Pri­mas, un re­cur­so que de­be apro­ve­char­se y no so­lo gas­tar­se

Mas Negocios - - SUMARIO - Da­nie­la PASTORI r.

Di­ciem­bre, ade­más de las fes­ti­vi­da­des, tie­ne una con­no­ta­ción im­por­tan­te pa­ra mu­chos co­lom­bia­nos: el pago de las pri­mas. Sin em­bar­go, por tra­tar­se de un mes don­de las fies­tas y los ob­se­quios pre­do­mi­nan, no fa­vo­re­ce al aho­rro. Es­te in­gre­so adi­cio­nal pue­de en oca­sio­nes ser des­ti­na­do de for­ma erró­nea a la ad­qui­si­ción de pro­duc­tos o ser­vi­cios que no son de pri­me­ra ne­ce­si­dad pa­ra un in­di­vi­duo o su nú­cleo fa­mi­liar.

Cla­ra Guz­mán, ex­per­ta en fi­nan­zas per­so­na­les de Old Mu­tual, di­ce que es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que las pri­mas son pa­ga­das en el úl­ti­mo mes del año y que “equi­va­len a 15 días de tra­ba­jo si la per­so­na ha la­bo­ra­do el se­mes­tre com­ple­to o bien su equi­va­len­te de acuer­do con el tiem­po la­bo­ra­do”.

Ex­pli­ca que es­te di­ne­ro pue­de ser con­ver­ti­do en una opor­tu­ni­dad de aho­rro siem­pre y cuan­do se to­men en cuen­ta di­fe­ren­tes pun­tos cla­ve co­mo los com­pro­mi­sos de gas­tos men­sua­les, si es­tos le dan un mar­gen, se re­co­mien­da apro­ve­char el di­ne­ro y aho­rrar una por­ción.

Otro con­se­jo fi­nan­cie­ro es re­ser­var di­ne­ro pa­ra los gas­tos que se ave­ci­nan al co­mien­zo del pró­xi­mo año, co­mo: ma­trí­cu­las es­co­la­res, cos­tos de­ri­va­dos de los es­tu­dios, úti­les o uni­for­mes.

De acuer­do con Ma­ría Te­re­sa Ma­cías, do­cen­te de fi­nan­zas per­so­na­les de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na, los gas­tos más fre­cuen­tes en­tre no­viem­bre y di­ciem­bre son: los re­ga­los, los via­jes, las re­mo­de­la­cio­nes en el ho­gar y to­do lo re­la­cio­na­do a las fies­tas; es de­cir, li­cor y co­mi­da. Y que po­cos son los que des­ti­nan

des­ti­nan las pri­mas pa­ra pa­gar gran­des deu­das du­ran­te la tem­po­ra­da de na­vi­dad.

“Es­to no es lo co­mún que ha­ce la gen­te, pe­ro sí hay un por­cen­ta­je que uti­li­za el di­ne­ro pa­ra te­ner tran­qui­li­dad el res­to del año”, di­ce la do­cen­te.

Acon­se­ja que las deu­das de las tar­je­tas de cré­di­to sean sal­da­das, pues es­te pro­duc­to fi­nan­cie­ro es uno de los que tie­ne los in­tere­ses más ele­va­dos, más la cuo­ta de ma­ne­jo.

Ade­más, re­co­mien­da que pa­ra te­ner una bue­na sa­lud fi­nan­cie­ra se de­be ha­cer una pla­nea­ción que con­ten­ga un lis­ta­do de sus in­gre­sos y egre­sos men­sua­les, los cua­les de­ben es­tar or­ga­ni­za­dos por or­den de im­por­tan­cia.

“Lo más im­pres­cin­di­ble e in­ne­go­cia­ble es lo que ne­ce­si­ta­mos con­se­guir co­mo tal y eso es­tá en el to­pe de los egre­sos; esas co­si­tas que pue­dan ser pres­cin­di­bles y que no sean tan ne­ce­sa­rias las po­de­mos tra­ba­jar de ma­ne­ra di­fe­ren­te y em­pe­zar a ver en ese plan fi­nan­cie­ro qué co­sas po­de­mos ha­cer pa­ra trans­for­mar o dis­mi­nuir los cos­tos. En lo po­si­ble tra­tar de ne­go­ciar con la con­tra­par­te que nos ofre­ce el ser­vi­cio o el pro­duc­to, o si con­se­gui­mos me­jo­res des­cuen­tos, con al­gún cu­pón o ser­vi­cio adi­cio­nal”, in­di­ca.

Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por Re­suel­ve tu deu­da, 35% de los en­tre­vis­ta­dos en el país di­ce que gas­ta­rá más de $300.000 en re­ga­los na­vi­de­ños.

Ri­car­do Gon­zá­lez Ara­gón, ge­ren­te de di­cha com­pa­ñía, afir­ma que “la pri­ma es un res­pi­ro al bol­si­llo y se de­be pen­sar en las fi­nan­zas an­tes de gas­tar­las. El 31% de las per­so­nas en­cues­ta­das co­men­tó que pa­ra rea­li­zar sus com­pras de­cem­bri­nas es­pe­ra te­ner es­te di­ne­ro y la ma­yo­ría ha­rá sus com­pras en­tre el 16 y 24 de di­ciem­bre”.

El ge­ren­te, agre­ga que sin im­por­tar el va­lor de la pri­ma es ne­ce­sa­rio ela­bo­rar un plan de có­mo se­rá su aho­rro o in­ver­sión, pues no se­rá sino has­ta los pró­xi­mos seis me­ses que re­ci­bi­rá, se­gún la ley, otro pago de es­te ti­po.

so­bre in­ver­tir. De acuer­do con Ale­jan­dro Use­che, MBA de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, otra for­ma de apro­ve­char las pri­mas es ha­cer in­ver­sio­nes an­ti­ci­pa­das; es de­cir, uti­li­zar el di­ne­ro en la sa­lud, pre­vien­do com­pli­ca­cio­nes fu­tu­ras, o ha­cien­do arre­glos de in­fra­es­truc­tu­ra en el ho­gar.

Sin em­bar­go, se­ña­la que “si ha­bla­mos de in­ver­sio­nes for­ma­les los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros ofre­cen ca­da día al­ter­na­ti­vas más atrac­ti­vas, in­clu­so, pa­ra in­ver­sio­nis­tas que cuen­ten con ca­pi­ta­les pe­que­ños ade­más de los tra­di­cio­na­les: los cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­to a tér­mino (CDT), las cuen­tas de aho­rro y los lla­ma­dos fon­dos de in­ver­sión co­lec­ti­va (FIC) que per­mi­te ha­cer in­ver­sio­nes que, en al­gu­nos ca­sos, pue­de ser des­de los $20.000”.

ma­ría Te­re­sa ma­cías Do­cen­te de fi­nan­zas per­so­na­les de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na “Con las pri­mas, las per­so­nas pue­den co­men­zar un aho­rro pro­gra­ma­do”.

cla­ra Guz­mán Es­pe­cia­lis­ta en fi­nan­zas per­so­na­les de Old mu­tual “La me­jor de­ci­sión es to­mar el con­trol de la pri­ma e in­ver­tir­la de ma­ne­ra in­te­li­gen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.