As­pec­tos que atan a las víc­ti­mas de mal­tra­to

Miercoles - - Relaciones - Texto Sha­ron Ka­lil Fotos Shutterstock

El amor y las re­la­cio­nes de pa­re­ja son as­pec­tos pri­mor­dia­les pa­ra al­gu­nas per­so­nas que desean sen­tir­se úni­cas, ama­das, mo­ti­va­das y con ga­nas de en­fren­tar el mun­do en com­pa­ñía.

A pe­sar que des­de pe­que­ñas gran par­te de las mu­je­res idea­li­cen un ti­po de re­la­ción ba­sa­da en el res­pe­to y la com­pren­sión, mu­chas tien­den a caer en re­la­cio­nes per­ju­di­cia­les. Se­gún ex­per­tos, com­po­nen­tes psi­co­ló­gi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les ha­cen que una mu­jer per­ma­nez­ca al la­do de su pa­re­ja, in­clu­so si ha si­do víc­ti­ma de múl­ti­ples agre­sio­nes fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas.

Frauky Ji­mé­nez Ma­zo, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia de pa­re­ja, ex­pli­có que una de las va­ria­bles más tras­cen­den­ta­les es que la víc­ti­ma ha­ya cre­ci­do en una “fa­mi­lia tó­xi­ca” con pa­dres agre­si­vos. “Pa­ra es­tas mu­je­res es­tá den­tro de la nor­ma­li­dad se­guir en un am­bien­te de agre­sión por­que to­da su vi­da han vi­vi­do así”, ase­gu­ró.

El pa­sa­do 12 de ju­lio se co­no­ció un nue­vo ca­so de agre­sión con­tra una mu­jer en el co­rre­gi­mien­to de Sa­ba­ni­lla (Puer­to Co­lom­bia). Se­gún la de­nun­cia in­ter­pues­ta por fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma an­te la Fis­ca­lía por el de­li­to de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar agra­va­da, Ma­teo Ca­bre­ra Urue­ta ha­bría gol­pea­do en re­pe­ti­das opor­tu­ni­da­des con un compu­tador por­tá­til a su no­via, Da­nie­lla Ahu­ma­da Comas, de 27 años.

Se­gún re­ve­la­ron al­gu­nos fa­mi­lia­res, Da­nie­lla, que es­tá por ter­mi­nar Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var, ha­bía ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de se­pa­rar­se de su pa­re­ja con el que tie­ne un ni­ño de cua­tro años, pe­ro no ocu­rrió.

Al res­pec­to la psi­có­lo­ga Ji­mé­nez ma­ni­fes­tó que mu­chas mu­je­res aun­que cum­plen con ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo ser ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les, ma­dres o hi­jas amo­ro­sas, “sien­ten mie­do” de ma­ni­fes­tar­le a sus pa­re­jas el de­seo de de­jar­las, por­que se pue­den en­con­trar con agre­sio­nes ver­ba­les, fí­si­cas y has­ta ame­na­zas de muer­te. “No es que las mu­je­res no to­men la de­ci­sión de de­jar a su pa­re­ja sino que están ate­rra­das y no tie­nen re­des de apo­yo so­cia­les o fa­mi­lia­res”.

Agre­gó que en al­gu­nos ca­sos, la mis­ma fa­mi­lia incide en que las mu­je­res no se des­pren­dan de sus com­pa­ñe­ros al ase­gu­rar que “es su cul­pa” por­que están fa­llan­do en al­go.

Las fé­mi­nas con ba­ja au­to­es­ti­ma, por su par­te, tien­den a sen­tir­se in­ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes pues “el agre­sor siem­pre va de­cir que la víc­ti­ma es una inú­til, que de­pen­den de él y has­ta ha­cen creer que to­do lo que ellas di­cen es erró­neo”, ex­pli­có Ji­mé­nez.

La eco­no­mía es otra de las va­ria­bles que pro­vo­ca es­te ti­po de si­tua­cio­nes, pues las vic­ti­mas pre­fie­ren “aguan­tar” pa­ra no “des­am­pa­rar” a sus hi­jos o per­der un es­ta­tus só­li­do.

La psi­có­lo­ga ads­cri­ta a la Clí­ni­ca Por­toa­zul, Ma­ría Bro­che­ro, co­men­tó que las pa­re­jas de­ben “re­vi­sar” el ti­po de afec­to que cons­tru­yen, pues uno “sano” no da pa­so a una agre­sión.

“Las re­la­cio­nes inade­cua­das que co­mien­zan con el con­trol de la per­so­na­li­dad del otro, de­pen­den­cia y agre­sión, se ori­gi­nan cuan­do nin­guno tie­ne cla­ro lo que es amar”, con­clu­yó.

Frauky Ji­mé­nez acla­ró que cuan­do es­tas mu­je­res están sien­do mal­tra­ta­das “no ven una salida”, por lo que pue­den per­do­nar a sus pa­re­jas al ima­gi­nar que es­te va a cam­biar por­que creen que sien­ten amor o in­clu­so gra­cias a un re­ga­lo. Es­to ocu­rre has­ta que se can­san o son víc­ti­mas de una agre­sión con más gra­ve­dad.

Cuan­do las mu­je­res, a pe­sar de sen­tir mie­do, se arries­gan a su­pe­rar sus ex­pe­rien­cias con la ayu­da de pro­fe­sio­na­les en psi­co­lo­gía o psi­quia­tría, se so­me­ten a di­ver­sos pro­ce­sos co­mo em­pe­zar a tra­ba­jar, bus­car apo­yo fa­mi­liar, ins­ti­tu­cio­nal o so­cial y em­po­de­rar­se.

La ma­yo­ría de las mu­je­res mal­tra­ta­das no cuen­tan con re­des de apo­yo de ti­po fa­mi­liar, ins­ti­tu­cio­nal o so­cial, se­gún los especialistas.

Se­gún ex­per­tas, el “afec­to inade­cua­do” en una pa­re­ja da pa­so a la agre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.