¿POR QUÉ SUBE Y BA­JA LA TA­SA DE IN­TE­RÉS?

Metro a Metro - - Contenido -

a po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, los in­cen­ti­vos del Go­bierno pa­ra la cons­truc­ción de vi­vien­da, la com­pe­ten­cia ban­ca­ria y el ries­go cre­di­ti­cio son de­ter­mi­nan­tes de que suban o ba­jen las ta­sas de in­te­rés pa­ra los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios.

En pri­mer lu­gar, cuan­do el Emi­sor co­mien­za a ba­jar su ta­sa de re­fe­ren­cia, alien­ta el gas­to pri­va­do.

De esa for­ma, los ban­cos co­mien­zan a ob­ser­var un au­ge de opor­tu­ni­da­des en el mer­ca­do y ba­jan sus ta­sas de in­te­rés a la que pres­tan pa­ra com­prar vi­vien­da.

“Los ban­cos tien­den a igua­lar la nue­va pro­pues­ta, pa­ra no per­der car­te­ra”, ex­pli­có la di­rec­to­ra de cré­di­to hi­po­te­ca­rio del ban­co Col­pa­tria, Gladys Mo­reno.

Sin em­bar­go, al­gu­nos ban­cos man­tie­nen su ta­sa de in­te­rés rí­gi­da, por­que el ni­cho en que se en­fo­can es ries­go­so o por­que los cos­tos de sus fon­dos son al­tos.

Hay ban­cos que fi­jan la ta­sa se­gún el com­por­ta­mien­to cre­di­ti­cio, la ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to o la con­di­ción del tra­ba­ja­dor (asa­la­ria­do o in­de­pen­dien­te), otros en fun­ción del mer­ca­do ob­je­ti­vo.

Así, cuan­do el pa­no­ra­ma ma­cro­eco­nó­mi­co del país no es fa­vo­ra­ble, las en­ti­da­des ban­ca­rias exa­mi­nan con más aten­ción el per­fil de cré­di­to de un tra­ba­ja­dor in­de­pen­dien­te.

En ese sen­ti­do, si bien el to­pe má­xi­mo de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios es del 70 %, no siem­pre se otor­ga fi­nan­cia­ción has­ta ese por­cen­ta­je.

Fi­nal­men­te, las ta­sas del mer­ca­do hi­po­te­ca­rio son in­fluen­cia­das por la di­ná­mi­ca del mer­ca­do de deu­da pú­bli­ca, par­ti­cu­lar­men­te, por los mo­vi­mien­tos de las ta­sas de fon­deo de lar­go pla­zo (TES).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.