Ya es un pe­rro de bien

Aho­ra pa­tru­lla las ca­lles. Lle­gó ha­ce seis me­ses al mu­ni­ci­pio. Po­si­ti­vo.

La Patria (Colombia) - - Portada -

Es­te pe­rro de Pa­les­ti­na, lla­ma­do Mono, ro­ba­ba pa­nes del ne­go­cio de Ai­car­do Vé­lez. La Po­li­cía lo “cap­tu­ró” y lo “reha­bi­li­tó”. Hoy pa­tru­lla las ca­lles con los uni­for­ma­dos y has­ta le da vuel­ta a la pa­na­de­ría.

Un ra­te­ro an­da­ba ha­cien­do de las su­yas en Pa­les­ti­na. El “de­lin­cuen­te” se de­di­ca­ba a ro­bar pa­nes y se la te­nía ve­la­da a la pa­na­de­ría De­li­cias del Par­que, de Ai­car­do Vé­lez. “Era un do­lor de ca­be­za pa­ra mí. Se me­tía al ne­go­cio y co­gía los ali­men­tos. Apro­ve­cha­ba que da­ba la es­pal­da pa­ra aten­der clien­tes y ahí ac­tua­ba. Me te­nía jar­to”.

El se­ñor no aguan­tó más y le con­tó a la Po­li­cía. Pe­ro qué sor­pre­sa: el la­drón era 4x4, es de­cir, de cua­tro años y cua­tro pa­tas.

Se tra­ta­ba de Mono, criollo que lle­gó ha­ce seis me­ses al mu­ni­ci­pio. Hoy su vi­da ca­ni­na cam­bió. De la de­lin­cuen­cia pa­só a la vi­gi­lan­cia. Los uni­for­ma­dos de la Es­ta­ción de Pa­les­ti­na de­ci­die­ron adop­tar­lo y hoy se vis­te de ver­de oli­va, pa­ra ayu­dar a pa­tru­llar y cui­dar las ca­lles.

In­clu­so re­tor­na a la pa­na­de­ría de Ai­car­do pa­ra pa­sar­le re­vis­ta y, por qué no, re­ci­bir un pan­ci­to de re­ga­lo, de esos que tan­to lo ten­ta­ban al deam­bu­lar por las ca­lles, huér­fano, du­ran­te la pan­de­mia.

“Las au­to­ri­da­des le echa­ron mano y se lo lle­va­ron pa­ra la Es­ta­ción. Pe­ro allá se reha­bi­li­tó. Ya es edu­ca­do, an­da con los pa­tru­lle­ros, en­tra, se sien­ta de­ba­jo de las me­sas, pe­ro ya no me ro­ba”, re­la­tó Ai­car­do.

El ciu­da­dano Jai­ro Ja­ra­mi­llo re­cor­dó que Mono no po­día ver a al­guien con pa­nes, dul­ces o par­va, por­que se lo arre­ba­ta­ba y se los co­mía. “Qué cam­bio tu­vo el ani­ma­li­to. En la ca­lle lo ve uno siem­pre con los po­li­cías, nun­ca con un ci­vil. Al pe­rro so­lo le fal­ta ha­blar”.

Hoy Mono ca­mi­na por Pa­les­ti­na con tran­qui­li­dad. Sa­be que no le de­be na­da a la jus­ti­cia, por­que ya se reha­bi­li­tó. In­clu­so, pa­re­ce un pa­les­ti­nen­se más, pues se sien­ta al pie de la igle­sia, en el avi­so que des­ta­ca con le­tras gran­des en nom­bre de es­te mu­ni­ci­pio cal­den­se.

Fo­to| Juan Ale­jan­dro Martínez| LA PA­TRIA

Fotos | Juan Ale­jan­dro Martínez | LA PA­TRIA

La Po­li­cía le echó mano, lo ba­ñó, le dio po­sa­da y lo bau­ti­zó Mono. Aho­ra ha­ce par­te de la ins­ti­tu­ción uni­for­ma­da en Pa­les­ti­na. Le otor­ga­ron su pro­pio cha­le­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.