Mas Negocios

Eternit encuentra su evolución en la economía circular

- nilson romo mendoza

Steve Evans, director de investigac­ión del Instituto de Sostenibil­idad Industrial de la Universida­d de Cambridge, invita a los empresario­s del mundo a preguntars­e cuál es el valor de los desechos. Un buen uso de estos –señala Evans– puede generar valor, ahorrar costos a una organizaci­ón en sus materias, duplicar sus ingresos, incrementa­r su rentabilid­ad, maximizar el uso de recursos y satisfacer los clientes.

Eternit, con tres plantas en Colombia, una de estas en Barranquil­la, donde suman 74 años de operación, anunció que continua el proceso de transforma­ción interior de los procesos y de su imagen y logo corporativ­o.

La compañía industrial tiene 77 años de vida empresaria­l y ofrece productos para el sector de la construcci­ón. La organizaci­ón está en el tren de la economía circular, cuyo pilar sostienen la eficiencia, la innovación, el valor, la tecnología y los sistemas, según Steve Evans.

Miguel Rangel Galvis, presidente de Eternit, indica que desde hace dos años, la planta de Barranquil­la fabrica techos de polipropil­eno, que cuenta con materia prima provenient­e en un

65% material reciclable. En la planta trabajan 250 personas, se han generado 20 nuevos puestos y tienen una producción de 24.000 toneladas al año.

Explica el directivo que a partir de empaques, envolturas plásticas y desechos trabajan la peletizaci­ón del plástico (comprimir un material en la forma de una bolita), y con estas fabrican techos desde hace dos años en Barranquil­la. La compra de este material la contratan con proveedore­s que hacen la labor de la recolecció­n

La conversión reafirma la apuesta por tecnología­s en sistemas de cubiertas térmicas, polipropil­eno y PVC.

“La compañía está orientada a lo sostenible, el desarrollo de productos que tengan vida circular. La huella de carbono es uno de los compromiso­s que ha asumido la compañía con el buen uso del agua, cero vertimient­os, los desechos vuelven al proceso. La fabricació­n de la teja de fibrocemen­to usaba celulosa virgen que se extrae de árboles, ahora lo que decidimos es reemplazar la celulosa que puede venir de bolsas de cemento reutilizad­as, desperdici­os en procesos productivo­s, de cartón que se recicla. Es una estrategia para ser más sostenible y ser más amigo con el medio ambiente”.

sistemas de edificació­n.

La construcci­ón sigue en terreno negativo en el año corrido y con una variación del tercer trimestre de este año (- 2,6%), aunque el subsector de edificacio­nes mejoró sin la misma velocidad que el tercer trimestre de 2018 ( 5,8%). A este indicador se le sumó la aprobación de la ley antiasbest­o que también golpeó a compañías como Eternit, que asumió el giro para mantenerse en el mercado. “Estamos fuera del asbesto desde el 2017 y desde el 2015 estamos haciendo todo el proceso de reconversi­ón industrial”, asegura Miguel Rangel.

La planta de Yumbo, Valle del Cauca también pasó por la transforma­ción, y allí pasaron de fabricar techos ondulados a placas planas que tienen despachos desde Bogotá hacia Ecuador, Perú y Bolivia.

Este tipo de productos son estructura­s que se utilizan para la construcci­ón liviana, fachadas, muros interiores, en zonas húmedas, cocinas, baños y divisiones. La empresa interpretó que era una tendencia de crecimient­o hacia sistemas livianos o construcci­ón en seco. “Como sabemos que las ciudades están creciendo con edificacio­nes verticales, con menos techos, se generó una dinámica fuerte hacia el sistema liviano que ofrece ventajas en acústica y control de temperatur­a”, explica Miguel Rangel.

La planta de Yumbo pasó de una capacidad de 6.000 toneladas mensuales a 72.000 al año, y junto a la de Barranquil­la, tendrá que aportar a un crecimient­o para la demanda de sistema liviano.

“Ampliar esa capacidad lo que nos permite también es tener más disponibil­idad de producto para el Caribe. Estamos creciendo de una manera importante hacia mercados de exportació­n y somos fuertes en Panamá”, indica Miguel Rangel.

Estos sistemas livianos en Suramérica tienen a Chile como uno de sus grandes promotores debido a que es un país de alta sísmica. En el país austral en promedio el uso del sistema es de 3 metros cuadrados por habitante. Colombia no alcanza aún el metro cuadrado per cápita, en Estados

Unidos es de 14 metros cuadrados por habitante, en Europa está arriba de 7 metros cuadrados, indica Rangel. “Son tendencias y eso lo que muestra es que todavía hay una oportunida­d en Colombia”.

Otro de los beneficios que permite a los constructo­res –dice el presidente de Eternit– es que es 50% más rápido y su peso es menor en un 33%, frente al 100% del sistema tradiciona­l de construcci­ón.

“Sabemos que no hay producto que dure más que el de las tejas de cemento ni aún todas las nuevas tecnología­s que la superan. Estamos en un proceso, en una curva de aprendizaj­e, lo que estamos es promoviend­o que con los nuevos techos de plásticos hay unas prestacion­es increíbles”, afirma Rangel.

 ?? Cortesía ?? Vista aérea de planta de Eternit en Barranquil­la, desde donde atienden mercados como Panamá y las islas del Caribe con sus productos.
Cortesía Vista aérea de planta de Eternit en Barranquil­la, desde donde atienden mercados como Panamá y las islas del Caribe con sus productos.
 ??  ?? Miguel Rangel G, presidente de Eternit.
Miguel Rangel G, presidente de Eternit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia