Di­va Jes­su­rum, más real que nun­ca

Miercoles - - Portada - Por Siad Char

¿Por qué al­gu­nas mu­je­res no de­jan a su pa­re­ja des­pués de ser mal­tra­ta­das?

Co­noz­ca los im­ple­men­tos bá­si­cos que ne­ce­si­ta pa­ra prac­ti­car rugby

El ele­men­to ideal

Pe­se a te­ner fa­mi­lia de des­cen­den­cia es­pa­ño­la y fran­ce­sa, Di­va Jes­su­rum Del Río se con­si­de­ra co­mo una mu­jer “100% ba­rran­qui­lle­ra”. Su es­pon­ta­nei­dad, per­so­na­li­dad ca­ris­má­ti­ca y amor por el Ca­ri­be co­lom­biano se han con­ver­ti­do en ele­men­tos que le han ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra for­jar una ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca en la te­le­vi­sión y en la ra­dio, que en la ac­tua­li­dad tie­ne más de 23 años.

Se gra­duó de Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be y ase­gu­ra que des­de que ob­tu­vo es­te tí­tu­lo pro­fe­sio­nal asu­mió el re­to de “orien­tar, in­for­mar, en­tre­te­ner”, con­ver­tir­se en una pe­rio­dis­ta in­te­gral ca­paz de en­fren­tar “de una ma­ne­ra ri­gu­ro­sa” cual­quier

te­má­ti­ca de co­yun­tu­ra na­cio­nal. En efec­to, su des­ta­ca­do rol en el mun­do del entretenimiento na­cio­nal ha ocu­pa­do so­lo una par­te de su tra­yec­to­ria la­bo­ral, pues con­fie­sa que en sus ini­cios se desem­pe­ñó co­mo co­rres­pon­sal en­car­ga­da de cu­brir te­mas de or­den pú­bli­co, ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, he­chos ju­di­cia­les e, in­clu­so, “su­ce­sos inol­vi­da­bles del fút­bol de los tiem­pos de ‘El Pi­be’, Hi­gui­ta y Mon­dra­gón”.

Más allá de las cá­ma­ras, Di­va se de­cla­ra co­mo una per­so­na “sin ta­pu­jos ni fil­tros” que des­co­no­ce de es­te­reo­ti­pos. Se des­cri­be a sí mis­ma co­mo “la ni­ña de Ba­rran­qui­lla que lo­gró ha­cer par­te de los ca­na­les pri­va­dos sin ser rei­na de be­lle­za y mo­de­lo”. Se sien­te or­gu­llo­sa de su esen­cia, de sus cur­vas y de la au­ten­ti­ci­dad que sue­le trans­mi­tir a sus televidentes y a sus más de 800 mil se­gui­do­res en Ins­ta­gram.

Es por ello que, en es­ta edi­ción de la re­vis­ta M!ér­co­les, Di­va Jes­su­rum le apos­tó a mos­trar la “me­jor ver­sión” de sí mis­ma en una se­sión de fotos que tu­vo co­mo es­ce­na­rio las pla­yas de Sal­gar, en Puer­to Co­lom­bia (Atlán­ti­co). Aquí les de­ja­mos a es­ta pe­rio­dis­ta y pre­sen­ta­do­ra en al­gu­nas fra­ses que des­cri­ben as­pec­tos de su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

«Des­de muy ni­ña siem­pre ad­mi­ré mu­cho a Juan Gos­saín y siem­pre so­ñé con tra­ba­jar jun­to a él. Pa­ra mí la te­le­vi­sión siem­pre ha si­do una gran aven­tu­ra, es por ello que em­pe­cé rea­li­zan­do unas prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les en el pro­gra­ma Ac­tua­li­dad Eco­nó­mi­ca de Te­le­ca­ri­be. Des­pués me lla­mó Ro­dri­go Bel­trán, quien era el di­rec­tor del no­ti­cie­ro de RCN, allí em­pe­cé sien­do co­rres­pon­sal en Ba­rran­qui­lla. Cu­brí te­mas lo­ca­les, de Al­cal­día, Go­ber­na­ción, ca­sos de ase­si­na­tos, te­mas ju­di­cia­les e in­clu­so de­por­ti­vos y des­de que lo in­ten­té su­pe que era lo que quería ejer­cer por el res­to de mi vi­da. Des­pués me tras­la­da­ron a Bogotá y era la en­car­ga­da de la me­sa de asig­na­cio­nes de los co­rres­pon­sa­les. En es­te ca­nal es­tu­ve 12 años».

«Lle­gué al mun­do del entretenimiento lue­go del es­cán­da­lo que se ori­gi­nó con la fil­tra­ción de un video ín­ti­mo de Luly Bos­sa en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. En un prin­ci­pio, me en­car­gué de cu­brir un en­fren­ta­mien­to que ella es­ta­ba te­nien­do, pues se la iban a lle­var a la Po­li­cía. Tras ha­cer el se­gui­mien­to de es­ta no­ti­cia, Ser­gio Bar­bo­sa, en­ton­ces di­rec­tor de Es­ti­lo RCN, me su­gie­re que in­cur­sio­ne en es­ta sec­ción. Nun­ca pa­só por mi ca­be­za ser una pe­rio­dis­ta de entretenimiento, pues mi sue­ño siem­pre fue cu­brir la fuen­te del Pa­la­cio de Na­ri­ño. Sin em­bar­go, me pro­pu­sie­ron ha­cer unos me­ses de prue­ba y ahí me que­dé. En es­te es­pa­cio me de­ja­ron ser co­mo soy y tu­ve dos sec­cio­nes con mi nom­bre». «Cuan­do me lla­ma­ron pa­ra ser je­fe de entretenimiento de Ca­ra­col de­ci­dí que era ho­ra que la sec­ción tu­vie­ra un con­cep­to pro­pio y así na­ció Show Ca­ra­col. Des­pués le apos­té a crear

Se dice de mí, un pro­gra­ma en el que nos en­fo­ca­mos en mos­trar lo que hay de­trás de ca­da per­so­na­li­dad, en es­te for­ma­to la per­so­na se mues­tra de car­ne y hue­so, llo­ra y se ríe. Con el equi­po pe­rio­dís­ti­co em­pe­za­mos siem­pre con una in­ves­ti­ga­ción pre­via de la per­so­na y des­pués nos reuni­mos con es­ta pa­ra que nos cuen­te más as­pec­tos so­bre su vi­da. Des­pués pro­ce­de­mos a ha­cer la entrevista. Nun­ca es fá­cil pre­gun­tar­le a otra per­so­na la realidad de he­chos de­li­ca­dos co­mo vio­la­cio­nes, aco­sos, ase­si­na­tos y de­más».

«Fui nom­bra­da hi­ja ilus­tre de Va­lle­du­par y es un ho­nor pa­ra mí. Cuan­do voy a es­ta tie­rra me sien­to muy bien, la sien­to mía. Soy ba­rran­qui­lle­ra, pe­ro pa­ra mí to­da la gen­te del Ca­ri­be es muy im­por­tan­te. Lu­cho por sa­car ade­lan­te el va­lle­na­to y res­pe­to el ca­ri­ño que los val­du­pa­ren­ses tie­nen con su tie­rra, ellos cui­dan su esen­cia y no se aver­güen­zan de te­ner­la. Pa­ra mí sen­tar­me en el río a co­mer un san­co­cho es un plan per­fec­to».

«Yo soy una mu­jer que no tie­ne fil­tros, por­que cuan­do una per­so­na me vea en per­so­na se va a dar cuen­ta que sí, soy cua­ren­to­na, que no soy to­tal­men­te del­ga­da, que ten­go ce­lu­li­tis y que no ten­go un cu­tis de 20. No pue­do apa­ren­tar una co­sa, por­que siem­pre es­toy mos­tran­do mi ver­da­de­ra esen­cia y mi invitación es a que nos acep­te­mos co­mo so­mos. Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en el desaho­go del me­dio­cre, la gen­te se cree con de­re­cho de hu­mi­llar y mal­tra­tar sin sa­ber lo que hay de­trás de ca­da co­ra­zón».

«Aho­ra es­toy con­cen­tra­da en la crea­ción de una tien­da vir­tual en la que pue­da im­pul­sar los pro­duc­tos de otros em­pren­de­do­res, si­go tra­ba­jan­do en mi es­cue­la de en­tre­na­mien­to pa­ra jó­ve­nes ta­len­tos y en mi fa­ce­ta co­mo em­pre­sa­ria, pues muy pron­to inau­gu­ra­ré en Bogotá, jun­to a otros so­cios, el res­tau­ran­te de co­mi­da ca­ri­be­ña Ca­sa Ma­til­de: co­ci­na y whis­key».

Texto: Daniela Mu­ri­llo Pinilla Fotos: An­drés Rei­na A. @an­dres­rei­na­fo­to­gra­foMa­qui­lla­je y ‘hairsty­le’: Ste­lla Ro­me­ro @ste­lla­ra­mi­rez­ro­me­ro Ves­tua­rio: @per­li­nalp by Li­lia­na Pa­la­cio y Ca­sa Pra­do @ca­sa­pra­do54 Agra­de­ci­mien­tos: Maha­lo res­tau­ran­te­bar en Sal­gar, Puer­to Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.