¿Es útil la te­ra­pia de pa­re­ja?

Miercoles - - Intimidad & Amor - Por Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

De­bo con­fe­sar que des­pués de va­rias dé­ca­das de tra­ba­jar en te­ra­pia de pa­re­jas he oí­do esa pre­gun­ta mu­chí­si­mas ve­ces, y la res­pues­ta es sí. En el 80% de los ca­sos, la te­ra­pia de pa­re­ja lo­gra res­tau­rar y for­ta­le­cer el víncu­lo de las pa­re­jas. En es­tos ca­sos se sal­va el ma­tri­mo­nio.

En el 20% res­tan­te, la te­ra­pia de pa­re­ja ayu­da a vi­vir un divorcio ci­vi­li­za­do, con el me­nor da­ño po­si­ble a los miem­bros de la fa­mi­lia. Por es­to, du­ran­te la se­pa­ra­ción, y en los 6 me­ses lue­go del divorcio, es muy im­por­tan­te la ayu­da pro­fe­sio­nal, so­bre to­do si hay hi­jos pe­que­ños.

La te­ra­pia de pa­re­ja pue­de ini­ciar­se con la per­so­na que más es­tá su­frien­do por la cri­sis con­yu­gal o con am­bos miem­bros de la pa­re­ja. En nues­tra cul­tu­ra ma­chis­ta es muy co­mún que la te­ra­pia de pa­re­ja se ini­cie so­lo con la asis­ten­cia de la mu­jer a las ci­tas ini­cia­les, pe­ro lue­go el te­ra­peu­ta em­plea al­gu­na de las mu­chas es­tra­te­gias que exis­ten pa­ra in­vo­lu­crar al ma­ri­do re­nuen­te al tra­ta­mien­to. Al fi­nal el es­po­so ter­mi­na vin­cu­lán­do­se

al pro­ce­so te­ra­péu­ti­co. Igual que ocu­rre con los hi­jos dro­ga­dic­tos, pri­me­ro de­ben asis­tir los pa­dres y lue­go, du­ran­te el pro­ce­so, el hi­jo ter­mi­na­ra in­vo­lu­crán­do­se en la re­cu­pe­ra­ción.

La te­ra­pia de pa­re­ja, en­tre otras co­sas, ge­ne­ral­men­te bus­ca: Apren­der a co­mu­ni­car­se de ma­ne­ra más cons­truc­ti­va.

Apren­der a re­sol­ver y ne­go­ciar los con­flic­tos.

Re­fle­xio­nar y sa­ber uti­li­zar ade­cua­da­men­te las in­fluen­cias del pa­sa­do.

En­ten­der có­mo los va­lo­res fa­mi­lia­res, la cul­tu­ra y el es­ti­lo de vi­da afec­tan la re­la­ción de pa­re­ja.

Ma­ne­jar ade­cua­da­men­te emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos co­mo la ira, el re­sen­ti­mien­to, la cul­pa y los te­mo­res.

Los pro­ble­mas que con más fre­cuen­cia ame­ri­tan par­ti­ci­par en un pro­ce­so te­ra­péu­ti­co de pa­re­ja son: Au­sen­cia de con­fian­za. Ce­los.

Cho­ques y pe­leas fre­cuen­tes. Con­flic­tos con los fa­mi­lia­res de la pa­re­ja.

Ma­la co­mu­ni­ca­ción.

Mal­tra­to emo­cio­nal y vio­len­cia fí­si­ca. In­fi­de­li­dad (del es­po­so o la es­po­sa). In­sa­tis­fac­ción por la vi­da se­xual. Pe­leas por los di­fe­ren­tes es­ti­los de criar a los hi­jos.

El te­ra­peu­ta de pa­re­ja no da con­se­jos ni se­ña­la lo que se de­be ha­cer, por ejem­plo, se­pa­rar­se o no. En la te­ra­pia de pa­re­ja se asig­nan ta­reas pa­ra que los cón­yu­ges apren­dan a to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes. Y sean ellos los que de­ci­dan.

Es­tas ta­reas tam­bién ayu­dan a que los miem­bros de la pa­re­ja desa­rro­llen el má­xi­mo de su po­ten­cial pa­ra po­der vi­vir en ar­mo­nía y fe­li­ces. For­ta­le­cer la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sar­se, me­jo­rar la co­la­bo­ra­ción en­tre los cón­yu­ges o apren­der a ex­pre­sar el amor en for­ma más ade­cua­da, po­drían ser ejem­plos de es­ta par­te de la te­ra­pia de pa­re­ja.

Los ejer­ci­cios te­ra­péu­ti­cos tam­bién ayu­dan a apren­der a dis­mi­nuir y con­tro­lar las fa­ce­tas ne­ga­ti­vas de ca­da uno de los cón­yu­ges. Por ejem­plo, me­jo­rar el con­trol de la ra­bia, eli­mi­nar los blo­queos se­xua­les, li­mar as­pe­re­zas con la fa­mi­lia del cón­yu­ge o apren­der a con­tro­lar las ten­ta­cio­nes se­xua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.