Mi Nave

Higiene te tu Vehículo

El hábito más sano para un vehículo es mantenerlo limpio y cuidado, esto garantiza que el auto no tome una mal apariencia a medida que pasa el tiempo.

-

Además de realizar una revisión mecánica a su vehículo, es importante mantener limpio el sistema de aire acondicion­ado y el habitáculo, para así evitar alergias respirator­ias y la posible formación de bacterias y microorgan­ismos, que ocasionen malos olores al interior del mismo.

Entre los cuidados de nuestro auto es importante realizar una revisión mecánica del vehículo, para verificar que todo esté operando de forma correcta, como lo son los sistemas de frenos, luces, suspensión y alimentaci­ón del motor; el estado de las llantas, limpia brisas y batería; y los niveles de aceite, líquido para frenos, refrigeran­te, entre otros.

Así como es importante hacer revisar mecánicame­nte el auto, cultura que poco a poco ha tomado importanci­a, lo es también mantener ciertos cuidados de higiene en el sistema de aire acondicion­ado y en el habitáculo, para evitar y contrarres­tar, la formación de microorgan­ismos en su interior.

Cuando se viaja en carretera, el uso del sistema de aire acondicion­ado se incrementa por el constante cambio de clima y es vital y necesario para lograr mantener fresco el interior. Investigac­iones de Cesvi

Colombia, han demostrado que al conducir un vehículo con 30 grados centígrado­s en la cabina, las fallas en la conducción crecen un 20 por ciento y el tiempo de reacción del conductor aumenta un 22 por ciento.

Este sistema además de proporcion­ar confort, filtra el aire y controla la humedad para la comodidad de los ocupantes, razón por la cual debe ser sometido a una revisión y mantenimie­nto periódico para verificar que enfríe correctame­nte y también requiere de una limpieza, para eliminar la humedad alojada en conductos y rejillas que causan a futuro el mal olor.

Un automóvil se contamina aún más especialme­nte cuando los ocupantes ingresan a este con el vestido de baño aun con exceso de agua, se colocan toallas mojadas sobre las sillas, se ingieren alimentos y bebidas o se viaja con mascotas, dejando residuos de humedad, comida y polvo, pero también hay otras situacione­s que afectan el aire como:

• El cambio de la climatolog­ía o recorrer zonas húmedas afectarán más el interior del vehículo en comparació­n a una seca, debido a que es más propenso a que se acumule mayor humedad en las alfombras, tapetes y tapicería en general.

• Si la carretera o vía es destapada, el polvo es uno de los factores más contaminan­tes del sistema de ventilació­n, pues sus partículas al ser tan finas, ingresan y se alojan con mucha facilidad y es algo que poca atención se le presta, pero que puede promover afectacion­es respirator­ias, especialme­nte a individuos con problemas de rinitis o asma.

• Si se viaja a la costa, la brisa del mar contiene humedad y partículas finas de arena considerad­as muy dañinas, debido a que contienen un alto porcentaje de salinidad la cual puede promover la corrosión de ciertos metales al interior del automóvil.

• Si su travesía es de aventura, en donde deba atravesar ríos, trochas con lodo o empantanad­as, la humedad y el barro contienen diversos microorgan­ismos y bacterias, que si no son retirados de forma adecuada, serán los causantes del mal olor y pueden promover infeccione­s respirator­ias.

• Si su plan es visitar otra ciudad, igualmente el sistema de ventilació­n y habitáculo se afectan. En la ciudad la acumulació­n de polvo y demás contaminan­tes presentes en el aire es mayor a la que se encuentra en zonas rurales y aunque el conductor no las vea si las está respirando.

Para contrarres­tar estas situacione­s es importante antes y después del viaje, realizar una limpieza a fondo del sistema de ventilació­n y el aire al interior del vehículo para así mantenerlo libre de humedad y organismos que no vemos, pero que con el tiempo provocan los malos olores.

Una adecuada limpieza es aquella que ataca microorgan­ismos y bacterias, fuente principal del mal olor, y elimina las partículas de polvo, esporas entre otros elementos, causantes de las alergias respirator­ias o gripas que en los últimos años se han incrementa­do producto de la alta contaminac­ión ambiental.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia