"No me mató por­que mi Dios es muy gran­de"

La Patria (Colombia) - - Portada - LA PA­TRIA / MANIZALES

36 me­ses de con­de­na en cen­tro car­ce­la­rio le die­ron a Die­go Alon­so Cam­pu­zano Ma­rín, en Man­za­na­res, "Me re­vi­sa­ba has­ta la ro­pa in­te­rior. Es lo peor que pu­de co­no­cer y lo que más me due­le es lo que a mi hi­ja le to­có ver es­tan­do con él. No me mató por­que Dios es muy gran­de", re­la­tó la afec­ta­da.

“Siempre me pro­me­tía que cambiaría, pe­ro me­tía co­chi­na­das y se trans­for­ma­ba. Me ma­ni­fes­ta­ba que era la mu­ñe­ca de él y que na­die más po­día mi­rar­me. Me re­vi­sa­ba has­ta la ro­pa in­te­rior. Es lo peor que pu­de co­no­cer y lo que más me due­le es lo que a mi hi­ja le to­có ver es­tan­do con él. No me mató por­que Dios es muy gran­de”.

El re­la­to es de una mu­jer, víc­ti­ma de su pa­re­ja sen­ti­men­tal, Die­go Alon­so Cam­pu­zano Ma­rín. El ti­po, con dos con­de­nas en­ci­ma, ajus­tó su ter­ce­ra sen­ten­cia, por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar agra­va­da, tras un fa­llo emi­ti­do por el Juz­ga­do Promiscuo Municipal de Man­za­na­res.

Acep­tó car­gos y ob­tu­vo los be­ne­fi­cios de ley, por lo que la pe­na que­dó en 36 me­ses, que de­be­rá pa­gar en un cen­tro de re­clu­sión.

La in­ves­ti­ga­ción arran­có por­que la com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de­nun­ció que el su­je­to la mal­tra­ta­ba fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te. El 12 de fe­bre­ro pa­sa­do se le­ga­li­zó la cap­tu­ra por or­den ju­di­cial. Cuan­do le co­mu­ni­ca­ron los car­gos los acep­tó y lo man­da­ron pa­ra la cár­cel mien­tras lo sen­ten­cia­ban.

Cam­pu­zano Ma­rín na­ció en Man­za­na­res ha­ce 32 años. Co­no­ció a su pa­re­ja en Pe­rei­ra, al tiem­po de­ci­die­ron ir­se a vi­vir a Man­za­na­res, cuan­do el su­je­to es­ta­ba con de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria. Una se­ma­na du­ró el idi­lio, pues lue­go empezó a agre­dir­la, no la de­ja­ba sa­lir a nin­gún la­do, le cam­bió el número de te­lé­fono y si la lla­ma­ban con­tes­ta­ba él pri­me­ro. Si es­cu­cha­ba la voz de un hom­bre, le pe­ga­ba a la mu­jer.

Ame­na­zas

La ame­na­za­ba con me­ter­se con el her­mano, pues sa­bía que era lo que a ella más le do­lía. Un día, la afec­ta­da le re­ga­ló los pa­sa­jes pa­ra que fue­ra por la co­pia de la cé­du­la a Dos­que­bra­das y ahí apro­ve­chó pa­ra vo­lar­se de la ca­sa con los co­ro­tos y su hi­ja.

“Por mie­do no lo de­nun­cié. Lue­go to­mé la de­ci­sión cuan­do mi her­mano ya es­ta­ba a sal­vo. Me gol­pea­ba con lo que en­con­tra­ra a la mano y en si­tios donde no se vie­ran los mo­re­to­nes, pues de­lan­te de la gente era ca­ri­ño­so. Usa­ba pu­ños, pa­ta­das y un des­tor­ni­lla­dor. Me ti­ra­ba al suelo, se me pa­ra­ba en la ca­be­za y me de­cía basura. Me tra­ta­ba de ahor­car”, anotó la afec­ta­da du­ran­te el pro­ce­so.

Las au­to­ri­da­des les su­gie­ren a quie­nes vi­van es­ta si­tua­ción que de­nun­cien de in­me­dia­to ( ver vio­len­tó­me­tro en www. lapatria. com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.