Se­pa cuál es el mé­to­do que in­vi­ta al be­bé a co­mer so­lo

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Texto Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fotos Shutterstock

Des­de el na­ci­mien­to del be­bé has­ta la edad de dos años la lac­tan­cia, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en el cre­ci­mien­to y sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Ade­más, se­ña­la que a par­tir de los seis me­ses el su­mi­nis­tro de la le­che ma­ter­na de­be ser re­for­za­do con una ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria, pro­ce­so que re­sul­ta vi­tal pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les del pe­que­ño.

Es­ta ali­men­ta­ción en la ac­tua­li­dad sue­le ser acom­pa­ña­da de un mé­to­do que per­mi­te ser re­gu­la­do por el be­bé y su­per­vi­sa­do por el adul­to, co­no­ci­do co­mo Baby Led Wea­ning (BLW).

Kriss­tie Cor­tés, ase­so­ra cer­ti­fi­ca­da en ali­men­ta­ción BLW, ex­pli­ca que es­te con­sis­te en ofre­cer­le al me­nor só­li­dos (no pa­pi­llas, ni so­pas, ni ju­gos, ni com­po­tas, ni pu­rés) de ma­ne­ra ade­cua­da y segura, con el fin de que des­de una edad tem­pra­na apren­dan a co­mer so­los, a mas­ti­car, tra­gar y ex­pe­ri­men­tar ali­men­tos, tex­tu­ras, olo­res y sabores con sus sen­ti­dos.

“Con el BLW le res­pe­ta­mos al be­bé sus se­ña­les de ham­bre y sa­cie­dad por me­dio de su au­to­rre­gu­la­ción; lo im­por­tan­te aquí es que an­tes de apli­car­lo los pa­dres re­ci­ban ase­so­rías por par­te de ex­per­tos, pa­ra que se­pan con exac­ti­tud qué ali­men­tos pro­por­cio­nar­les y así el be­bé re­ci­ba los nu­trien­tes que re­quie­re. Ca­be re­sal­tar que de unos años pa­ra acá el mé­to­do ha si­do ava­la­do por pe­dia­tras y or­ga­ni­za­cio­nes de sa­lud co­mo mé­to­do se­gu­ro tan­to en nu­tri­ción co­mo en lo fí­si­co”.

Por su par­te, Isaac Kuz­mar, mé­di­co nu­trió­lo­go clí­ni­co, se­ña­la que el BLW es una for­ma al­ter­na­ti­va de ali­men­ta­ción in­fan­til que pro­mue­ve la au­to­ali­men­ta­ción del be­bé a par­tir de los seis me­ses, en lu­gar de la ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal (su­mi­nis­tra­da con cu­cha­ra por los pa­dres).

Agre­ga que es­te mé­to­do tie­ne im­pli­ca­cio­nes in­tere­san­tes en la au­to­rre­gu­la­ción ener­gé­ti­ca apro­pia­da del me­nor y la pre­ven­ción de la obe­si­dad. Tam­bién ase­gu­ra que a tra­vés de es­te se alien­ta al be­bé a par­ti­ci­par en las co­mi­das fa­mi­lia­res, y nun­ca se apre­su­ra ni obli­ga a co­mer.

BE­NE­FI­CIOS. Se­gún los ex­per­tos, el BLW pro­mue­ve en el be­bé los bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios, pre­vie­ne pa­to­lo­gías aso­cia­das a la obe­si­dad, desa­rro­lla la coor­di­na­ción y to­das sus ca­pa­ci­da­des mo­tri­ces, per­mi­te que sean par­te de la me­sa fa­mi­liar des­de pe­que­ños y fo­men­ta la in­de­pen­den­cia tem­pra­na.

INI­CIO DEL MÉ­TO­DO. Kriss­tie Cor­tés e Isaac Kuz­mar, es­pe­cia­lis­ta del BLW y mé­di­co nu­trió­lo­go, res­pec­ti­va­men­te, es­pe­ci­fi­can que es­ta cla­se de ali­men­ta­ción de­be ini­ciar­se cuan­do el be­bé ha­ya perdido el re­fle­jo de ex­tru­sión (hace que ex­pul­sen de su bo­ca los ali­men­tos que no sean lí­qui­dos, de la tex­tu­ra de la ma­ma, o del sa­bor y olor de la le­che), que ten­gan con­trol de su cue­llo, que pue­dan man­te­ner­se sen­ta­dos y que ten­gan el pe­so ade­cua­do a su edad.

RE­CO­MEN­DA­CIÓN. Kuz­mar acon­se­ja no uti­li­zar es­te mé­to­do en be­bés pre­ma­tu­ros o ni­ños con re­tra­sos en su desa­rro­llo.

DES­VEN­TA­JA. Exis­ten dos des­ven­ta­jas que plan­tean los dos especialistas en men­ción. La pri­me­ra es que por ser un mo­men­to en el que po­drán in­ter­ac­tuar por sí so­los con la co­mi­da, lle­ga­rán a re­gar lo que en­cuen­tren en el plato y se un­ta­rán de los ali­men­tos. Y, por otro la­do, es­ta­rá el ries­go de que lle­guen a ato­rar­se, de mo­do que se­rá ne­ce­sa­ria la su­per­vi­sión del adul­to.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que es­te ti­po de ali­men­ta­ción pre­vie­ne la obe­si­dad y afian­za la ca­pa­ci­dad mo­triz del be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.