Eln sin vo­lun­tad de paz

Oja­lá al­gún día en­tien­dan que les pue­de dar mejores re­sul­ta­dos li­be­rar a los se­cues­tra­dos, no re­clu­tar más me­no­res y ma­ni­fes­tar con cla­ri­dad que quie­ren la paz.

La Patria (Colombia) - - Portada -

Oja­lá al­gún día en­tien­dan que les pue­de dar mejores re­sul­ta­dos li­be­rar a los se­cues­tra­dos, no re­clu­tar más me­no­res y ma­ni­fes­tar con cla­ri­dad que quie­ren la paz.

El anun­cio del Eln de que a par­tir de hoy y has­ta el 17 de fe­bre­ro eje­cu­ta­rán un pa­ro ar­ma­do en todo el país, con el que pre­ten­den obli­gar a las per­so­nas a que­dar­se en­ce­rra­das en sus ca­sas du­ran­te esos días, es una gran equi­vo­ca­ción de ese gru­po ar­ma­do ile­gal. Con­tra­rio a la es­tra­te­gia de sem­brar te­rror e im­po­ner el mie­do, de­be­rían bus­car mejores for­mas de mos­trar­se con ac­tos que evi­den­cien vo­lun­tad de paz y que ex­pre­sen que de ver­dad quie­ren avan­zar en diá­lo­gos que con­duz­can a Co­lom­bia ha­cia un mejor fu­tu­ro.

La pre­sen­cia de es­te gru­po en al­gu­nas subrre­gio­nes de Nor­te de San­tan­der ( Ca­ta­tum­bo), Arau­ca, Cho­có, Cau­ca, Na­ri­ño, Va­lle, An­tio­quia y Cór­do­ba obli­ga a que la fuer­za pú­bli­ca lle­ve a ca­bo ope­ra­ti­vos muy só­li­dos en esos lu­ga­res, pa­ra ga­ran­ti­zar la tran­qui­li­dad de los po­bla­do­res, no so­lo con mo­ti­vo de es­ta co­yun­tu­ra sino de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Es una lás­ti­ma que des­pués de que en los años 2016 y 2017, prin­ci­pal­men­te, ha­bía la sen­sa­ción de que co­sas co­mo es­ta que­da­rían en el pa­sa­do, es­te­mos vol­vien­do a los mo­men­tos en que a los ciu­da­da­nos les da te­mor no aca­tar la ame­na­za de los vio­len­tos.

Es na­tu­ral que an­te tan­to tiem­po en el país sin es­te ti­po de si­tua­cio­nes ha­ya ten­sión en re­gio­nes en las que ni si­quie­ra hay re­por­tes de pre­sen­cia de ese gru­po ar­ma­do, por­que no hay ple­na cons­cien­cia al­re­de­dor de lo fuer­te que pue­da ser ac­tual­men­te. La au­sen­cia de gran­des gol­pes mi­li­ta­res en con­tra de sus ca­be­ci­llas y la ac­ti­tud cí­ni­ca de los lí­de­res de esa agru­pa­ción que es­tán fue­ra del país, po­nen a los co­lom­bia­nos en un am­bien­te de dudas que de­ben ser acla­ra­das. Es­te anun­cio ame­na­zan­te es la gran opor­tu­ni­dad que tie­ne el Go­bierno Na­cio­nal de re­co­brar la con­fian­za en su po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad, lo­gran­do que todo trans­cu­rra nor­mal­men­te, sin so­bre­sal­tos de nin­gún ti­po.

An­te lo ocu­rri­do ha­ce po­co más de un año en la es­cue­la de po­li­cía Ge­ne­ral San­tan­der, en Bo­go­tá, don­de 22 ca­de­tes mu­rie­ron en un aten­ta­do con ca­rro­bom­ba, lle­va­do allí por miem­bros del Eln, es na­tu­ral que se ten­gan que adop­tar me­di­das coor­di­na­das en­tre Po­li­cía, Ejér­ci­to, Fis­ca­lía, Fuer­za Aé­rea, Pre­si­den­cia y au­to­ri­da­des dis­tri­ta­les, co­mo lo anun­ció la al­cal­de­sa Clau­dia Ló­pez. Se anun­cia un Plan Can­da­do con re­te­nes y re­qui­sas en en­tra­das y sa­li­das de Bo­go­tá, con el ob­je­ti­vo de es­ta­ble­cer un con­trol y una pre­sen­cia con­ti­nua de las au­to­ri­da­des. No es pa­ra menos.

Los or­ga­nis­mos de in­te­li­gen­cia que, se­gu­ra­men­te, tie­nen in­for­ma­ción acerca de los miem­bros de ese gru­po de­lin­cuen­cial, de­ben ser so­por­te efec­ti­vo pa­ra las dis­tin­tas fuer­zas, y así pre­ve­nir ac­cio­nes que pre­ten­dan da­ñar la tran­qui­li­dad ciudadana. En la me­di­da en que se ga­ran­ti­ce que todo sea nor­mal du­ran­te es­tos días se le ha­brá da­do un du­ro gol­pe a la po­si­bi­li­dad de que los ele­nos se en­va­len­to­nen y vuel­van a lle­var al país a una gue­rra. Más que mues­tras de fuer­za mi­li­tar del Es­ta­do, en es­te mo­men­to lo que hay que mos­trar es tem­plan­za en las de­ci­sio­nes y re­cu­pe­ra­ción de con­fian­za en­tre las co­mu­ni­da­des. No pue­de ce­der­se an­te el chantaje.

En de­par­ta­men­tos co­mo Cal­das no es po­si­ble dar por he­cho que na­da pa­sa­rá, pe­ro tam­po­co per­mi­tir que te­mo­res in­fun­da­dos pue­dan per­tur­bar el trans­cur­so co­rrien­te de la vi­da, es­pe­cial­men­te en los mu­ni­ci­pios. Hay que man­te­ner la cal­ma, pe­ro es­tar aten­tos an­te cual­quier mo­vi­mien­to que re­sul­te sos­pe­cho­so. Hay que es­tar aler­tas y ac­tuar de ma­ne­ra pre­ven­ti­va. En cuan­to al Eln oja­lá al­gún día en­tien­dan que les pue­de dar mejores re­sul­ta­dos li­be­rar a los se­cues­tra­dos, no re­clu­tar más me­no­res y ma­ni­fes­tar con cla­ri­dad que quie­ren la paz, que pre­ten­der en­cen­der el con­flic­to ar­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.