De­le un ‘res­pi­ro’ al as­ma con ejer­ci­cios con­tro­la­dos

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fo­tos Shut­ters­tock

Prac­ti­car ejer­ci­cio es una de las ac­ti­vi­da­des que el ser hu­mano de­be in­cluir en su dia­rio vi­vir, de­bi­do a que trae con­si­go múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Pre­vio a rea­li­zar­lo se­rá ne­ce­sa­rio co­no­cer nues­tro cuer­po, te­ner en cuen­ta si pa­de­ce­mos de al­gu­na en­fer­me­dad y de­ter­mi­nar has­ta qué pun­to so­mos ca­pa­ces de lle­gar.

En el ca­so de las per­so­nas con as­ma, pa­to­lo­gía res­pi­ra­to­ria cró­ni­ca que se ca­rac­te­ri­za por ata­ques re­cu­rren­tes de fa­ti­ga y di­fi­cul­tad al res­pi­rar, y que, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud en al­gu­nos pa­cien­tes sue­le agra­var­se du­ran­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca o por la no­che, ex­per­tos en el te­ma ad­vier­ten que el ejer­ci­cio re­sul­ta vi­tal, pe­ro es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta dis­tin­tas re­co­men­da­cio­nes an­tes de eje­cu­tar­lo. El neu­mó­lo­go Jor­ge Quin­te­ro ma­ni­fies­ta que las per­so­nas con as­ma real­men­te pue­den lle­var una vida nor­mal in­clu­yen­do la prác­ti­ca de ejer­ci­cio. Ex­pli­ca que lo ideal es que el tra­ta­mien­to mé­di­co y los cam­bios con re­la­ción a li­mi­tar las ex­po­si­cio­nes am­bien­ta­les sean los ade­cua­dos con el fin de que les per­mi­tan con­tro­lar­lo to­tal­men­te. “El en­tre­na­mien­to en es­te tipo de pa­cien­tes es im­por­tan­te pues per­mi­te que se man­ten­gan en ade­cua­do es­ta­do de sa­lud. Aho­ra, hay quie­nes pue­den te­ner o no sín­to­mas con el ejer­ci­cio, por lo que se­rá ne­ce­sa­rio que ca­da ca­so sea es­tu­dia­do de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Si pre­sen­ta lo acon­se­ja­ble es que ha­ga uso del in­ha­la­dor, apre­tan­do dos ve­ces la bom­ba ha­cia aba­jo”. Se­gún Je­sús Salas, li­cen­cia­do en cul­tu­ra fí­si­ca, re­crea­ción y de­por­te, el ejer­ci­cio en pa­cien­tes as­má­ti­cos be­ne­fi­cia en el me­jo­ra­mien­to de las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y res­pi­ra­to­rias, la dis­mi­nu­ción de la an­sie­dad oca­sio­na­da por los ata­ques de as­ma, el me­jo­ra­mien­to de la ca­pa­ci­dad de re­ser­va de los pul­mo­nes y la dis­mi­nu­ción de la con­trac­tu­ra de los múscu­los res­pi­ra­to­rios, en­tre otros.

Co­mo re­co­men­da­cio­nes se­ña­la que lo ideal se­rá “es­truc­tu­rar un pro­gra­ma de ejer­ci­cios fí­si­cos en dos eta­pas. En la pri­me­ra se de­be­rá apli­car un en­tre­na­mien­to du­ran­te un mes o el pla­zo que sea es­ta­ble­ci­do pa­ra exa­mi­nar la res­pues­ta or­gá­ni­ca del in­di­vi­duo siem­pre con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la me­cá­ni­ca ven­ti­la­to­ria. Se­ma­nal­men­te

Los ex­per­tos con­sul­ta­dos aconsejan te­ner a la mano el in­ha­la­dor y la me­di­ca­ción ade­cua­da en ca­so de una cri­sis as­má­ti­ca en me­dio del ejer­ci­cio.

AC­TI­VI­DA­DES. Pa­ra el neu­mó­lo­go Jor­ge Quin­te­ro prac­ti­car yo­ga o na­ta­ción tres ve­ces por se­ma­na les apor­ta a los pa­cien­tes gran­des be­ne­fi­cios. En el ca­so de la na­ta­ción, es­te me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de los pul­mo­nes y el yo­ga pro­du­ce la re­la­ja­ción y fo­men­ta...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.