­gun­da au­to­ri­dad del Eje­cu­ti­vo.

El ni­vel de las fun­cio­nes del fis­cal no es su­pe­rior al de las que cum­plen el Pro­cu­ra­dor, el Con­tra­lor o el De­fen­sor del Pue­blo, ca­be­zas de ór­ga­nos au­tó­no­mos e in­de­pen­dien­tes, co­mo lo se­ña­la la Cons­ti­tu­ción. Y mu­cho me­nos pre­va­le­ce so­bre el Con­gre­so o so­bre las al­tas cor­po­ra­cio­nes ju­di­cia­les –Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, Con­se­jo de Es­ta­do, Con­se­jo Su­pe­rior de la Ju­di­ca­tu­ra, Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral-. Más aún: no de­ci­de so­bre la li­ber­tad de las per­so­nas, lo que co­rres­pon­de hoy ex­clu­si­va­men­te a los jue­ces; son los jue­ces quie­nes to­man las de­ci­sio­nes acer­ca de las acu­sa­cio­nes for­mu­la­das por la Fis­ca­lía; y so­bre po­si­bles im­pe­di­men­tos o re­cu­sa­cio­nes del fis­cal de­ci­de, en un ni­vel su­pe­rior, la Cor­te Su­pre­ma.

La im­por­tan­cia del car­go es in­du­da­ble, pe­ro de ahí a sos­te­ner que es el se­gun­do en una su­pues­ta es­ca­la je­rár­qui­ca a ni­vel na­cio­nal hay mu­cha dis­tan­cia. Y ello, por cuan­to el sis­te­ma plas­ma­do en la Cons­ti­tu­ción no es mo­nár­qui­co. Aun­que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca es Je­fe del Es­ta­do, ello no im­pli­ca que sea ti­tu­lar de un po­der ab­so­lu­to. Esa je­fa­tu­ra tie­ne ex­pre­sión en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes co­mo re­pre­sen­tan­te del Es­ta­do co­lom­biano en el plano in­ter­na­cio­nal, si bien su­je­to al con­trol po­lí­ti­co del Con­gre­so y ju­rí­di­co de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal y del Con­se­jo de Es­ta­do.

El Po­der Pú­bli­co es uno so­lo y el ti­tu­lar de la so­be­ra­nía no es un mo­nar­ca sino el pue­blo. Hay tres ra­mas del po­der -le­gis­la­ti­va, eje­cu­ti­va, y judicial-, in­de­pen­dien­tes en­tre sí, y ór­ga­nos au­tó­no­mos. Se­gún ex­pre­sa la Car­ta, los di­fe­ren­tes ór­ga­nos tie­nen fun­cio­nes se­pa­ra­das, pe­ro co­la­bo­ran ar­mó­ni­ca­men­te pa­ra la rea­li­za­ción de sus fi­nes.

Apunte fi­nal: la Cons­ti­tu­ción de 1991 no fue pro­mul­ga­da el 4 sino el 7 de ju­lio, me­dian­te su pu­bli­ca­ción en la Ga­ce­ta Cons­ti­tu­cio­nal.

JO­SÉ GRE­GO­RIO HER­NÁN­DEZ GALINDO CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.