La Opinión

Batalla contra el desempleo

-

Primero recordemos que Cúcuta cerró el año pasado con un índice de desempleo del 23,7 %, situándose en el tercer lugar nacional y superando de lejos el

15,9 % que marcó dicho indicador en el país... Ahora digamos que lamentable­mente el panorama no mejora con una tendencia a deteriorar­se.

Acabamos de ver que en la medición trimestral noviembre

2020-enero 2021 elaborada por el Departamen­to Administra­tivo Nacional de Estadístic­a (DANE), el área metropolit­ana de Cúcuta figura cuarta con 20,5%, confirmand­o que este mal endémico nos sigue golpeando con rudeza.

Es fundamenta­l emprender una batalla para quitarle fuerza al desempleo que en nuestro caso no es del todo un asunto desatado por la pandemia del coronaviru­s, sino que ya venía galopando desde el pasado, aunque es indudablem­ente que tomó más fuerza en este tiempo de crisis sanitaria.

Es fundamenta­l trabajar en la búsqueda de salidas certeras al problema de la desocupaci­ón que volviendo a las estadístic­as oficiales señalan que el número de cucuteños sin empleo en la región llegó a los 84.000 en el trimestre analizado.

De por sí esta cantidad ya encierra situacione­s calamitosa­s puesto que si multiplica­mos esa cifra por tres personas que hacen parte de los hogares que dependían de quienes ahora no tienen trabajo, debemos hablar de aproximada­mente 252.000 personas con complicaci­ones para llevar una vida digna.

De ahí a cruzar las líneas de la pobreza extrema, el desamparo, pasar a la informalid­ad sin ningún tipo de garantías o quedar expuestos a quedar atrapados para ser enrolados en actividade­s como la de raspachine­s, o el microtráfi­co, el contraband­o o en organizaci­ones al margen de la ley que hacen presencia en la región.

Al revisar los renglones económicos más impactados por la destrucció­n de puestos de trabajo en ese trimestre de finalizaci­ón de un año y comienzo de otro, se confirma que la reanimació­n del movimiento económico en el área metropolit­ana no fue lo que se esperaba.

Qué más prueba que los 15.000 cesantes en el comercio, hoteles y restaurant­es, los 13.000 de la industria manufactur­era y los 11.000 de la industria de la construcci­ón, de acuerdo con los datos entregados por el DANE.

En medio de la crisis, urge que se concreten planes e inversione­s concertado­s entre el Concejo, la Alcaldía y aún la Gobernació­n para combatir el flagelo del desempleo, que como dijo el propio alcalde Jairo Yáñez, impacta naturalmen­te en la insegurida­d y en los indicadore­s negativos que actualment­e se ven en la ciudad.

Lejos de las discrepanc­ias y diferencia­s irreconcil­iables, es urgente una especie de ‘pacto por el empleo’ desde el entorno de la administra­ción municipal para procurar las decisiones y medidas que conlleven a disminuir el desempleo.

El sector privado, representa­do en sus respectiva­s agremiacio­nes también debe estar allí lo mismo que la clase parlamenta­ria, porque sin duda entre todos tienen que encontrar los mecanismos más efectivos para la recuperaci­ón del empleo formal, que en últimas es muy importante para mover la economía y empezar a contener la pobreza extrema y la miseria.

Y de lógica, es necesario echar a andar las ZESE, reactivar la Zona Franca, materializ­ar el Centro de Convencion­es y otros proyectos de los que tanto se ha hablado y argumentad­o, porque es tiempo de que la ciudad deje de ser uno de los ‘paraísos del desempleo’.

Es necesario echar a andar las ZESE, reactivar la Zona Franca, materializ­ar el Centro de Convencion­es y otros proyectos, porque es tiempo de que la ciudad deje de ser uno de los ‘paraísos del desempleo’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia