¡Ta­pa­bo­ca a Bol­so­na­ro!

PRE­SI­DEN­TE DE BRASIL DIO PO­SI­TI­VO DE COVID-19

La Opinión - - Mundo -

El pre­si­den­te de Brasil, Jair Bol­so­na­ro, anun­ció es­te mar­tes que dio po­si­ti­vo al nue­vo co­ro­na­vi­rus pe­ro di­jo que se en­cuen­tra “per­fec­ta­men­te bien”, y man­tu­vo su pos­tu­ra de­sa­fian­te an­te la pan­de­mia.

“Aca­ba de sa­lir el re­sul­ta­do po­si­ti­vo”, in­for­mó el man­da­ta­rio, de 65 años, en una entrevista te­le­vi­si­va des­de la re­si­den­cia ofi­cial en Brasilia, don­de di­ce es­tar tra­tán­do­se con hi­dro­xi­clo­ro­qui­na y azi­tro­mi­ci­na.

Bol­so­na­ro re­la­tó que em­pe­zó a sen­tir­se mal el do­min­go y el lu­nes em­peo­ró, sin­tien­do do­lo­res mus­cu­la­res, “can­san­cio, in­dis­po­si­ción y fie­bre de 38 gra­dos”, por lo que sus mé­di­cos le re­co­men­da­ron prac­ti­car­se el exa­men.

El pre­si­den­te ul­tra­de­re­chis­ta ha mi­ni­mi­za­do la en­fer­me­dad des­de el ini­cio de la pan­de­mia y ha par­ti­ci­pa­do en va­rios even­tos pú­bli­cos sin usar mas­ca­ri­lla, ade­más de cri­ti­car las me­di­das de ais­la­mien­to so­cial im­ple­men­ta­das en va­rios es­ta­dos de­bi­do a su im­pac­to eco­nó­mi­co.

“Me gus­ta es­tar en me­dio de la gen­te y te­nien­do en vis­ta ese con­tac­to in­ten­so, pen­sé que ya lo po­dría ha­ber con­traí­do en el pa­sa­do, sin per­ci­bir­lo”, afir­mó Bol­so­na­ro, sin mos­trar­se sor­pren­di­do.

“ES­TOY TRAN­QUI­LO”

“Es­toy bien, tran­qui­lo”, ase­gu­ró, dan­do va­rios pa­sos atrás y qui­tán­do­se la mas­ca­ri­lla pa­ra mos­trar su ros­tro an­te las cá­ma­ras.

El pre­si­den­te in­di­có que sus­pen­dió sus com­pro­mi­sos de los pró­xi­mos días y que tra­ba­ja­rá por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de la re­si­den­cia ofi­cial, ba­jo los cui­da­dos del equi­po mé­di­co y de la pri­me­ra da­ma.

“La vi­da con­ti­núa. (...) Brasil precisa vol­ver a tra­ba­jar, ca­so con­tra­rio la eco­no­mía pue­de ser co­lo­ca­da en una si­tua­ción com­ple­ja”, ins­tó, reite­ran­do que los “efec­tos co­la­te­ra­les” del com­ba­te al vi­rus no pue­den ser “peo­res” que la pro­pia en­fer­me­dad.

En los úl­ti­mos días, Bol­so­na­ro ve­tó va­rios ar­tícu­los de la ley so­bre el uso de mas­ca­ri­llas en lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra en­fren­tar la pan­de­mia en Brasil, se­gun­do país en nú­me­ro de muer­tos y de ca­sos con­fir­ma­dos, des­pués de Es­ta­dos Uni­dos.

El sá­ba­do pu­bli­có fo­tos en las re­des so­cia­les en las que se lo ve con el ros­tro des­cu­bier­to jun­to a va­rios mi­nis­tros y al em­ba­ja­dor de Washington en Brasilia, Todd C. Chap­man, du­ran­te un al­muer­zo de ce­le­bra­ción del Día de la In­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

La em­ba­ja­da in­for­mó que Chap­man y su es­po­sa die­ron ne­ga­ti­vo al vi­rus, pe­ro que igual­men­te cum­pli­rán un pe­río­do de cua­ren­te­na.

Se­gún el úl­ti­mo ba­lan­ce ofi­cial, 1,6 mi­llo­nes de per­so­nas fue­ron con­ta­mi­na­das y 65.487 mu­rie­ron de COVID-19 en Brasil, aun­que es­pe­cia­lis­tas es­ti­man que el nú­me­ro real de ca­sos po­dría ser has­ta diez ve­ces su­pe­rior y la ci­fra de muer­tos, el do­ble.

“#FUERZABOLS­ONARO” VS “#FUERZACORO­NA”

Brasil no des­ple­gó una es­tra­te­gia uni­fi­ca­da an­te la pan­de­mia y la res­pues­ta es­tu­vo mar­ca­da por un en­fren­ta­mien­to en­tre el gobierno fe­de­ral y las au­to­ri­da­des re­gio­na­les, así co­mo por la caí­da de dos mi­nis­tros de Sa­lud por di­ver­gen­cias con el pre­si­den­te en re­la­ción al ma­ne­jo de la cri­sis.

Uno de los pun­tos de cho­que fue la adop­ción en Brasil de pro­to­co­los sa­ni­ta­rios que re­co­mien­dan el uso del an­ti­pa­lú­di­co clo­ro­qui­na e hi­dro­xi­clo­ro­qui­na pa­ra tra­tar la COVID-19 des­de fa­ses le­ves, una re­ce­ta que di­vi­de a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y ha si­do ob­je­to de con­tro­ver­sia mun­dial.

“PAN­DE­MIA NO ES AL­GO TAN SE­RIO”

“Si Bol­so­na­ro se re­cu­pe­ra rá­pi­do, po­drá usar eso pa­ra su be­ne­fi­cio po­lí­ti­co”, es­cri­bió en Twit­ter Oli­ver Stuen­kel, pro­fe­sor de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Fun­da­ción Ge­tu­lio Var­gas.

Ade­más de pro­mo­ver la hi­dro­xi­clo­ro­qui­na co­mo un mé­to­do efi­caz -pe­se a la fal­ta de evi­den­cias cien­tí­fi­cas-, “usa­rá su re­cu­pe­ra­ción pa­ra co­rro­bo­rar su afir­ma­ción de que la pan­de­mia no es al­go tan se­rio, des­pués de to­do”, opi­nó el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra Stuen­kel, el ne­ga­cio­nis­mo de Bol­so­na­ro tie­ne fi­nes elec­to­ra­les: “de­be ase­gu­rar­se que los vo­tan­tes [en 2022] no lo cul­pen a él por la cri­sis eco­nó­mi­ca”, sino a los go­ber­na­do­res y al­cal­des que de­fen­die­ron el ais­la­mien­to so­cial.

En un Brasil al­ta­men­te po­la­ri­za­do, la ex­pec­ta­ti­va an­te el re­sul­ta­do del test del pri­mer man­da­ta­rio inun­dó las re­des so­cia­les con pu­bli­ca­cio­nes en con­tra y a fa­vor del pre­si­den­te, y las eti­que­tas “#Fuerzacoro­na” y “#Fuerzabols­onaro” fi­gu­ra­ban en­tre los asun­tos más co­men­ta­dos en Twit­ter.

Bol­so­na­ro ya se hi­zo an­te­rior­men­te tres prue­bas pa­ra de­tec­tar el co­ro­na­vi­rus.

En ma­yo, fue obli­ga­do por la Cor­te Su­pre­ma a en­tre­gar los re­sul­ta­dos, que die­ron ne­ga­ti­vo.

Bol­so­na­ro, un ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to, lle­gó a de­cir en mar­zo que el vi­rus no lo afec­ta­ría gra­ve­men­te de­bi­do a su “pa­sa­do de atle­ta” y que, des­pués de ha­ber su­fri­do una pu­ña­la­da du­ran­te un mi­tin elec­to­ral en 2018 -por la cual se so­me­tió a va­rias ci­ru­gías ab­do­mi­na­les-, una “gri­pe­ci­ta” no lo de­rri­ba­ría.

PRUE­BAS GRA­TIS EN SUR DE ES­TA­DOS UNI­DOS

En Washington, el go­bierrno de Es­ta­dos Uni­dos anun­ció el mar­tes que ofre­ce­rá prue­bas de COVID-19 gra­tui­tas a per­so­nas sin sín­to­mas pa­ra de­te­ner un au­men­to de ca­sos en tres pun­tos crí­ti­cos del sur del país con re­la­ción a la pan­de­mia.

El gobierno de Do­nald Trump ofre­ce­rá cin­co mil prue­bas por día en los re­gio­nes de Jack­son­vi­lle, Flo­ri­da; Ba­ton Rou­ge, Loui­sia­na; y Edin­burg, Te­xas. Es­to se ex­ten­de­rá en­tre cin­co y 12 días. Se­gún anun­ció el De­par­ta­men­to de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos las prue­bas es­tán dis­po­ni­bles pa­ra cual­quier per­so­na de cin­co años en ade­lan­te “in­clui­das las per­so­nas que ex­pe­ri­men­tan sín­to­mas; aque­llos que creen que pue­den ha­ber es­ta­do ex­pues­tos a al­guien con COVID-19; y cual­quier per­so­na que es­té preo­cu­pa­da por la po­si­bi­li­dad de te­ner el vi­rus”. Es­ta­dos Uni­dos su­ma más de 130.000 de­ce­sos por la pan­de­mia, la ci­fra más al­ta de muer­tes en el mun­do por am­plia di­fe­ren­cia.

En el sur, la ta­sa de ca­sos positivos se ha dis­pa­ra­do a 12%, in­clu­so a me­di­da que au­men­tan las prue­bas, lo que im­pli­ca que el vi­rus se es­tá pro­pa­gan­do de­sen­fre­na­da­men­te.

Ac­tual­men­te, Es­ta­dos Uni­dos es­tá exa­mi­nan­do a unas 600.000 per­so­nas por día, se­gún el Pro­yec­to de Se­gui­mien­to de covid, pe­ro in­clu­so es­to es con­si­de­ra­do in­su­fi­cien­te por los expertos en sa­lud de­bi­do a la al­ta ta­sa de ca­sos positivos que se vie­ne re­gis­tran­do.

El man­da­ta­rio se man­tie­ne de­sa­fian­te an­te la pan­de­mia y re­ve­la que es­tá tra­tán­do­se con hi­dro­xi­clo­ro­qui­na y azi­tro­mi­ci­na.

A REGAÑADIEN­TES, EL PRE­SI­DEN­TE de Brasil, Jair Bol­so­na­ro, se pu­so el ta­pa­bo­ca, tras dar po­si­ti­vo de COVID-19.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.