Sep­tiem­bre de Amor y Amis­tad

Miercoles - - Mi Terapia De Pareja - Por Frauky Ji­mé­nez Ma­zo www.mi­te­ra­pia­de­pa­re­ja.com Twit­ter: @Frauky Ins­ta­gram: Frauk­y_Ji­mé­nez Lin­ke­din: Frauky Ji­mé­nez Lí­nea Na­cio­nal: 3112098845

Hay ami­gos pa­ra to­da la vida, pe­ro tam­bién es nor­mal per­der amis­ta­des. Es­to se da por di­fe­ren­tes mo­ti­vos co­mo los ma­los en­ten­di­dos y el cam­bio en los in­tere­ses o pla­nes de vida.

Pa­ra El psi­có­lo­go Carl Ro­gers, las amis­ta­des de­ben ser sa­nas, au­tén­ti­cas cor­dia­les, em­pá­ti­cas y con bue­na dis­po­si­ción.

Pa­ra Bu­da, las bue­nas amis­ta­des se per­fi­lan así; pri­me­ro, el ayu­dan­te que te pro­te­ge cuan­do eres vul­ne­ra­ble; se­gun­do, el per­du­ra­ble al que le pue­des con­tar to­dos tus se­cre­tos y te los guar­da­rá, nun­ca te aban­do­na­rá; ter­ce­ro, el men­tor que no per­mi­ti­rá que co­me­tas ac­tos im­pu­ros y te guia­rá en las bue­nas ac­cio­nes y cuar­to, el em­pá­ti­co en­tien­de tus sen­ti­mien­tos tris­tes y ale­gres, no per­mi­te que na­die ha­ble mal de ti.

Aho­ra bien, hoy se ha­bla de mu­chos ti­pos de ami­gos. Los que acuer­dan ser ami­gos con de­re­chos se­xua­les, la re­gla es no enamo­rar­se. Los ami­gos vir­tua­les con el que te­ne­mos re­la­ción úni­ca­men­te a tra­vés de in­ter­net, es­tos ami­gos se co­no­cen tra­vés de vi­deo­jue­gos on­li­ne (aun­que exis­ten otras vías, co­mo fo­ros, chats y re­des so­cia­les), los ami­gos su­per­fi­cia­les, con ellos po­de­mos ha­blar y te­ner ra­tos agra­da­bles, sin ir más allá. Los ami­gos de la in­fan­cia es una de las amis­ta­des más in­des­truc­ti­bles y sin­ce­ras que exis­ten. Ami­gos fies­te­ros, que se apun­tan a to­das las fies­tas po­si­bles, son idea­les pa­ra dis­fru­tar.

Por otro la­do es­tán los ami­gos tó­xi­cos. Son ami­gos que te me­ten en pro­ble­mas, o po­drían con­su­mir dro­gas, tie­nen ma­las cos­tum­bres, te ha­cen sen­tir mal sin dar­se cuen­ta. Son los que ge­ne­ral­men­te tu ma­má te di­ce: “ese ami­go no te con­vie­ne”.

Hay ami­gos nar­ci­sis­tas, usan el des­pre­cio y el des­pres­ti­gio ha­cia los de­más co­mo he­rra­mien­ta pa­ra sen­tir­se su­pe­rio­res. Es me­jor ale­jar­se de ellos.

En cuan­to al amor, ce­le­bra de for­ma es­pe­cial con de­ta­lles, por­que el amor lo ali­men­tan los de­ta­lles, ter­nu­ra, com­pren­sión y ca­ri­ño, se cons­tru­ye por eta­pas, mo­men­tos. So­lo es po­si­ble sos­te­ner el amor cuan­do son dos quie­nes lo ali­men­tan.

Me gus­to el tí­tu­lo del li­bro del Pa­dre Li­ne­ro, Si es­tás enamo­ra­do no te ca­ses, y es que el enamo­ra­mien­to es una atrac­ción al co­mien­zo irre­sis­ti­ble, cu­ya in­ten­si­dad de­cli­na con el tiem­po. El amor, por el con­tra­rio, pue­de ir cre­cien­do con el pa­so de los años e im­pli­ca un ti­po di­fe­ren­te de co­ne­xión que in­clu­ye cri­sis, ale­ja­mien­tos y acer­ca­mien­tos, a pe­sar de los cua­les los pro­ta­go­nis­tas de­ci­den nue­va­men­te es­tar jun­tos, es un sen­ti­mien­to que se vi­ve a tra­vés de los la­zos que ca­da pa­re­ja es ca­paz de cons­truir con el pa­so del tiem­po.

De no ha­ber di­fe­ren­cias o cri­sis en el amor, se­gu­ra­men­te la re­la­ción se es­tá lle­van­do con la di­ná­mi­ca de uno de los dos su­mi­so; es de­cir, que no de­fien­de su po­si­ción, y la otra par­te siem­pre de­ci­de y or­de­na.

Ce­le­bre­mos es­te mes, es­ta fe­cha es la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­unir­nos, con­sen­tir­nos y di­ver­tir­nos.

“El amor co­mo el ca­fé de­be ser fuer­te, ca­lien­te y a dia­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.