INVIERTA EN PRO­YEC­TOS POR ME­DIO DE LOS DE­RE­CHOS FIDUCIARIOS

por me­dio de los de­re­chos fiduciarios

Metro a Metro - - Contenido -

El mer­ca­do fi­nan­cie­ro ofre­ce po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión a tra­vés de la fi­gu­ra de los de­re­chos fiduciarios pa­ra in­ver­tir en pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios de gran mag­ni­tud a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Aquí le ex­pli­ca­mos có­mo fun­cio­nan.

1. ¿Qué son los de­re­chos fiduciarios en Co­lom­bia?

La in­ver­sión en de­re­chos fiduciarios es una op­ción pa­ra ob­te­ner ga­nan­cias a tra­vés de pro­yec­tos de fin­ca raíz con ex­pec­ta­ti­va de ren­ta, de for­ma se­gu­ra y con­fia­ble. Cuan­do el pro­yec­to aún se en­cuen­tra so­bre pla­nos, se crea una fi­gu­ra ju­rí­di­ca co­no­ci­da co­mo fi­dei­co­mi­so, la cual es­ta­ble­ce la to­ta­li­dad del ca­pi­tal que se­rá in­ver­ti­do pa­ra que el pro­yec­to se ejeu­te. Es­te pro­ce­so se ha­ce a tra­vés de una fi­du­cia in­mo­bi­lia­ria.

2. ¿Cuá­les son las eta­pas al mo­men­to de ha­cer una in­ver­sión?

Los de­re­chos fiduciarios co­mo par­ti­ci­pa­cio­nes en un fi­dei­co­mi­so o pa­tri­mo­nio au­tó­no­mo ad­mi­nis­tra­do por una so­cie­dad fi­du­cia­ria au­to­ri­za­da por la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra, le per­mi­ten con­ver­tir­se en pro­pie­ta­rio de una frac­ción de un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio, ini­cial­men­te con una in­ver­sión que os­ci­la en­tre el 10 y el 20 por cien­to del va­lor to­tal.

Lue­go, ten­drá que ha­cer pa­gos men­sua­les que se ex­tien­den du­ran­te el tiem­po re­que­ri­do pa­ra la cons­truc­ción del pro­yec­to. Cuan­do la obra se ha­ya ter­mi­na­do, se ini­cia la eta­pa de ex­plo­ta­ción del in­mue­ble de pro­pie­dad del fi­dei­co­mi­so, y el pro­duc­to, es de­cir la ren­ta, se dis­tri­bu­ye en­tre los ti­tu­la­res de de­re­chos fiduciarios en pro­por­ción a su par­ti­ci­pa­ción o in­ver­sión.

3. ¿Có­mo fun­cio­nan los de­re­chos fiduciarios?

La fi­du­cia in­mo­bi­lia­ria apor­ta el in­mue­ble pa­ra cons­truir el pro­yec­to al fi­dei­co­mi­so y ges­tio­na to­dos los per­mi­sos y li­cen­cias ne­ce­sa­rios pa­ra eje­cu­tar el pro­yec­to. De ma­ne­ra si­mul­tá­nea, vin­cu­la al fi­dei­co­mi­so a las per­so­nas que ha­cen la in­ver­sión en de­re­chos fiduciarios, quie­nes en­tre­gan los re­cur­sos acor­da­dos por su par­ti­ci­pa­ción a la en­ti­dad fi­du­cia­ria pa­ra que sean ad­mi­nis­tra­dos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te me­dian­te su in­ver­sión en fin­ca raíz y en una car­te­ra co­lec­ti­va ad­mi­nis­tra­da por la mis­ma so­cie­dad fi­du­cia­ria de acuer­do con las nor­mas vi­gen­tes y ba­jo la su­per­vi­sión de la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra.

Una vez ter­mi­na­do el pro­yec­to, se da ini­cio a la ex­plo­ta­ción co­mer­cial de los in­mue­bles re­sul­tan­tes, y los inversionistas em­pe­za­rán a re­ci­bir, en la pe­rio­di­ci­dad acor­da­da en el con­tra­to de fi­du­cia, las ren­tas pro­por­cio­na­das a su par­ti­ci­pa­ción en el fi­dei­co­mi­so.

4. Co­noz­ca los be­ne­fi­cios de los de­re­chos fiduciarios

• Si no se cum­plen las con­di­cio­nes pa­ra dar ini­cio a los pro­yec­tos, los par­tí­ci­pes re­ci­bi­rán sus re­cur­sos, jun­to con los ren­di­mien­tos ge­ne­ra­dos por su in­ver­sión ren­ta­ble en la car­te­ra co­lec­ti­va co­rres­pon­dien­te.

• En ca­so de vi­vir en el ex­te­rior su fun­cio­na­mien­to sim­ple, po­drá re­ci­bir la ren­ta ge­ne­ra­da por la ex­plo­ta­ción de los in­mue­bles, sin nin­gún ti­po de com­pli­ca­cio­nes y sin te­ner que preo­cu­par­se de los pa­gos de im­pues­tos pre­dia­les, ser­vi­cios pú­bli­cos o ad­mi­nis­tra­ción, los cua­les son can­ce­la­dos por el fi­dei­co­mi­so.

• Es­te mo­de­lo de in­ver­sión per­mi­te aho­rrar mu­chos de los trá­mi­tes, im­pues­tos y re­gis­tros que nor­mal­men­te se ori­gi­nan en la trans­fe­ren­cia de in­mue­bles.

• La even­tual de­socu­pa­ción de un in­mue­ble se­rá com­pen­sa­da por la ocu­pa­ción de los otros, lo que per­mi­te di­ver­si­fi­car el ries­go de la in­ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.