Em­pa­que ma­le­tas y adiós en­fer­me­da­des

Miercoles - - Salud Y Bienestar -

Ini­ció agos­to y lue­go de un pe­rio­do de re­ce­so y va­ca­cio­nes, tal vez al­gu­nas per­so­nas re­to­ma­ron la­bo­res o em­pe­za­ron un nue­vo se­mes­tre uni­ver­si­ta­rio sin via­jar. Qui­zá uno de los fac­to­res que in­flu­yó fue la fal­ta de di­ne­ro, así que si us­ted fue uno de ellos, lo ideal es que des­de ya se pre­pa­re aho­rran­do, ya que vi­si­tar otro lu­gar di­fe­ren­te al que us­ted re­si­de no so­lo le per­mi­ti­rá des­co­nec­tar­se de su ru­ti­na, pues ex­per­tos en me­di­ci­na y psi­co­lo­gía sus­ten­tan que rea­li­zar al­gún via­je ge­ne­ra gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud fí­si­ca y men­tal. El neu­ró­lo­go Juan Ca­mi­lo Ro­drí­guez ma­ni­fies­ta que via­jar pro­du­ce bie­nes­tar tan­to en el pun­to de vis­ta mé­di­co co­mo en lo so­cial.

“Des­de lo mé­di­co sa­be­mos que las per­so­nas que via­jan tie­nen me­nos ni­ve­les de es­trés. Con fre­cuen­cia son pa­cien­tes que se adap­tan y tie­nen la fa­ci­li­dad de aco­plar­se me­jor a con­di­cio­nes de di­fi­cul­tad, lo que ge­ne­ra re­cur­si­vi­dad y un me­jor ma­ne­jo del es­trés”.

Agre­ga que son per­so­nas que se de­pri­men me­nos, a cau­sa de las nue­vas si­tua­cio­nes que vi­ven, la des­co­ne­xión del es­trés laboral y fa­mi­liar, en­tre otros.

“En tér­mi­nos neu­ro­ló­gi­cos, a ni­vel cog­ni­ti­vo, el he­cho de via­jar da es­pa­cio a la pla­nea­ción de un via­je, la re­cur­si­vi­dad y la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos nue­vos, lo que ha­ce en el fon­do al­go que lla­ma­mos plas­ti­ci­dad ce­re­bral, que son los cam­bios que tie­ne el ce­re­bro en su es­truc­tu­ra y fun­cio­na­mien­to”.

En cuan­to a las en­fer­me­da­des del co­ra­zón y co­ro­na­rias, Ro­drí­guez afir­ma que tam­bién re­per­cu­te de ma­ne­ra po­si­ti­va, por­que quien via­ja eli­mi­na un po­co el se­den­ta­ris­mo, pre­sen­ta me­nos de­pre­sión y ma­yo­res cam­bios.

Tam­bién se­ña­la que el he­cho de co­no­cer nue­vas per­so­nas, nue­vas cul­tu­ras y nue­vos si­tios mu­chas co­sas se plan­tean co­mo nue­vas y al­gu­nas si­tua­cio­nes de via­je obli­gan a las per­so­nas a que man­ten­gan la men­te ocu­pa­da en el via­je y no en las ac­ti­vi­da­des de su co­ti­dia­ni­dad.

Ase­gu­ra que las per­so­nas que no via­jan sue­len pre­sen­tar al­tos ni­ve­les de es­trés (de­to­nan­te de en­fer­me­da­des), lo que, se­gún a su jui­cio, pue­den pre­sen­tar a fu­tu­ro ma­yor ries­go de en­fer­me­da­des. “Hay es­tu­dios so­cia­les so­bre la gen­te que via­ja, que tie­ne una ten­den­cia a ser más to­le­ran­te con su en­torno, de­bi­do a que co­no­cen nue­vas cul­tu­ras”.

El es­pe­cia­lis­ta men­cio­na que quien via­ja ca­da vez se ha­ce más des­com­pli­ca­do, pues po­co a po­co se va vol­vien­do más prag­má­ti­co y sen­ci­llo en la to­ma de de­ci­sio­nes. Por otro la­do, la psi­có­lo­ga clí­ni­ca y de fa­mi­lia, Li­lia­na Ma­cha­do, in­di­ca que via­jar abre la men­te pa­ra que co­noz­can nue­vas per­so­nas y fo­men­ta el he­cho de ser pa­cien­tes.

“A ve­ces via­jar so­lo es fa­vo­ra­ble, por­que in­vi­ta a la re­fle­xión, a sa­lir de los es­pa­cios co­no­ci­dos, a am­pliar nues­tro horizonte y a re­va­luar el es­ti­lo de vi­da que qui­sié­ra­mos. Así que cuan­do las per­so­nas quie­ran ha­cer un cam­bio im­por­tan­te en su vi­da, lo me­jor se­rá via­jar. Ca­be des­ta­car que ha­cer­lo nos per­mi­te ha­cer nue­vas co­ne­xio­nes neu­ro­na­les, te­ner nue­vas sen­sa­cio­nes, nue­vos

am­bien­tes y nue­vos apren­di­za­jes. Si via­ja­mos acom­pa­ña­dos for­ta­le­ce­mos víncu­los”.

Ma­cha­do aña­de que quien se ani­ma a via­jar con fre­cuen­cia ha­ce un cam­bio en to­do sen­ti­do, des­de el am­bien­te has­ta tra­tar de pen­sar di­fe­ren­te con ba­se a la cul­tu­ra del país que vi­si­te.

“Las per­so­nas que via­jan po­co tien­den a ser per­so­nas más rí­gi­das en las de­ci­sio­nes que to­man y, a su vez, su men­te por lo ge­ne­ral vi­ve li­mi­ta­da, por­que via­jar am­plía el pa­no­ra­ma. En re­su­men au­men­ta la to­le­ran­cia, el res­pe­to y ayu­da a en­ten­der que so­mos di­fe­ren­tes. Tam­bién nos per­mi­te li­be­rar la hor­mo­na

de la fe­li­ci­dad que nos da bie­nes­tar, aca­ba­mos un po­co con la an­sie­dad y con­tro­la­mos nues­tros mie­dos”.

Ten­ga en cuen­ta que no es ne­ce­sa­rio gas­tar ci­fras al­tas en un des­tino, ya que con una es­ca­pa­da de cor­ta dis­tan­cia nues­tro cuer­po y men­te po­dría des­co­nec­tar­se y ex­pe­ri­men­tar bie­nes­tar.

Fo­tos Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Shut­ters­tock

Ex­per­tos de la sa­lud coin­ci­den en que via­jar es una te­ra­pia que pue­de con­tro­lar el es­trés y pre­ve­nir pa­to­lo­gías.

BE­NE­FI­CIA EN. Co­no­cer nue­vos si­tios y li­be­rar en­dor­fi­na al ha­llar lu­ga­res es­ti­mu­la al ce­re­bro y ha­ce que la plas­ti­ci­dad cor­ti­cal y la es­ti­mu­la­ción del cir­cui­to del pla­cer sean mar­ca­dos en via­je­ros.

CON­SE­JO. Los ex­per­tos re­co­mien­dan via­jar co­mo mí­ni­mo una vez al año, con el fin de que el pa­cien­te se deses­tre­se, pien­se en otras si­tua­cio­nes y com­par­ta con su fa­mi­lia.

UNA TE­RA­PIA. Via­jar re­sul­ta ser una te­ra­pia que dis­mi­nu­ye el es­trés, la de­pre­sión, pa­ra per­so­nas con sín­dro­me de fi­bro­mial­gia, do­lo­res y tras­torno an­sio­so, en­tre otras.

LO EMO­CIO­NAL. La psi­có­lo­ga Li­lia­na Ma­cha­do di­ce que quien con fre­cuen­cia via­ja es más em­pá­ti­co y com­pa­si­vo con la gen­te, por­que en­tien­de que hay di­fe­ren­tes ma­ne­ras de pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.