La do­ble ins­tan­cia de Arias

Hay que te­ner en cuen­ta que se tra­ta no de ab­so­lu­cio­nes sino de re­vi­sio­nes de esos ca­sos, lo que no im­pli­ca que sean de­cla­ra­dos inocen­tes.

La Patria (Colombia) - - Portada -

Hay que te­ner en cuen­ta que se tra­ta no de ab­so­lu­cio­nes sino de re­vi­sio­nes de esos ca­sos, lo que no im­pli­ca que sean de­cla­ra­dos inocen­tes.

Hay re­vue­lo en el país por­que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal con­ce­dió el pa­sa­do jue­ves una ac­ción de tu­te­la al ex­mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra Andrés Fe­li­pe Arias, con la que bus­ca que su con­de­na a 17 años de cár­cel sea re­vi­sa­da en se­gun­da ins­tan­cia. Fue una vo­ta­ción es­tre­cha de 5 vo­tos a fa­vor y 4 en con­tra, y va­rios sal­va­men­tos de vo­to. La po­lé­mi­ca es­tá en­cen­di­da so­bre to­do por­que la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, tri­bu­nal que con­de­nó a Arias en úni­ca ins­tan­cia en el 2014, emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que di­ce que aca­ta, pe­ro no com­par­te la de­ci­sión.

La ver­dad es que, sin en­trar a ca­li­fi­car la cul­pa­bi­li­dad o inocen­cia del ex­mi­nis­tro, com­pro­me­ti­do en la en­tre­ga de sub­si­dios de Agro In­gre­so Se­gu­ro a be­ne­fi­cia­rios que no de­bie­ron re­ci­bir­los, to­da per­so­na ( tam­bién los afo­ra­dos) de­ben te­ner el de­re­cho a un se­gun­do juez cuan­do se con­si­de­ra que una con­de­na es in­jus­ta. Eso es lo que aca­ba de lo­grar Arias, que, sin que­dar aún li­bre, su ca­so sea re­vi­sa­do. Si en se­gun­da ins­tan­cia es en­con­tra­do cul­pa­ble ten­drá que per­ma­ne­cer de­te­ni­do y cum­plir la pe­na com­ple­ta.

En los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de jus­ti­cia ese es un prin­ci­pio fun­da­men­tal que de­be ser res­pe­ta­do, y que ape­nas co­men­zó a apli­car­se en Co­lom­bia des­de enero del 2018, y que el año pa­sa­do tu­vo una agu­da po­lé­mi­ca por la pro­pues­ta del par­ti­do Cen­tro De­mo­crá­ti­co en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca pa­ra que se apli­ca­ra de ma­ne­ra re­tro­ac­ti­va. En ese mo­men­to a ese pro­yec­to, que fi­nal­men­te no pros­pe­ró, se le lla­mó Ley Arias; pe­ro lo cier­to del ca­so es que pen­sar en una re­tro­ac­ti­vi­dad no es des­ca­be­lla­do, siem­pre y cuan­do se es­ta­blez­can lí­mi­tes pa­ra ac­ce­der a ella.

En ese sen­ti­do hay que ano­tar que un pre­ce­den­te del 30 de enero del 2014, en el que la Cor­te In­ter­na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos re­co­no­ció la do­ble con­for­mi­dad al ex­mi­nis­tro de Su­ri­nam Lia­kat Ali Ali­bux, quien tam­bién te­nía fue­ro y fue con­de­na­do en úni­ca ins­tan­cia en ese país.

In­clu­so, en aquel mo­men­to, se or­de­nó una in­dem­ni­za­ción a fa­vor del de­te­ni­do por los per­jui­cios cau­sa­dos du­ran­te el tiem­po en que fue pri­va­do de la li­ber­tad.

La preo­cu­pa­ción de mu­chos es que el fa­llo a fa­vor de Arias ter­mi­ne lle­van­do a una ava­lan­cha de im­pug­na­cio­nes con­tra sen­ten­cias de afo­ra­dos en úni­ca ins­tan­cia que se die­ron en el pa­sa­do, y que po­drían fa­vo­re­cer a cer­ca de 230 al­tos ex­fun­cio­na­rios y ex­ser­vi­do­res pú­bli­cos que fue­ron con­de­na­dos por di­ver­sos mo­ti­vos, en­tre ellos la lla­ma­da pa­ra­po­lí­ti­ca. Aho­ra bien, hay que te­ner en cuen­ta que se tra­ta no de ab­so­lu­cio­nes sino de re­vi­sio­nes de esos ca­sos, lo que no im­pli­ca que sean de­cla­ra­dos inocen­tes.

Es evi­den­te que el com­po­nen­te po­lí­ti­co que hay al­re­de­dor de es­te ca­so pue­de lle­var a que mu­chos pien­sen que se fa­lló a fa­vor a al­guien cer­cano al po­der Eje­cu­ti­vo, pe­ro si se mi­ran las co­sas sin apa­sio­na­mien­tos Arias o cual­quier otro afo­ra­do que hu­bie­se si­do con­de­na­do en úni­ca ins­tan­cia, tar­de o tem­prano ha­bría lo­gra­do que su ca­so se re­vi­sa­ra. Lo fun­da­men­tal es que se ha­ga jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.