No le dé la es­pal­da do­lor al y adop­te nue­vos há­bi­tos

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fotos Shut­ters­tock

La es­pal­da, co­no­ci­da co­mo la par­te pos­te­rior del cuer­po hu­mano, que abar­ca des­de los hom­bros has­ta la cin­tu­ra y que pro­te­ge la co­lum­na ver­te­bral, es una de las zo­nas que me­re­ce ma­yor aten­ción aun­que cier­tos há­bi­tos nos ha­gan pa­sar­lo por al­to. El pio­ne­ro del mé­to­do ma­so­prác­ti­ca re­cons­truc­ti­va, Est­ha­nedh Mot­ta, ma­ni­fies­ta que la co­lum­na se di­vi­de en lum­ba­res, to­rá­ci­cas y cer­vi­ca­les, pe­ro a la vez es un so­lo ór­gano que ac­túa a be­ne­fi­cio de ca­da per­so­na, se adap­ta al tra­ba­jo que reali­ce­mos y a las ano­ma­lías que ten­gan el hue­so sa­cro y los co­xa­les (es­tos com­po­nen la ca­de­ra).

“Es im­por­tan­te exa­mi­nar la es­pal­da, por­que a tra­vés de ella po­de­mos de­ter­mi­nar las de­fi­cien­cias que pue­de lle­gar a te­ner la ca­de­ra de una per­so­na, por ejem­plo. Cui­dar­la es pri­mor­dial y po­ner aten­ción a los cam­bios que pre­sen­te se­rá esen­cial, así co­mo dar­le un con­fort adop­tan­do una bue­na pos­tu­ra al ca­mi­nar, al sen­tar­se y al le­van­tar­se, en­tre otros”, ex­pli­ca Mot­ta.

Agre­ga que un error que so­le­mos co­me­ter es res­pon­sa­bi­li­zar la si­lla y el col­chón, en­tre otros, al pre­sen­tar mo­les­tias en es­ta zo­na del cuer­po. Pe­ro, “lo cier­to es que en oca­sio­nes no exis­te una vi­sua­li­za­ción cla­ra del es­ta­do de la es­pal­da, así que se des­co­no­ce la for­ma de có­mo tra­tar­la”. Re­sal­ta que a tra­vés de la ma­so­prác­ti­ca re­cons­truc­ti­va se pue­de de­ter­mi­nar los cam­bios que ha su­fri­do a me­di­da que ha pa­sa­do el tiem­po, pa­ra lue­go to­mar me­di­das que per­mi­tan con­tra­rres­tar do­len­cias o com­pli­ca­cio­nes.

Por otro la­do, el or­to­pe­dis­ta Juan Gross­mann ma­ni­fies­ta que la co­lum­na ver­te­bral es la es­truc­tu­ra que nos sos­tie­ne, nos ayu­da a ges­tio­nar nues­tro equi­li­brio y cen­tro de gra­ve­dad. Ade­más, su es­truc­tu­ra ósea, las vér­te­bras con to­dos

sus com­po­nen­tes anató­mi­cos pro­te­gen la mé­du­la es­pi­nal.

Un cui­da­do esen­cial pa­ra Mot­ta es pre­ser­var la bio­me­tría de la es­pal­da, con el fin de que ha­ya una bue­na bio­me­cá­ni­ca. Re­sal­ta que “si se prac­ti­ca al­gún de­por­te, es vi­tal sa­ber si el cuer­po es­tá con­di­cio­na­do pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos que re­quie­re la ac­ti­vi­dad”, de mo­do que la eva­lua­ción de la es­pal­da re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra de­ter­mi­nar qué ti­po de mo­vi­mien­tos o tra­ba­jo dia­rio po­de­mos lle­gar a rea­li­zar. Ten­ga en cuen­ta que hay di­fe­ren­tes ti­pos de es­que­le­tos se­gún la anato­mía y la al­tu­ra, por ejem­plo, así que no to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos la mis­ma es­pal­da. Así lo afir­ma el ex­per­to Mot­ta, quien ase­gu­ra que iden­ti­fi­car­la per­mi­te que evi­te­mos mo­vi­mien­tos que pue­dan per­ju­di­car­la.

“De ni­ño so­mos so­me­ti­dos a al­gu­nas si­tua­cio­nes que pue­den com­pro­me­ter la es­pal­da. Por ejem­plo, cuan­do el par­to es muy for­za­do, cuan­do las per­so­nas acos­tum­bran a ti­rar a sus hi­jos al ai­re, cuan­do son so­me­ti­dos a que ca­mi­nen a eda­des tem­pra­nas, y pro­por­cio­nar­le un es­fuer­zo in­ne­ce­sa­rio, sue­le per­ju­di­car y por es­to po­de­mos pre­sen­tar cier­tas di­fi­cul­ta­des cuan­do nos desa­rro­lla­mos. No obs­tan­te, el cuer­po hu­mano es re­sis­ten­te y no to­dos su­fren ano­ma­lías al ser in­fan­tes. Aho­ra, cuan­do cre­ce­mos, si te­ne­mos gus­tos orien­ta­dos ha­cia el de­por­te y no te­ne­mos una bue­na orien­ta­ción pue­den pre­sen­tar­se des­via­cio­nes en la co­lum­na ver­te­bral. En la edad adul­ta, cuan­do no con­ta­mos con el tiem­po pa­ra prac­ti­car de­por­te, es­to tam­bién pue­de in­ci­dir en la co­lum­na ver­te­bral”.

Juan Gross­mann re­sal­ta que no cui­dar nues­tra es­pal­da pue­de traer pro­ble­mas a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo. Des­de con­trac­tu­ras mus­cu­la­res ge­ne­ra­das en los múscu­los que se co­nec­tan con la co­lum­na, has­ta pro­ble­mas con los dis­cos in­ter­ver­te­bra­les que son co­mo al­moha­di­llas si­tua­das en­tre las vér­te­bras, que dan amor­ti­gua­ción y ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to a nues­tra co­lum­na. Tam­bién po­dría pre­sen­tar her­nia dis­cal, que es cuan­do el con­te­ni­do del dis­co in­ter­ver­te­bral por al­gu­na cau­sa sa­le de su con­ti­nen­te y ge­ne­ra do­lor y pe­lliz­ca­mien­tos de los ner­vios que sa­len de la co­lum­na ha­cia los miem­bros su­pe­rio­res e in­fe­rio­res. La ar­tro­sis tam­bién po­dría pre­sen­tar­se, que es el des­gas­te pro­gre­si­vo de las vér­te­bras, ha­cién­do­las más frá­gi­les, en­tre otras ano­ma­lías.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que con­ser­var una ma­la pos­tu­ra pue­de ge­ne­rar a lar­go pla­zo pa­to­lo­gías se­ve­ras.

AL CA­MI­NAR. Pa­ra rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad de for­ma co­rrec­ta los pies de­ben si­tuar­se mi­ran­do ha­cia ade­lan­te, dan­do pa­sos so­bre una lí­nea ima­gi­na­ria. Los pa­sos de­ben caer en el ta­lón y des­pe­gar en pun­ta.

AL BAI­LAR. Pa­ra rea­li­zar cual­quier bai­le no ol­vi­de con­ser­var la ca­de­ra en su cen­tro. “Los dos he­mis­fe­rios de­re­cho e iz­quier­do de­ben tra­ba­jar en con­jun­to y así el desa­rro­llo de los múscu­los y ten­do­nes se re­la­ja­rán”.

EN EL TRA­BA­JO. Usar si­llas er­go­nó­mi­cas es lo acon­se­ja­ble. La for­ma co­rrec­ta de le­van­tar­se de es­ta “es ha­cer la primera fuer­za en con­jun­to con la ca­de­ra y pier­nas, sin aga­rrar­se de sus ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res”.

MÁS CUI­DA­DOS. El ex­per­to Mot­ta se­ña­la que la ma­ne­ra co­rrec­ta de dor­mir es en for­ma fetal, ya sea de la­do de­re­cho o iz­quier­do, pe­ro nun­ca bo­ca aba­jo.

EN MU­JE­RES. Es ideal usar un bra­sier que cui­de la po­si­ción de la es­pal­da. Por otro la­do, evi­te col­cho­nes de ba­ja den­si­dad, es­tos tien­den a des­aco­mo­dar el hue­so sa­cro que so­por­ta la es­pal­da.

EN NI­ÑOS. Los es­pe­cia­lis­tas des­ta­can que pa­ra los ni­ños re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble adop­tar un cal­za­do que va­ya acor­de al pie, así co­mo la ves­ti­men­ta. Tam­po­co pue­den te­ner tra­to brus­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.