Ago­ra­fo­bia, un tras­torno que lo lle­va a te­mer a las mul­ti­tu­des

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fo­tos Shut­ters­tock

Ha ex­pe­ri­men­ta­do mie­do en lu­ga­res con aglo­me­ra­ción de pú­bli­co? Si la res­pues­ta es po­si­ti­va, se­pa que po­dría pa­de­cer de ago­ra­fo­bia.

Pe­ro, ¿qué es la ago­ra­fo­bia? La psi­có­lo­ga y can­di­da­ta a doc­to­ra en Psi­co­lo­gía, Marly Baha­món, la de­fi­ne co­mo un tras­torno es­pe­cí­fi­co de la an­sie­dad. Agre­ga que los pa­cien­tes afec­ta­dos desa­rro­llan un te­mor irra­cio­nal al es­tar en lu­ga­res que, pa­ra ellos, pue­den re­pre­sen­tar al­gu­na ame­na­za. “Por lo ge­ne­ral, son si­tios don­de sien­ten que no pue­den es­ca­par o es­pa­cios abier­tos don­de, en ca­so de pre­sen­tar­se cual­quier cir­cuns­tan­cia, creen que no en­con­tra­rán ayu­da”.

Por su par­te, la psi­có­lo­ga Te­re­sa Ro­sa­les la de­fi­ne co­mo el mie­do a las mul­ti­tu­des. Di­ce que quien la pre­sen­ta, al te­ner con­tac­to con el ex­te­rior, vi­ve epi­so­dios de an­sie­dad y ata­ques de pá­ni­co.

Afir­ma que, por lo ge­ne­ral, la per­so­na afec­ta­da sien­te te­mor de afron­tar la pre­sen­cia de gru­pos de per­so­nas y se man­tie­ne cer­ca de al­guien que le ins­pi­re se­gu­ri­dad.

An­te es­te te­mor, Ro­sa­les se­ña­la que el pa­cien­te sue­le re­traer­se y man­te­ner­se “pro­te­gi­do” en su ho­gar. En­fa­ti­za en que, a raíz de los sín­to­mas, “las per­so­nas ma­ne­jan ma­yor ten­sión en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les”.

Ten­ga en cuen­ta que es­ta fo­bia no dis­cri­mi­na se­xo ni edad. De he­cho, en ni­ños afec­ta de tal ma­ne­ra que el mie­do los ha­ce de­ser­tar de la es­cue­la y abs­te­ner­se de per­te­ne­cer a gru­pos.

No ol­vi­de que la pre­sen­cia de una cri­sis de pá­ni­co no só­lo pre­di­ce ago­ra­fo­bia, tam­bién po­dría es­tar aso­cia­do a otros tras­tor­nos: tras­torno de de­pre­sión, tras­torno bi­po­lar, sín­to­mas psi­có­ti­cos y otros tras­tor­nos de per­so­na­li­dad.

Aho­ra, te­nien­do en cuen­ta el re­cien­te su­ce­so de vio­len­cia ocu­rri­do el fin de se­ma­na pa­sa­do, que sin du­da al­gu­na ge­ne­ró en al­gu­nos un ti­po de trau­ma, su­ma­do a los even­tos próximos del Car­na­val, en­cuen­tre aquí có­mo pue­de iden­ti­fi­car si us­ted padece de di­cha fo­bia y có­mo pue­de re­po­ner­se de ella.

Aque­llas per­so­nas que pre­sen­tan ago­ra­fo­bia ma­ne­jan ma­yor ten­sión en sus re­la­cio­nes con la sociedad

CAU­SAS.

Ro­sa­les ma­ni­fies­ta que hay tres gran­des cam­pos que ge­ne­ran ago­ra­fo­bia. El cam­po de la his­to­ria per­so­nal: “Si un ni­ño se ex­tra­vió, desa­rro­lla la an­sie­dad de se­pa­ra­ción y sus­to”. Des­de lo cul­tu­ral hay sis­te­mas de creen­cias que in­flu­yen. Ejem­plo, las víc­ti­mas de la gue­rra. Por úl­ti­mo, los pa­tro­nes trans­ge­ne­ra­cio­na­les, pues hay quie­nes han vi­vi­do mo­vi­mien­tos afec­ti­vos in­te­rrum­pi­dos.

LAS ES­PE­CIA­LIS­TAS AD­VIER­TEN QUE.

Es co­mún que los pa­cien­tes con es­te es­ta­do fó­bi­co ex­pe­ri­men­ten te­mor irra­cio­nal a si­tua­cio­nes, es­pa­cios y mul­ti­tu­des. Co­mo con­se­jo men­cio­nan que es vi­tal que an­te cual­quier epi­so­dio de pá­ni­co, us­ted con­sul­te a un es­pe­cia­lis­ta. Es­to con el fin de te­ner un diag­nós­ti­co acer­ta­do y tra­tar­lo cuan­to an­tes.

TRA­TA­MIEN­TOS.

Pa­ra su­pe­rar es­ta fo­bia, Ro­sa­les es­pe­ci­fi­ca que las téc­ni­cas más usa­das son: sen­si­bi­li­za­ción sis­te­má­ti­ca, que cons­ta de la pre­sen­ta­ción de fo­tos y vi­deos de mul­ti­tu­des, co­mo es­tí­mu­los. Des­pués pue­de acer­cár­se­le a la puer­ta de la ca­sa, has­ta lle­var­lo a un su­per­mer­ca­do. Cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res, es­te ti­po de te­ra­pia ha­ce que la per­so­na vea có­mo se con­fi­gu­ra en su sis­te­ma so­cial por es­tar re­traí­do, có­mo pue­de sa­nar la he­ri­da que ge­ne­ró la fo­bia, có­mo pue­de in­cluir­se en la sociedad y có­mo pue­de sen­tir con­fian­za in­ter­na.

Ten­ga en cuen­ta...

Las per­so­nas que no co­no­cen a la per­fec­ción si pa­de­cen o no de es­te tras­torno de la an­sie­dad, op­tan por so­bre­vi­vir a los sín­to­mas a su ma­ne­ra. De he­cho, las op­cio­nes más con­tem­pla­das son: abs­te­ner­se a no sa­lir a la ca­lle y man­te­ner­se en ca­sa. Di­se­ñar rutas es­pe­cí­fi­cas y se­gu­ras pa­ra que, cuan­do les co­rres­pon­da sa­lir y re­tor­nar a ca­sa, pue­dan to­mar un ca­mino que les dé tran­qui­li­dad. Por úl­ti­mo, so­li­ci­tar siem­pre com­pa­ñía al mo­men­to de lle­gar a ex­te­rio­res.

SÍN­TO­MAS.

La es­pe­cia­lis­ta Marly Baha­món se­ña­la que la sin­to­ma­to­lo­gía es­tá aso­cia­da al mie­do que sien­te el pa­cien­te, a que al­go su­ce­da al es­tar en­tre mul­ti­tu­des. En ese or­den de ideas, los pa­cien­tes ex­pe­ri­men­tan ta­qui­car­dia, su­do­ra­ción ex­ce­si­va, ma­reo, aho­go, pre­sión en el pe­cho y pen­sa­mien­tos de muer­te dis­fun­cio­na­les.

Sen­tir pá­ni­co y te­mor a los gru­pos de per­so­nas son al­gu­nos sín­to­mas aso­cia­dos a la ago­ra­fo­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.