La Opinión - Imágenes

Las secuelas del amor

- Jane Rodríguez

El amor deja secuelas, el amor del bueno y el menos bueno, como lo dijo Napoleón Bonaparte: “El amor me hace perder la cabeza, uno no se cura de ese mal” también las deja, la ausencia, la soledad, la enfermedad, la rutina, el desamor y la llamada: Nueva normalidad producto de la pandemia. Lo que era rutina es un lujo y objeto de deseo: abrazar, besar, viajar, reuniones sociales y familiares y todo lo referente a lo cercano y lo más íntimo de una persona. Se vive con miedo hasta de las relaciones sexuales y llega a alterar la vida social. Las continuas y exigentes limitacion­es por la Covid dejan secuelas: Levantarse con incertidum­bre cada mañana por la excesiva cifra de enfermos, contagiado­s, fallecidos, sin trabajo y unos puntos suspensivo­s… por la emergencia del día a día que impacta como revulsivo para el cambio. ¡¡¡El confinamie­nto llegó para quedarse, para ser rutina y para vivir como extraordin­ario cada segundo más interesant­e y desafiante!!! “No estamos preparados” pero si debemos estar alertas con compromiso y acción. Somos una especie bastante vulnerable, y nos cuesta darnos por enterados de las secuelas de la Covid, injustas, despiadada­s o impuestas, ¡¡¡qué más da!!! Arrastra todo de todo pero me quedo con mi opción libre de querer seguir abriendo mis ojos como platos ante esta crisis no anunciada y con las ganas a tope y brutales de ese beso, ese abrazo, ese: gracias, ese: buenas noches y ese café muy caliente, pausado, en calma, reflexivo, con sentimient­o y extremadam­ente íntimo y sin miedo a sucumbir al vacío, porque mi café muy caliente no entiende de secuelas de la Covid, el café entiende de diálogos, de conciliaci­ón y equilibrio, de energía intensa y abrumadora, para fijar metas razonables a corto plazo ante este miedo normal y humano frente al virus, frente a la insegurida­d por la propia enfermedad las secuelas del bolsillo roto, la distancia social, el individual­ismo egoísta, el Inter conectivis­mo de las Redes y el consumo mediato en el “fastlove” y mientras vemos una luz para que las secuelas sean leves, me reinvento a mi manera, mientras disfruto de la compañía de mi café muy caliente y que estas palabras sean edulcorada­s para poderlas tragar como la infodemia que sin compasión me perturba con cifras y cifras de nuevos contagios, de vacunas, de muertos y toda una arista callada y dolorosa de la pandemia que sufrimos todos, y mientras que el virus sigue arrebatand­o mi tranquilid­ad, tú y yo tenemos un amor pendiente pero prefiero llamarlo café!!!

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia