Me­jor apla­zar que la­men­tar

An­te las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les el es­ta­do en que lle­ga­rían los de­por­tis­tas a las com­pe­ten­cias ha­rían que, ne­ce­sa­ria­men­te, el even­to ter­mi­na­ra sien­do opa­co y has­ta pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud de los atletas.

La Patria (Colombia) - - Portada -

An­te las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les el es­ta­do en que lle­ga­rían los de­por­tis­tas a las com­pe­ten­cias ha­rían que, ne­ce­sa­ria­men­te, el even­to ter­mi­na­ra sien­do opa­co y has­ta pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud de los atletas.

Los es­pe­ra­dos Juegos Olímpicos de Ja­pón que­da­ron apla­za­dos pa­ra el 2021. Des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial no se to­ma­ba una de­ci­sión tan drás­ti­ca, es­ta vez obli­ga­da por la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria glo­bal li­ga­da al coronaviru­s Covid- 19. Es­ta vez la de­ci­sión del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal ( COI) no fue un asun­to de ene­mis­tad en­tre paí­ses, sino por el con­tra­rio un gra­ve pro­ble­ma que in­vo­lu­cra al mun­do en­te­ro en contra de una par­tí­cu­la con­ta­mi­nan­te mi­cros­có­pi­ca que no dis­cri­mi­na et­nias, idio­mas, re­li­gio­nes, ideo­lo­gías, ni con­di­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas. Un pe­que­ño mons­truo que nos tie­ne a to­dos en­ce­rra­dos pa­ra po­der­lo ven­cer.

Sin em­bar­go, no es la primera vez que su rea­li­za­ción es ame­na­za­da por di­ver­sas cau­sas. Pe­se a los aten­ta­dos te­rro­ris­tas de Mu­nich ( Ale­ma­nia), en 1972, los Juegos se rea­li­za­ron. Igual ocu­rrió en el 2016, cuan­do el Zi­ka gol­peó de ma­ne­ra es­pe­cial a Bra­sil, país an­fi­trión. Era una reali­dad que an­te las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les el es­ta­do en que lle­ga­rían los de­por­tis­tas a las com­pe­ten­cias ha­rían que, ne­ce­sa­ria­men­te, el even­to ter­mi­na­ra sien­do opa­co y has­ta pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud de los atletas. Ha­bría si­do lamentable que por ter­que­dad, las gran­des fi­gu­ras del de­por­te mun­dial ter­mi­na­ran ex­po­nien­do su sa­lud y has­ta su vi­da.

De­be­mos acep­tar, en­ton­ces, que se tra­tó de una de­ter­mi­na­ción sen­sa­ta que no fue pa­ra na­da fá­cil. Po­cos días an­tes el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Shin­zo Abe, se mos­tra­ba de­ma­sia­do con­fia­do en que su país po­dría rea­li­zar el cer­ta­men sin pro­ble­mas en las fe­chas pre­vis­tas, y con la pre­sen­cia de 11 mil atletas. Lue­go se con­si­de­ró la po­si­bi­li­dad de co­rrer­lo pa­ra un po­co más ade­lan­te, pe­ro an­te la cer­te­za im­pla­ca­ble del su­fri­mien­to que está ex­pe­ri­men­tan­do Eu­ro­pa por causa del coronaviru­s y la ad­ver­ten­cia de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ( OMS) acer­ca de que Es­ta­dos Uni­dos se­rá en unas se­ma­nas el epi­cen­tro de la pan­de­mia, no ha­bía más op­ción que pen­sar en una salida más cohe­ren­te.

Aho­ra bien, na­die gana con es­ta de­ci­sión. De he­cho el so­lo im­pac­to eco­nó­mi­co de apla­zar los Olímpicos le cos­ta­rá a Ja­pón unos 5.700 mi­llo­nes de dó­la­res, de acuer­do con expertos de la Uni­ver­si­dad de Kan­sai. El man­te­ni­mien­to de los es­ta­dios, la lo­gís­ti­ca, las re­la­cio­nes pú­bli­cas y la pér­di­da de in­gre­so de los cer­ca de 600 mil tu­ris­tas que se es­pe­ra­ban, al­can­za ci­fras exor­bi­tan­tes. La po­si­ble pér­di­da debe su­mar­se a la ya cuan­tio­sa in­ver­sión, la cual as­cen­dió a los 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Tam­bién hay pó­li­zas y con­tra­tos de trans­mi­sión y apor­tes de pa­tro­ci­na­do­res, en­tre otras co­sas, que se ve­rán afec­ta­das con el apla­za­mien­to.

Los de­por­tis­tas co­lom­bia­nos tienen pues­tas las es­pe­ran­zas en To­kio pa­ra re­afir­mar su avan­ce en las úl­ti­mas olim­pia­das, cuan­do los oros, las platas y los bron­ces apa­re­cie­ron en bue­na medida. Con las nue­vas fe­chas es po­si­ble que algunos pro­ce­sos se vean per­ju­di­ca­dos y que las ex­pec­ta­ti­vas se vean trun­ca­das. Oja­lá que una vez su­pe­ra­da la ac­tual emer­gen­cia sa­ni­ta­ria nues­tros atletas pue­dan re­to­mar el rit­mo y llegar en sus mejores con­di­cio­nes a la com­pe­ten­cia. En eso el Mi­nis­te­rio del De­por­te tie­ne que en­fo­car muy bien el trabajo, de acuer­do con los nue­vos cro­no­gra­mas y ga­ran­ti­zar apo­yos que se tra­duz­can en me­da­llas.

Hu­bié­ra­mos que­ri­do, igual que to­dos los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta, que un even­to tan im­por­tan­te no hu­bie­ra te­ni­do que apla­zar­se, pe­ro de­be­mos ser cons­cien­tes de que la sa­lud debe ser lo pri­me­ro. Era una de­ci­sión com­pli­ca­da, que to­ca­ba muchos in­tere­ses, pe­ro se ac­tuó de ma­ne­ra sa­bia y re­fle­xio­na­da, dan­do un ejem­plo a to­dos de lo que debe ha­cer­se cuan­do se pone en ries­go la sa­lud y la vi­da de las per­so­nas. Que­da­mos, pues, a la es­pe­ra de que el coronaviru­s sea so­lo una tem­pes­tad que le da­rá pa­so a una cal­ma en la que bri­lla­rán las gran­des fi­gu­ras del de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.