El sis­te­ma pa­ra di­si­mu­lar la pér­di­da de ca­be­llo

Miercoles - - Belleza - Tex­to Ca­ro­li­na Var­gas Hor­ma­za Fo­tos Shut­ters­tock Agra­de­ci­mien­tos @danny­mo­re­no­sa­lon

Ta­tuar­se el crá­neo si­mu­lan­do los fo­lícu­los del ca­be­llo o in­clu­so so­me­ter­se a una ci­ru­gía de im­plan­tes ca­pi­la­res son al­gu­nas prác­ti­cas a las que re­cu­rren las per­so­nas que su­fren de cal­vi­cie pa­ra tra­tar de di­si­mu­lar­la. Sin em­bar­go, la so­lu­ción pue­de ser mu­cho más sen­ci­lla, du­ra­de­ra e in­do­lo­ra.

Los ser­vi­cios que brin­dan los sa­lo­nes de be­lle­za se re­la­cio­nan mu­cho con las mu­je­res, se tien­de a creer in­clu­so que es un lu­gar ex­clu­si­vo pa­ra ellas. Sin em­bar­go, lo cier­to es que en es­tos lu­ga­res exis­ten mu­chos tra­ta­mien­tos uni­sex (pa­ra per­so­nas de am­bos se­xos) y uno de es­tos, aun­que no pa­rez­ca, es­tá re­la­cio­na­do con el te­ma de las pe­lu­cas.

La cal­vi­cie o pér­di­da de ca­be­llo sue­le apa­re­cer mu­cho más en los hom­bres. Las ra­zo­nes son mu­chas, van des­de lo ge­né­ti­co, has­ta el es­trés, con­su­mo de me­di­ca­men­tos o qui­mio­te­ra­pia, ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios o en­fer­me­da­des co­mo la alo­pe­cia.

Es­ta en­fer­me­dad, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, “se ca­rac­te­ri­za por una o va­rias pla­cas de caí­da del ca­be­llo sin ci­ca­tri­za­ción, de for­ma ova­la­da o cir­cu­lar, en un cue­ro ca­be­llu­do. Su tra­ta­mien­to es in­cier­to y a me­nu­do po­co du­ra­de­ro”.

Pa­ra es­to, sea cual sea la cau­sa, exis­te una so­lu­ción que a sim­ple vista se pue­de iden­ti­fi­car co­mo pe­lu­quín, pe­ro en reali­dad se tra­ta de una evo­lu­ción de es­te, el cual se lla­ma “sis­te­ma”. La di­fe­ren­cia es, se­gún Danny Mo­reno ase­sor de ima­gen y es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas pa­ra ca­ba­lle­ro, “que los pe­lu­qui­nes ve­nían con cin­co a 10 ca­be­llos en un fo­lícu­lo de una ma­lla grue­sa que era

com­ple­ta­men­te no­ta­ble. En cam­bio, un sis­te­ma se ma­ne­ja con unos mo­no­fi­la­men­tos que per­mi­ten que la piel res­pi­re, es co­mo una ma­lla trans­pa­ren­te con un te­ji­do que vie­ne pe­lo a pe­lo co­mo lo tie­ne uno na­tu­ral­men­te”.

Lo im­pre­sio­nan­te de es­tos sis­te­mas es que una vez co­lo­ca­dos la per­so­na pue­de prac­ti­car de­por­te, ba­ñar­se, ir a pis­ci­na o a la pla­ya sin la más mí­ni­ma preo­cu­pa­ción de que se cai­ga o que se no­te a sim­ple vista, “in­clu­so se pue­de ja­lar el ca­be­llo que no se cae­rá”, agre­gó Mo­reno.

El pro­ce­so pa­ra co­lo­car­lo es muy sen­ci­llo, du­ra so­la­men­te 10 mi­nu­tos. Lo que sí re­quie­re un po­co más de tiem­po es el es­tu­dio pre­vio que se tie­ne que ha­cer al ca­be­llo na­tu­ral de la per­so­na en el que se ana­li­za el co­lor del pe­lo, su caí­da na­tu­ral, las on­du­la­cio­nes y el ta­ma­ño de la zo­na afec­ta­da a tra­vés de un mol­de.

Su du­ra­ción, de acuer­do al cui­da­do que le brin­da ca­da per­so­na, os­ci­la en­tre año y me­dio y seis años, se­gún es­pe­cia­lis­tas.

“El sis­te­ma es he­cho con ca­be­llo na­tu­ral y es pro­ce­sa­do en Sui­za. Una vez se tie­ne el diag­nós­ti­co com­ple­to y el mol­de, se co­lo­ca rea­li­zan­do un em­pal­me en­tre el ca­be­llo de la per­so­na y el sis­te­ma, por eso es to­tal­men­te in­de­tec­ta­ble”, ex­pli­có Danny.

Es tan “in­de­tec­ta­ble” que son va­rias las per­so­nas de la fa­rán­du­la tan­to co­lom­bia­na co­mo in­ter­na­cio­nal las que cuen­tan con es­tos sis­te­mas y so­lo los ex­per­tos lo no­tan. Así lo han des­cri­to va­rias pu­bli­ca­cio­nes de be­lle­za co­mo las de Cos­mo­po­li­tan. “Son mu­chas las ce­le­bri­da­des que tie­nen des­de ha­ce mu­chos años pe­lu­cas o pos­ti­zos y ¡na­die lo no­ta! Su efec­to es muy na­tu­ral y su ca­li­dad ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo”.

Al­gu­nas de las es­tre­llas de la fa­rán­du­la in­ter­na­cio­nal mas­cu­li­na que cuen­tan des­de ha­ce mu­chos años con es­tos sis­te­mas, son el ac­tor y mo­de­lo Wi­llian Le­vi, el ac­tor John Tra­vol­ta y el can­tan­te bri­tá­ni­co El­ton John.

La pér­di­da de ca­be­llo acom­ple­ja a mu­chos hom­bres. Mu­chos op­tan por asu­mir­la y otros por usar pe­lu­quín .

Des­pués. El sis­te­ma se ad­hie­re con una cin­ta do­ble faz es­pe­cial­men­te di­se­ña­da pa­ra la piel. Su man­te­ni­mien­to se de­be rea­li­zar ca­da 15 días y pue­de du­rar has­ta seis años.

An­tes. Pre­vio al mon­ta­je del sis­te­ma se rea­li­za un es­tu­dio com­ple­to de la zo­na afec­ta­da pa­ra de­ter­mi­nar el tono, caí­da, tex­tu­ra y on­du­la­ción na­tu­ral del ca­be­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.