SI VA A ELE­GIR OFI­CI­NA PIEN­SE EN EL CLIEN­TE Y LOS EM­PLEA­DOS

pien­se en el clien­te y los em­plea­dos

Metro a Metro - - Contenido -

EE­le­gir ofi­ci­na no es una ta­rea fá­cil con las exi­gen­cias ac­tua­les, pues­to que se de­ben cu­brir las ne­ce­si­da­des de los clien­tes y de los em­plea­dos pa­ra ele­var la pro­duc­ti­vi­dad de las com­pa­ñías.

Pa­ra ello, los em­pre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les de­ben con­si­de­rar as­pec­tos in­dis­pen­sa­bles co­mo: ubi­ca­ción, pre­su­pues­to, es­pa­cio, aca­ba­dos, luz y equi­li­brio en la de­co­ra­ción.

Hoy, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos han trans­for­ma­do las ofi­ci­nas tra­di­cio­na­les, ha­cien­do que luz­can con­for­ta­bles, con ma­yor ven­ti­la­ción y luz na­tu­ral.

Es­to, pa­ra brin­dar co­mo­di­dad y sa­tis­fac­ción a em­plea­dos y clien­tes, con la idea de ha­cer­los sen­tir co­mo en ca­sa.

Aho­ra, se en­cuen­tran ofi­ci­nas en am­bien­tes abier­tos y ce­rra­dos de­pen­dien­do de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y las ne­ce­si­da­des.

Se­gún el ar­qui­tec­to Je­sús Ro­me­ro Pa­rra, lo más im­por­tan­te a la ho­ra de ele­gir una ofi­ci­na es “pen­sar qué le gus­ta­ría al clien­te o a los em­plea­dos”.

En­con­tra­mos gran­des em­pre­sas que sa­ben apro­ve­char los es­pa­cios con di­se­ños y co­lo­res que ge­ne­ran tran­qui­li­dad, pa­ra lle­var al má­xi­mo el pro­ce­so crea­ti­vo, tal es el ca­so de Ap­ple, Goo­gle y Fa­ce­book; em­pre­sas lí­de­res en el mer­ca­do.

Sin em­bar­go, Ro­me­ro se­ña­la que no es ne­ce­sa­rio te­ner un pre­su­pues­to tan ex­ten­so co­mo el de es­tas em­pre­sas pa­ra es­ta­ble­cer una ofi­ci­na con aca­ba­dos per­fec­tos y di­se­ños que ga­ran­ti­cen la co­mo­di­dad y pro­duc­ti­vi­dad.

La ar­qui­tec­ta Wil­ma Fi­gue­roa afir­ma que las ofi­ci­nas mo­der­nas de­ben im­ple­men­tar jar­di­nes verticales, luz na­tu­ral, en­tra­das de ra­yos so­la­res y re­fle­jar trans­pa­ren­cia, mos­trar res­pe­to y lim­pie­za.

Pa­ra ello re­co­mien­da usar siem­pre el co­lor blan­co en la pin­tu­ra y bal­do­sas gri­ses o blan­cas, in­de­pen­dien­te­men­te del tra­ba­jo que se desem­pe­ñe.

El éxi­to del pro­yec­to de­pen­de de sa­ber apro­ve­char el pre­su­pues­to con ma­te­ria­les y di­se­ños no cos­to­sos, que “ten­gan aca­ba­dos per­fec­tos” y mues­tren la per­so­na­li­dad del em­pre­sa­rio, ex­pli­có la ex­per­ta.

Es co­mún en­con­trar ofi­ci­nas con es­pa­cios de es­par­ci­mien­to don­de gran par­te de los em­plea­dos son per­so­nas jó­ve­nes.

Es­tos es­pa­cios se pue­den di­se­ñar de acuer­do con la am­pli­tud del lu­gar y en si­tios es­tra­té­gi­cos que no cho­quen con el am­bien­te la­bo­ral.

Ro­me­ro afir­ma que la ofi­ci­na de­be mos­trar la je­rar­quía en el ca­so de que se tra­te de una em­pre­sa de pro­duc­ción. “Los es­pa­cios ce­rra­dos ge­ne­ran ma­yor se­gu­ri­dad en el ca­so de ban­cos u ofi­ci­nas de ge­ren­cia”.

Sin em­bar­go, las em­pre­sas de di­se­ño y crea­ti­vi­dad re­quie­ren de es­pa­cios abier­tos, ya que es­tos es­ti­mu­lan los pro­ce­sos crea­ti­vos, in­di­ca el ex­per­to.

Cuan­do se tra­ta de ofi­ci­nas en ca­sa, lo más re­co­men­da­ble es uti­li­zar un sa­lón am­plio y más in­for­mal pa­ra ha­cer sen­tir có­mo­dos a los clien­tes.

La ilu­mi­na­ción es muy im­por­tan­te pa­ra brin­dar­le ca­li­dez o pa­ra ver bien al ros­tro de las per­so­nas en ca­so de reunio­nes de ne­go­cios o en­tre­vis­tas.

Pa­ra las en­tre­vis­tas, el ar­qui­tec­to Ro­me­ro re­co­mien­da otra op­ción in­tere­san­te: “un sa­lón amo­bla­do don­de los clien­tes se sien­tan más có­mo­dos”, es­to pa­ra cual­quier ti­po de ofi­ci­na.

Por otra par­te, las ofi­ci­nas com­par­ti­das son las más di­fí­ci­les de es­co­ger por la dis­tri­bu­ción del es­pa­cio; pa­ra ello, los ex­per­tos recomiendan una dis­tan­cia su­fi­cien­te en la que el fun­cio­na­rio pue­da po­ner sus co­sas y per­so­na­li­zar el si­tio “es ne­ce­sa­rio evi­tar los di­vi­so­res de cu­bícu­lo pa­ra brin­dar la sen­sa­ción de ma­yor li­ber­tad”, con es­pa­cio am­plio, bue­na luz y ven­ti­la­ción.

Un as­pec­to im­por­tan­te que no se de­be ob­viar son los ba­ños, ya sea pa­ra una ofi­ci­na em­pre­sa­rial o de ca­sa.

Es im­por­tan­te te­ner un ba­ño con bue­nos aca­ba­dos y sus ele­men­tos en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes ya que es­to brin­da­rá ma­yor con­fian­za en los em­plea­dos y clien­tes se­gún di­jo el ar­qui­tec­to Ro­me­ro.

Y lo que no pue­de fal­tar en la ubi­ca­ción, es es­co­ger un lu­gar ar­bo­ri­za­do, y po­ner plan­tas en los in­te­rio­res co­mo for­ma de de­co­rar y re­fres­car el am­bien­te.

Los aca­ba­dos per­fec­tos ge­ne­ran ar­mo­nía. Los ex­per­tos con­si­de­ran fun­da­men­tal usar ele­men­tos que con­tras­ten con el co­lor de las pa­re­des, el te­cho y el pi­so.

Los es­cri­to­rios de ma­de­ra y las si­llas en to­nos fuer­tes u os­cu­ros ya de­pen­den de la per­so­na­li­dad del em­pre­sa­rio y del ti­po de em­pre­sa.

Las ofi­ci­nas son la ca­sa de quie­nes la com­par­ten y así de­be lu­cir, con el ma­yor con­fort po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.