Ma­ría Ca­ro­li­na, la her­ma­na mayor de Ti­ca Mar­tí­nez

“Las mu­je­res de­be­mos apo­yar­nos más en­tre no­so­tras”

Miercoles - - Portada - Tex­to: Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla Fotos: Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les Vi­deo: Jeis­son Fer­nán­dez Ma­qui­lla­je: Sara Or­tiz @Sa­raOr­ti­zMa­keup Ves­ti­dos de baño: Mag­ni­fi­cat Sa­loon-Bou­ti­que @mag­ni­fi­ca­t_sb Agra­de­ci­mien­tos: La Op­ha Sol y Mar en Sal­gar, Puer­to Co­lom­bia

El mu­ni­ci­pio atlan­ti­cen­se de Sa­ba­na­lar­ga vio na­cer ha­ce 28 años a Ma­ría Ca­ro­li­na Mar­tí­nez In­sig­na­res. Aun­que en la ac­tua­li­dad no es mo­de­lo —pues ase­gu­ra que ha­ce unos años de­jó de la­do es­ta fa­ce­ta— en es­ta oca­sión la abo­ga­da y em­pre­sa­ria se le mi­dió a po­sar por pri­me­ra vez pa­ra la por­ta­da de una re­vis­ta. La na­tu­ra­le­za, los pai­sa­jes y el en­can­to de la ca­sa co­lo­nial La Op­ha ubi­ca­da en el co­rre­gi­mien-

to de Sal­gar (Puer­to Co­lom­bia), se con­vir­tie­ron en el es­ce­na­rio de una se­sión de fotos en la que pre­do­mi­nó la es­pon­ta­nei­dad y el ca­ris­ma de la atlan­ti­cen­se.

Ase­gu­ra que siem­pre se ha con­si­de­ra­do co­mo una mu­jer “de­ci­di­da”, pues gra­cias a es­ta cua­li­dad ha po­di­do con­quis­tar “dis­tin­tas me­tas” en su vi­da. En la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra cul­mi­nan­do una es­pe­cia­li­za­ción en De­re­cho La­bo­ral y li­de­ra jun­to a su me­jor ami­ga Be­li­za Cam­po y su her­ma­na, la ex­se­ño­ri­ta Atlán­ti­co ‘Ti­ca’ Mar­tí­nez, un sa­lón de be­lle­za y bou­ti­que.

En es­ta edi­ción de la re­vis­ta M!ér­co­les, Ma­ría Ca­ro­li­na apro­ve­chó tam­bién pa­ra re­afir­mar su “ad­mi­ra­ción al rol de la mu­jer en la so­cie­dad” y ha­cer un lla­ma­do a las víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro quie­nes, co­mo ella, han te­ni­do que atra­ve­sar por “mo­men­tos de ten­sión e incertidumbre”.

A con­ti­nua­ción, es­ta sa­ba­na­lar­gue­ra nos cuen­ta a tra­vés de al­gu­nas fra­ses su his­to­ria y al­gu­nos as­pec­tos de su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

«Siem­pre me he ca­rac­te­ri­za­do por ser una per­so­na di­rec­ta por­que di­go las co­sas sin fil­tro y co­mo son. Soy sin­ce­ra, no me gus­tan las men­ti­ras y soy una per­so­na leal con mis ami­gos y con las per­so­nas que me ro­dean. Ade­más soy muy ale­gre y chis­to­sa, de he­cho mis ami­gas me con­si­de­ran co­mo la jo­co­sa del gru­po».

«No me con­si­de­ro una mo­de­lo pro­fe­sio­nal. Ha­ce unos años sí tu­ve la opor­tu­ni­dad de mo­de­lar es­pon­tá­nea­men­te pa­ra al­gu­nas marcas de ves­ti­dos de baño e, in­clu­so, in­gre­sé a una aca­de­mia de la ciu­dad. Pe­ro de­ci­dí de­jar es­ta fa­ce­ta a un la­do, por­que qui­se se­guir nue­vas me­tas en­fo­ca­das en mi ca­rre­ra, el De­re­cho. Hoy día es­toy la­bo­ran­do en el sec­tor pú­bli­co y es­toy lis­ta pa­ra con­quis­tar nue­vos pro­yec­tos».

«Ha­ce unos años su­frí un epi­so­dio muy di­fí­cil. Fui víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro y cuan­do una mu­jer es vul­ne­ra­da quie­nes más su­fren son los fa­mi­lia­res. Sien­to que eso afec­tó el cre­ci­mien­to de mis her­ma­nos. Me ale­jé de la fa­mi­lia unos años por es­tar tra­tan­do de so­bre­lle­var una re­la­ción en­fer­mi­za. Siem­pre he pen­sa­do que na­da pa­sa en vano, por eso cuan­do vol­ví eso me sir­vió pa­ra re­afir­mar el acer­ca­mien­to con mi fa­mi­lia».

«Mi con­se­jo pa­ra las mu­je­res que es­tén atra­ve­san­do por una si­tua­ción si­mi­lar es que pien­sen que siem­pre ha­brá una ma­ne­ra de sa­lir de es­tas cir­cuns­tan­cias tan di­fí­ci­les. Es muy im­por­tan­te el afe­rrar­se a la par­te es­pi­ri­tual y a la fa­mi­lia, pues tus pa­dres son las per­so­nas que nun­ca que­rrán un mal pa­ra ti. Se tra­ta de mos­trar que hay un mun­do más allá de una re­la­ción y que va­le­mos por lo que so­mos co­mo mu­je­res, por los valores que nos ca­rac­te­ri­zan y por nues­tros sue­ños y pro­yec­tos».

«En los ca­sos de vio­len­cia con­tra la mu­jer no es bueno ca­llar ni al­cahue­tear. Co­mo víc­ti­mas es nor­mal sen­tir una pér­di­da de la au­to­es­ti­ma, pe­ro siem­pre es im­por­tan­te de­nun­ciar lo que ocu­rre. En mi mo­men­to las­ti­mo­sa­men­te no lo hi­ce. Sin em­bar­go, hoy las le­yes es­tán cam­bian­do y es­tán brin­dan­do un apo­yo in­con­di­cio­nal a la mu­jer con he­rra­mien­tas efi­ca­ces».

«Las mu­je­res so­mos ca­pa­ces de en­fren­tar cual­quier si­tua­ción. So­mos lu­cha­do­ras, in­te­li­gen­tes e in­no­va­do­ras. Pien­so que de­be­mos apo­yar­nos más en­tre no­so­tras. Es im­po­si­ble des­co­no­cer que se­gui­mos ro­dea­dos de una so­cie­dad ma­chis­ta que es­tá evo­lu­cio­nan­do. So­mos ca­pa­ces de trans­for­mar la so­cie­dad y de des­ta­car­nos en im­por­tan­tes ac­ti­vi­da­des».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.