Ma­mo­plas­tia, una ope­ra­ción que bus­ca la ar­mo­nía en la mu­jer

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Sha­ron Ka­lil Fo­tos Shutterstock

Es usual en la ac­tua­li­dad ver a la ma­yo­ría de mu­je­res preo­cu­pán­do­se por te­ner un cuer­po ar­mo­nio­so. Unas pre­fie­ren lo­grar su ob­je­ti­vo a tra­vés del ejer­ci­cio y so­me­tién­do­se a dis­tin­tas die­tas y otras re­cu­rren a una se­rie de ope­ra­cio­nes, en­tre las que la ma­mo­plas­tia es una de las más so­li­ci­ta­das.

A pe­sar de que ope­rar­se los se­nos se ha vuel­to nor­mal, mu­chas fé­mi­nas aún du­dan si so­me­ter­se a es­ta pro­ce­di­mien­to es la me­jor op­ción de­bi­do al des­co­no­ci­mien­to o des­in­for­ma­ción que re­ci­ben. Por es­te mo­ti­vo la Re­vis­ta M!ér­co­les con­sul­tó a es­pe­cia­lis­tas en ci­ru­gía plás­ti­ca pa­ra iden­ti­fi­car qué se de­be te­ner en cuen­ta a la ho­ra de to­mar es­ta de­ci­sión.

Ca­be de­cir que la ma­mo­plas­tia pue­de ser de au­men­to: se acre­cien­ta el ta­ma­ño de los se­nos me­dian­te el uso de im­plan­tes de si­li­co­na, y de re­duc­ción en la que se re­ti­ra el te­ji­do ma­ma­rio en ex­ce­so y se re­or­ga­ni­za el res­tan­te pa­ra dar­le una me­jor for­ma al seno y un me­nor ta­ma­ño. “En am­bos pro­ce­di­mien­tos siem­pre se tie­ne en cuen­ta el ob­je­ti­vo prin­ci­pal que es crear ar­mo­nía en ca­da pa­cien­te”, ase­gu­ró la ci­ru­ja­na plás­ti­ca ads­cri­ta de Clí­ni­ca Por­toa­zul, Li­na Ro­drí­guez.

“Con la ma­mo­plas­tia de re­duc­ción se dis­mi­nu­ye el ta­ma­ño de la ma­ma pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des en aque­llas mu­je­res que su­fren de hi­per­tro­fias ma­ma­rias por su pe­so”, ex­pli­có Mel­qui­ce­deth Maes­tre, ci­ru­jano plás­ti­co es­té­ti­co y re­cons­truc­ti­vo.

Ro­drí­guez agre­gó que el ta­ma­ño de los se­nos del pa­cien­te, la es­ta­tu­ra, con­tex­tu­ra, la ca­li­dad y el gro­sor del te­ji­do ma­ma­rio, tam­bién se tie­ne en cuen­ta al mo­men­to de rea­li­zar una ope­ra­ción pa­ra así brin­dar na­tu­ra­li­dad, por es­to el pro­ce­so con los pa­cien­tes no es el mis­mo.

Los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos ade­más ana­li­zan si las mu­je­res tie­nen an­te­ce­den­tes con pa­to­lo­gías gra­ves co­mo en­fer­me­da­des del co­ra­zón, pues “es­tos ca­sos se de­ben es­tu­diar con más cau­te­la pa­ra po­der mi­ni­mi­zar los ries­gos den­tro de la ci­ru­gía”, se­gún Maes­tre.

Si us­ted de­ci­de so­me­ter­se a la ma­mo­plas­tia lo pri­me­ro que de­be ha­cer es ase­gu­rar­se que su pro­ce­di­mien­to sea lle­va­do a ca­bo por un es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria. Tam­bién es im­por­tan­te que se ha­ga exá­me­nes pre­qui­rur­gi­cos y che­queos cons­tan­tes con el ci­ru­jano plás­ti­co y su equi­po.

Se­gún el miem­bro de la so­cie­dad co­lom­bia­na de ci­ru­gía plás­ti­ca, Her­nan­do Pa­che­co Acos­ta, to­das las mu­je­res que se ha­yan desa­rro­lla­do y no se en­cuen­tren en es­ta­do de em­ba­ra­zo o lac­tan­cia pue­den rea­li­zar­se es­ta ope­ra­ción.

“Si el pa­cien­te tie­ne una en­fer­me­dad ma­ma­ria, cán­cer u otra pa­to­lo­gía se de­be eva­luar an­tes de eje­cu­tar el pro­ce­di­mien­to pa­ra des­car­tar al­gún ries­go”, pun­tua­li­zó Ro­drí­guez.

La pro­fe­sio­nal tam­bién re­sal­tó que an­tes de que los pa­cien­tes en­tren a qui­ró­fano de­ben cum­plir un ayuno de 8 ho­ras y el día an­te­rior de la ci­ru­gía con­su­mir co­mi­das sua­ves, evi­tar los li­co­res “y so­bre to­do es­tar tran­qui­los y des­can­sar”.

Aho­ra bien, es im­por­tan­te que se­pa que en es­tos pro­ce­di­mien­tos hay ries­gos, por ejem­plo, se pue­de pro­du­cir una in­fec­ción, he­ma­to­ma, que la ci­ca­tri­za­ción sea que­loi­de, es de­cir, que la ci­ca­triz res­pon­da de una for­ma anó­ma­la, que ha­ya asi­me­tría de un seno res­pec­to al otro y al­te­ra­cio­nes de la sen­si­bi­li­dad del pe­zón, en­tre otros.

“Tam­bién pue­den pre­sen­tar con­trac­tu­ra cap­su­lar o rup­tu­ra del im­plan­te en ca­sos po­co fre­cuen­tes”, di­jo el ci­ru­jano plás­ti­co Her­nan­do Pa­che­co.

Ter­mi­na­da la ope­ra­ción los ex­per­tos re­co­mien­dan que los pa­cien­tes usen bra­sier post­ope­ra­to­rio du­ran­te 24 ho­ras el pri­mer mes, que no reali­cen es­fuer­zos fí­si­cos por dos me­ses, que asis­tan a con­tro­les con su ci­ru­jano, que sean cui­da­do­sos con las cu­ra­cio­nes, to­men los me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos por el es­pe­cia­lis­ta y se reali­cen exá­me­nes eco­grá­fi­cos anua­les.

Los es­pe­cia­lis­tas con­cuer­dan en que es­te pro­ce­di­mien­to de­be ha­cer­se con ci­ru­ja­nos plás­ti­cos y anes­te­sió­lo­gos. “No pue­den po­ner­se en las ma­nos de gen­te no ap­ta en la ma­te­ria. Ade­más cuan­do se les reali­ce la ma­mo­plas­tia de­ben se­guir ha­cién­do­se los con­tro­les pa­ra se­guir con pau­tas de alar­ma”, des­ta­có Maes­tre.

Por úl­ti­mo, es im­por­tan­te que las mu­je­res que deseen en­con­trar ar­mo­nía en su cuer­po por me­dio de es­ta ci­ru­gía, sean cons­cien­tes de las al­te­ra­cio­nes que pue­den pre­sen­tar y sus cui­da­dos.

Ter­mi­na­da la ma­mo­plas­tia la pa­cien­te de­be usar un bra­sier post­ope­ra­to­rio du­ran­te 24 ho­ras el pri­mer mes.

PRÓ­TE­SIS. Se­gún el ci­ru­jano plás­ti­co Mel­qui­ce­deth Maes­tre en la ac­tua­li­dad exis­ten im­plan­tes de gran ca­li­dad, en cuan­to a su tex­tu­ra y con­te­ni­do, que les per­mi­te a los pa­cien­tes te­ner­los por más de dos dé­ca­das siem­pre y cuan­do en las eco­gra­fías ma­ma­rias no ha­ya nin­gu­na al­te­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.