Cam­bios en el Min­de­fen­sa

Ade­más de im­pul­sar un ata­que de­ci­di­do con­tras las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que vie­nen ga­nan­do es­pa­cio, es­tá la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos.

La Patria (Colombia) - - Portada -

Ade­más de im­pul­sar un ata­que de­ci­di­do con­tra las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que vie­nen ga­nan­do es­pa­cio, es­tá la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos.

La re­nun­cia de Guillermo Bo­te­ro al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, lue­go de evi­den­ciar que la mo­ción de cen­su­ra que se vo­ta­ría el pró­xi­mo miér­co­les en el Se­na­do, lo de­ja­ría por fue­ra del car­go, le plan­tea un desafío de al­to ca­la­do al pre­si­den­te Iván Du­que. Es­to ocu­rre en el mo­men­to en el que su po­pu­la­ri­dad es­tá en su peor ca­li­fi­ca­ción, con una apro­ba­ción de so­lo el 26%, de acuer­do con una en­cues­ta de Ga­llup Poll. El man­da­ta­rio no pue­de equi­vo­car­se en la es­co­gen­cia del su­ce­sor del sa­lien­te mi­nis­tro; lo pri­me­ro es que quien lle­gue no sea para na­da pa­re­ci­do a Bo­te­ro, quien du­ran­te los 15 me­ses que es­tu­vo en el car­go co­me­tió nu­me­ro­sos erro­res.

Son ejem­plos de esas equi­vo­ca­cio­nes sus ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias en el ca­so del ase­si­na­to del ex­gue­rri­lle­ro Di­mar To­rres, el desa­cer­ta­do ma­ne­jo del or­den pú­bli­co en el de­par­ta­men­to del Cau­ca don­de re­gre­sa­ron las ma­sa­cres, las gra­ves re­ve­la­cio­nes de co­rrup­ción en el in­te­rior de las Fuer­zas Mi­li­ta­res, la di­rec­ti­va que pu­do fo­men­tar los "fal­sos po­si­ti­vos" en el país, ade­más de nu­me­ro­sas de­cla­ra­cio­nes des­tem­pla­das fren­te a los lí­de­res so­cia­les y an­te las nu­me­ro­sas crí­ti­cas que le hi­zo a su ges­tión. Tam­po­co pu­do con­tro­lar las ac­cio­nes de los gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les, que pa­re­cen cre­cer en lu­gar de dis­mi­nuir, y fue­ron mí­ni­mos sus lo­gros con los cul­ti­vos ilí­ci­tos, para cu­ya lu­cha Bo­te­ro so­lo veía la fór­mu­la de gli­fo­sa­to.

Aho­ra bien, las re­ve­la­cio­nes acer­ca de la muer­te de ocho me­no­res de edad du­ran­te un bom­bar­deo del Ejér­ci­to en con­tra de alias Gil­dar­do Cu­cho, de las di­si­den­cias de las Farc, fue la go­ta que de­rra­mó la co­pa. Tra­tar de jus­ti­fi­car el ocul­ta­mien­to de esos he­chos a los co­lom­bia­nos, ase­gu­ran­do que fue una ope­ra­ción ri­gu­ro­sa y pul­cra en­mar­ca­da en el De­re­cho Internacio­nal Hu­ma­ni­ta­rio ( DIH), lle­vó a que nu­me­ro­sos con­gre­sis­tas que an­tes lo de­fen­dían le qui­ta­ran su res­pal­do.

Hay evi­den­cias de que la De­fen­so­ría del Pue­blo y la Per­so­ne­ría de Puer­to Ri­co ( Ca­que­tá) ya ha­bían lan­za­do una aler­ta tem­pra­na, des­de enero de es­te año, acer­ca del re­clu­ta­mien­to de me­no­res de edad en la zo­na del bom­bar­deo. Sin em­bar­go, ba­jo el su­pues­to de que esa in­for­ma­ción no hu­bie­se lle­ga­do al des­pa­cho de Bo­te­ro, el fun­cio­na­rio sí de­bió ac­tuar de ma­ne­ra di­fe­ren­te: cuan­do se en­te­ró de que en­tre las ba­jas ha­bía 8 ado­les­cen­tes tu­vo que ha­bér­se­lo con­ta­do al país, de­bió de­nun­ciar abier­ta­men­te el abu­so exe­cra­ble de los gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les que se lle­van, gran par­te de las ve­ces a la fuer­za, a ni­ños y jó­ve­nes a sus fi­las. No ha­ber­lo he­cho y jus­ti­fi­car­lo lo de­jó sin más op­ción que su sa­li­da.

Sur­gen aho­ra po­si­bles nom­bres para su re­em­pla­zo. Se ha­bla del ex­pre­can­di­da­to pre­si­den­cial Ra­fael Nieto, pe­ro sus in­for­tu­na­das de­cla­ra­cio­nes, muy pa­re­ci­das a las de Bo­te­ro, no de­be­rían dar­le es­pa­cio a su lle­ga­da. Otro nom­bre es el de Jorge En­ri­que Be­do­ya, ac­tual pre­si­den­te de la Sociedad de Agri­cul­to­res de Co­lom­bia ( SAC). Tam­bién es­tá Ra­fael Gua­rín, quien es con­se­je­ro pre­si­den­cial. Co­mo sea, el pre­si­den­te Du­que de­be ha­cer una lec­tu­ra acer­ta­da de lo que ne­ce­si­ta Co­lom­bia en ma­te­ria de se­gu­ri­dad: ade­más de im­pul­sar un ata­que de­ci­di­do con­tras las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que vie­nen ga­nan­do es­pa­cio, es­tá la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos.

Adi­cio­nal­men­te, fren­te a los re­clu­ta­mien­tos de me­no­res por esas or­ga­ni­za­cio­nes ar­ma­das ile­ga­les, de­be exis­tir una po­lí­ti­ca cla­ra de pre­ven­ción, que evi­te que los ni­ños sean son­sa­ca­dos de las fa­mi­lias, ge­ne­ral­men­te cam­pe­si­nas y po­bres, por los cri­mi­na­les. Es evi­den­te que el Es­ta­do no les es­tá brin­da­do opor­tu­ni­da­des que los ale­jen de la de­lin­cuen­cia, que les abra ca­mi­nos po­si­bles en la le­ga­li­dad con reales op­cio­nes de cre­cer co­mo per­so­nas y no hay so­lu­cio­nes con­cre­tas que los ayu­den a sa­lir del en­torno de vio­len­cia, para cons­truir una me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus co­mu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.