¿Có­mo li­dia el hom­bre con las emo­cio­nes cuan­do es in­fér­til?

Miercoles - - Relaciones - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Fotos Shutterstock

En al­gu­nos ca­sos el pro­yec­to fu­tu­ro o in­me­dia­to de una pa­re­ja adul­ta ra­di­ca en con­traer ma­tri­mo­nio y, al ca­bo de unos años, ser pa­dres. En es­ta úl­ti­ma las ilu­sio­nes au­men­tan y los pen­sa­mien­tos de traer vi­da al mun­do tal vez sean más re­cu­rren­tes, así que pla­ni­fi­car po­dría to­mar uno de los pri­me­ros lu­ga­res den­tro de la lis­ta de ob­je­ti­vos.

Es­pe­rar ca­da mes has­ta que la ci­güe­ña lle­gue a la puer­ta pue­de su­po­ner una lar­ga o cor­ta es­pe­ra, pe­ro si to­do se ve em­pa­ña­do a cau­sa de que el hom­bre es diag­nos­ti­ca­do en con­di­ción de in­fer­ti­li­dad las es­pe­ran­zas se vie­nen aba­jo. Es­ta si­tua­ción pue­de lle­gar a im­pac­tar emo­cio­nal­men­te, así que es fre­cuen­te que co­mo res­pues­ta el hom­bre em­pie­ce a en­ce­rrar­se en sí mis­mo y pro­yec­te ira, re­sen­ti­mien­to y frus­tra­ción.

Mart­ha Ra­mí­rez, psi­có­lo­ga y ma­gis­ter en Desa­rro­llo So­cial, se­ña­la que en el ca­so de los hom­bres, “la pri­me­ra sen­sa­ción que sue­len sen­tir es dis­mi­nu­ción en su hom­bría, de­bi­do a que en el ima­gi­na­rio po­pu­lar de nues­tra cul­tu­ra aún exis­te la re­la­ción an­ces­tral en­tre fer­ti­li­dad y

El apo­yo de la pa­re­ja y de un ex­per­to en el te­ma es vi­tal du­ran­te es­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.