Iván Ra­mi­ro Cór­do­ba, el in­ver­sio­nis­ta

Mas Negocios - - SUMARIO - nil­son ro­mo men­do­za @nil­son­ro­mom

Aho­ra es­tá el hom­bre de ne­go­cios, sen­ta­do, fren­te a una me­sa del área de ali­men­tos del Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Car­ta­ge­na, ro­dea­do de al­gu­nos de sus jó­ve­nes so­cios y em­pre­sa­rios de cen­tros co­mer­cia­les de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es un imán por las mi­ra­das que atrae, en­tre es­tas, la de un in­ver­sio­nis­ta ca­no­so de cuer­po an­cho y ves­ti­do de sa­co, quien lo re­ta ha­blán­do­le en ita­liano. Él le res­pon­de con flui­dez, sin va­ci­lar. Su acen­to es el del ciu­da­dano que vi­ve en Co­mo, nor­te de Ita­lia, ha­ce 19 años. Ha­bla tam­bién el pa­dre de fa­mi­lia de cua­tro hi­jos, el in­ver­sio­nis­ta en rees­truc­tu­ra­ción de pro­pie­da­des, ne­go­cios de gim­na­sios, res­tau­ran­tes y cen­tros es­té­ti­cos en Mi­lán. El hom­bre que aún res­pi­ra fút­bol.

La hue­lla que de­jó Iván Ra­mi­ro Cór­do­ba en los cam­pos del fút­bol in­ter­na­cio­nal bus­ca otra mar­ca, pe­ro en los te­rre­nos de los ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios. El ex­fut­bo­lis­ta an­tio­que­ño ( Rio­ne­gro, 1976), que ju­gó en Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na e Ita­lia, en­tre 1993 y 2012, es el ges­tor de Jar­di­nes Lla­no­gran­de, el pri­mer pro­yec­to de cen­tros co­mer­cia­les con­for­ma­do en so­cie­dad con fut­bo­lis­tas, ex­ju­ga­do­res e in­ver­sio­nis­tas. Di­ce Iván Ra­mi­ro Cór­do­ba que es un pro­yec­to de USD30 mi­llo­nes he­cho con pa­sión.

En en­tre­vis­ta pa­ra +ne­go­cios (+n), Cór­do­ba re­pa­sa su tra­yec­to­ria y des­ta­ca que sus con­quis­tas son el re­sul­ta­do de tres va­lo­res apren­di­dos en fa­mi­lia: el res­pe­to, la hu­mil­dad y la pa­sión. Tam­bién es­tá pre­sen­te el hom­bre que ha mas­ti­ca­do las de­rro­tas. “Es la úni­ca for­ma de apren­der”, ad­mi­te.

La ve­lo­ci­dad, la po­ten­cia y la fie­re­za en los due­los fí­si­cos ca­rac­te­ri­za­ron a Iván Ra­mi­ro, quien en 2001 ga­nó el tí­tu­lo de la Co­pa Amé­ri­ca con la se­lec­ción Co­lom­bia, y nue­ve años des­pués la Li­ga de Cam­peo­nes de Eu­ro­pa con el In­ter de Ita­lia.

Cór­do­ba ca­pi­ta­neó aque­lla se­lec­ción, que en la fi­nal de la Co­pa Amé­ri­ca en­fren­tó a Mé­xi­co, y ga­nó 1-0 en Bo­go­tá. Él anotó el gol y le­van­tó el úni­co trofeo que ha lo­gra­do una se­lec­ción Co­lom­bia de ma­yo­res en un tor­neo in­ter­na­cio­nal. Y es el pri­mer co­lom­biano que ha ga­na­do en una tem­po­ra­da: la Li­ga de Cam­peo­nes, la Li­ga y la Co­pa de Ita­lia.

–Por su li­de­raz­go en el fút­bol, ¿los de­por­tis­tas, en al­gu­nos ca­sos, son idea­les pa­ra es­tar al fren­te de gran­des pro­yec­tos?

“Hay una ex­pe­rien­cia de to­dos es­tos años que es­tá plas­ma­da en es­te pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio y co­mer­cial. Lo hi­ci­mos pen­san­do en lo que se de­be ha­cer pa­ra ga­nar un par­ti­do. En­ton­ces, pa­ra Jar­di­nes Lla­no­gran­de lla­ma­mos a los que de­ben ju­gar, los que ha­rán la in­ver­sión. Es un gru­po, en es­te ca­so, que cuen­ta con el di­rec­tor del pro­yec­to, el

cons­truc­tor, el in­ter­ven­tor, el ar­qui­tec­to y los in­ver­sio­nis­tas. El pro­ce­so es di­fí­cil y can­sa, pe­ro lo más lin­do es crear­lo y lle­var­lo al fi­nal. Lle­va­mos más de dos años, lo es­ta­mos cons­tru­yen­do y vien­do. No nos que­da­re­mos ahí. Des­pués as­pi­ra­mos a ha­cer­lo en Car­ta­ge­na, Ca­li y Bo­go­tá”.

–Des­pués del fút­bol, ¿qué es­tu­dió pa­ra en­trar al mun­do de las in­ver­sio­nes?

“Ya hi­ce un cur­so in­ten­si­vo con to­do lo que es­toy vi­vien­do. Me gus­ta par­ti­ci­par de los co­mi­tés, leo de to­do lo que me lle­ga de in­for­me. Pre­gun­to, ana­li­zo, no me que­do con nin­gu­na du­da, me­jor di­cho: quie­ro ser muy cons­cien­te de lo que es­toy ha­cien­do. Par­ti­ci­po en es­tos con­gre­sos, ten­go re­la­cio­nes, apren­do de las per­so­nas con ex­pe­rien­cia del sec­tor. Es muy im­por­tan­te pa­ra uno ver có­mo va evo­lu­cio­nan­do el te­ma. Es se­guir ca­pa­ci­tán­do­se pa­ra es­tar al pie, por­que es un pro­yec­to gran­de”.

–¿Qué tan gran­de es Jar­di­nes Lla­no­gran­de?

“Desa­rro­lla­mos 35.000 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos, 12.000 me­tros arren­da­bles y 2.000 de zo­na ver­de. Es un sue­ño que em­pe­cé con mi es­po­sa. Una in­ver­sión que ha­bía­mos he­cho en un te­rreno ha­ce tiem­po, con bue­na ubi­ca­ción, en el co­ra­zón de Lla­no­gran­de que des­pués se con­vir­tió en es­te pro­yec­to. Se­rá un par­que co­mer­cial, un lu­gar de en­tre­te­ni­mien­to y ser­vi­cio pa­ra dis­fru­tar de la fa­mi­lia, don­de la gen­te va a en­con­trar lo que bus­ca, un con­tac­to con la na­tu­ra­le­za”. –¿Có­mo es­tá con­for­ma­da la so­cie­dad? “Es­tá Juan Gui­ller­mo Cua­dra­do, Cris­tian Za­pa­ta, Da­vid Os­pi­na, Ed­win Car­do­na y John Ste­fan Me­di­na, fut­bo­lis­tas ac­ti­vos; los ex­ju­ga­do­res Ma­rio Al­ber­to Yepes y Lu­cas Ja­ra­mi­llo, es­te úl­ti­mo em­pre­sa­rio; Juan Ma­nuel Ba­rrien­tos, in­ver­sio­nis­ta en res­tau­ran­tes y otros fi­nan­cis­tas de la re­gión. La so­cie­dad es due­ña de to­do y ca­da so­cio tie­ne una par­ti­ci­pa­ción, pe­ro so­mos due­ños de to­do. Si un lo­cal es­tá va­cío, to­dos los so­cios se en­car­gan de sos­te­ner­lo. Si fue­ra de un so­lo pro­pie­ta­rio de­pen­de­ría del arren­da­mien­to”.

Iván Ra­mi­ro chas­quea los de­dos e ima­gi­na la si­tua­ción de un co­mer­cian­te, que es­ta­rá arren­da­do en Jar­di­nes Lla­no­gran­de y quie­re cam­biar una lám­pa­ra de un lo­cal. “En una pro­pie­dad ho­ri­zon­tal, y con otro mo­de­lo, se ten­dría que ha­cer una asam­blea pa­ra to­mar una de­ci­sión y don­de par­ti­ci­pa­rán los due­ños de ca­da lo­cal. La res­pues­ta se­ría que en 90 días se cam­bia­ría esa lám­pa­ra. Acá no. Has­ta con un ‘chat’ y el ad­mi­nis­tra­dor del cen­tro co­mer­cial se cam­bia. Es­to es di­ná­mi­co, por­que si le va bien al co­mer­cian­te, a no­so­tros tam­bién. Ne­ce­si­ta­mos que le va­ya bien”.

Iván man­tie­ne el fí­si­co ma­gro del atle­ta. Es­tá ves­ti­do de jean, ca­mi­sa de al­go­dón ajus­ta­da, za­pa­tos, sin me­dias, de cue­ro en­ve­je­ci­do y sue­la de go­ma. En el Con­gre­so de Cen­tros Co­mer­cia­les en Car­ta­ge­na, su ima­gen de ex­fut­bo­lis­ta se ac­ti­vó.

Des­pués de asis­tir a las con­fe­ren­cias del even­to, Cór­do­ba no per­dió la ama­bi­li­dad pa­ra aten­der a quien lo re­co­no­cía por su pa­sa­do; aun con fa­ti­ga y hambre.

Otro em­pre­sa­rio lo de­tie­ne y le pi­de to­mar­se una fo­to. Pa­sa­ba por el bu­fet en bus­ca de la me­sa, don­de sus so­cios del pro­yec­to Jar­di­nes Rio­ne­gro lo es­pe­ra­ban. Iván, con su pla­to de arroz de co­co, en­sa­la­da de maíz y car­ne con sal­sa dul­ce, acep­ta. Dio un par de pa­sos, se acer­có a un jo­ven me­se­ro, le en­tre­ga el pla­to, le di­ce que ya re­gre­sa, y se jun­ta al em­pre­sa­rio pa­ra la fo­to.

El me­se­ro, de unos 20 años, con ojos de ad­mi­ra­ción, lo atis­ba de pie a ca­be­za. –¿Sa­bes quién es? –di­ce el pe­rio­dis­ta. –Fue fut­bo­lis­ta. ¿Có­mo es que se lla­ma…? –se pre­gun­ta el me­se­ro.

No re­cor­dó su nom­bre, aun­que di­jo que sí ha­bía es­cu­cha­do ha­blar de sus ha­za­ñas.

En Rio­ne­gro, don­de Iván Ra­mi­ro, su pa­dre y su abue­lo, te­nían una fin­ca ca­fe­te­ra, tam­bién apren­dió ofi­cios co­mo el se­ca­do del ca­fé. –¿Qué va­lo­res prác­ti­ca? “El res­pe­to es im­por­tan­te. La hu­mil­dad, la dis­ci­pli­na y la pa­sión. Son va­lo­res que han in­flui­do en mi vi­da fut­bo­lís­ti­ca, en to­do. Ju­gué en Rio­ne­gro en la ca­te­go­ría B y en nin­gún otro equi­po de es­ta. En la ‘A’, en Na­cio­nal y en nin­gún otro equi­po en Co­lom­bia. En San Lo­ren­zo, y en nin­gún otro club de Ar­gen­ti­na. En Ita­lia, con el In­ter, y en nin­gún otro club de Eu­ro­pa. La fi­de­li­dad es de­ma­sia­do im­por­tan­te. Da sen­ti­do de per­te­nen­cia. Es el amor pro­pio. Lo apren­dí mu­cho en Ar­gen­ti­na. Lo tie­nen los ar­gen­ti­nos. Es­tos va­lo­res es­ta­rán con­mi­go en Rio­ne­gro o Mi­lán. Es co­mo si es­tu­vie­ra en la se­lec­ción Co­lom­bia. Es dar lo má­xi­mo. Es­tos va­lo­res lo quie­ro trans­mi­tir en Jar­di­nes Lla­no­gran­de. Que la gen­te se iden­ti­fi­que co­mo si fue­ra de ellos”. –¿Có­mo ha­cer bue­nos ne­go­cios? “Pa­ra el ca­so del sec­tor in­mo­bi­lia­rio y co­mer­cial, se ha­ce con bue­nos alia­dos. Ele­gir el lu­gar don­de se desa­rro­lla­rá el pro­yec­to. Ele­gir muy bien el equi­po de tra­ba­jo y los pro­fe­sio­na­les. Con es­tos dos o tres fac­to­res es po­si­ble el éxi­to. Es­to me lo en­se­ñó el fút­bol. Cuan­do tie­nes ami­gos, creas sen­ti­do de per­te­nen­cia; ha­brá di­fi­cul­ta­des, pe­ro cuan­do en­tre­nas, por ese ob­je­ti­vo, lo con­si­gues. Te sien­tes sa­tis­fe­cho y sur­gen nue­vas ideas”.

Wil­fred Arias

Iván R. Cór­do­ba vi­ve en Co­mo, Ita­lia, y vuel­ve a Co­lom­bia por sus ne­go­cios.

Juan Aram­bu­ro Ge­ren­te de In­quie­tu­des In­mo­bi­lia­rias “Co­mo em­pre­sa­rio, él res­pe­ta, es­cu­cha el con­cep­to y se ase­so­ra bien”.

El ex­fut­bo­lis­ta e in­ver­sio­nis­ta jun­to al pe­rio­dis­ta en la en­tre­vis­ta con +ne­go­cios (+n).

Iván Ra­mi­ro Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.