Cos­tum­bres quein­du­cen pros­pe­ri­dad en nues­tros hi­jos

Miercoles - - Intimidad & Amor - Por Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

Las pa­re­jas ar­mo­nio­sas tie­nen tres ca­rac­te­rís­ti­cas im­por­tan­tes: son ex­tra­or­di­na­rios ami­gos, ex­ce­len­tes pa­dres y ma­ra­vi­llo­sos aman­tes. Es­tas tres fa­ce­tas de­ben in­te­grar­se pa­ra que la pa­re­ja ten­ga bie­nes­tar y fe­li­ci­dad.

En el área de la pa­ter­ni­dad, las pa­re­jas ge­ne­ral­men­te desean pro­por­cio­nar­les a sus hi­jos con­cep­tos y há­bi­tos que ge­ne­ren pros­pe­ri­dad, fe­li­ci­dad y ri­que­za, pe­ro mu­chas ve­ces no sa­ben có­mo ha­cer­lo. Vea­mos qué se pue­de ha­cer al res­pec­to: 1- Las per­so­nas agra­de­ci­das pros­pe­ran, son sa­lu­da­bles y fe­li­ces. Con­vér­sa­les a tus hi­jos so­bre la im­por­tan­cia de la gra­ti­tud y da­les ejem­plo con tu com­por­ta­mien­to. Ayú­da­les a apren­der a de­cir “gra­cias” cuan­do re­ci­ben al­go. 2- En­sé­ña­les a tus hi­jos a es­ta­ble­cer ob­je­ti­vos y a cum­plir­los des­de muy pe­que­ños, aun­que el pro­pó­si­to sea tan sen­ci­llo co­mo di­bu­jar al­go. Pre­gun­tas tan sim­ples co­mo ¿qué quie­res ha­cer en es­tas va­ca­cio­nes? per­mi­ten ir crean­do el há­bi­to de po­ner­se me­tas y es im­por­tan­te ayu­dar­les a eva­luar­las pa­ra que se acos­tum­bren a cum­plir­las.

3- Tus hi­jos de­ben co­no­cer la im­por­tan­cia del aho­rro y desa­rro­llar la cos­tum­bre de guar­dar una par­te del di­ne­ro que re­ci­ben. Con­ver­sar­les so­bre es­to les ayu­da a te­ner una me­jor re­la­ción con el di­ne­ro. Tam­bién les pue­des ayu­dar a es­for­zar­se pa­ra con­se­guir al­go que desean di­cién­do­les, por ejem­plo, que si ellos aho­rran un por­cen­ta­je del va­lor to­tal, tu apor­ta­rás la otra par­te del di­ne­ro pa­ra com­prar lo que desean. 4- A los ni­ños no se les fo­men­ta el há­bi­to de la lec­tu­ra, tan im­por­tan­te pa­ra la su­pera­ción personal. Haz que tus hi­jos lean li­bros (¡al me­nos men­sual!) y que es­cri­ban un re­su­men pa­ra re­vi­sar­lo con ellos. Bus­ca la for­ma de re­com­pen­sar­les su es­fuer­zo y ve­rás que se convertirán en bue­nos lec­to­res. 5- Des­de muy pe­que­ños en­sé­ña­les a tus hi­jos a to­mar de­ci­sio­nes, por ejem­plo, si vas a com­prar­le ro­pa es­co­ge tú pri­me­ro va­rias op­cio­nes (que sean úti­les pa­ra la oca­sión) y lue­go deja que el pe­que­ño eli­ja la que más le gus­te de esas op­cio­nes. 6- El apren­der a ser or­de­na­dos y te­ner lí­mi­tes pa­ra ha­cer co­sas di­ver­ti­das co­mo ver te­le­vi­sión, ju­gar en in­ter­net o con­ver­sar por te­lé­fono tam­bién es im­por­tan­te. Dis­fru­tar es una par­te trans­cen­den­tal de la vi­da, pe­ro no es lo úni­co que te­ne­mos que ha­cer. Apren­der a te­ner lí­mi­tes, y no de­jar­se lle­var por los de­seos es im­por­tan­te pa­ra for­mar la per­so­na­li­dad que per­mi­te es­for­zar­se y con­se­guir lo­gros en to­dos los ni­ve­les. 7- En­sé­ña­les a creer en un ser su­pe­rior, cual­quie­ra que sea tu orien­ta­ción re­li­gio­sa o es­pi­ri­tual. Aun­que tú creas que Dios no exis­te, las in­ves­ti­ga­cio­nes de la­bo­ra­to­rio mues­tran que la ora­ción tie­ne efec­tos drás­ti­cos so­bre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Com­pa­ran­do gru­pos ex­pe­ri­men­ta­les y de con­trol se ha en­con­tra­do que la ora­ción y la me­di­ta­ción fa­vo­re­cen la sa­lud. Lo mis­mo ocu­rre con la pros­pe­ri­dad y la fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.