¿Qué ha­cer en una re­la­ción pro­ble­mas con

de adic­cio­nes?

Miercoles - - Tendenciasrelación - Fo­tos Tex­to Sha­ron Ka­lil Shut­ters­tock

ons­truir una re­la­ción de pa­re­ja pue­de lle­gar a ser uno de los re­tos más gran­des, di­fí­ci­les y an­he­la­dos en la vi­da. Aun así es más com­ple­jo tra­tar de man­te­ner un la­zo afec­ti­vo con una per­so­na que es adic­ta a las dro­gas o al al­cohol.

Ha­ce unos días el mun­do del hip hop se re­vo­lu­cio­nó al co­no­cer que el ra­pe­ro, can­tan­te y pro­duc­tor dis­co­grá­fi­co es­ta­dou­ni­den­se Mac Mi­ller fa­lle­ció apa­ren­te­men­te de so­bre­do­sis a sus 26 años. Pre­ci­sa­men­te es­ta adic­ción a las dro­gas fue una de las ra­zo­nes por la que su re­la­ción, de más de dos años, con la tam­bién ar­tis­ta Aria­na Gran­de ter­mi­nó unos me­ses atrás.

“No soy ni­ñe­ra ni ma­dre, y nin­gu­na mu­jer de­be­ría sen­tir que de­be ser­lo. Me he preo­cu­pa­do por él y lo he apo­ya­do pa­ra que es­té so­brio. He re­za­do por su equi­li­brio du­ran­te años (y siem­pre lo ha­ré, por su­pues­to) pe­ro aver­gon­zar/cul­par a las mu­je­res por la in­ca­pa­ci­dad de un hom­bre pa­ra man­te­ner su m **** a en or­den es un pro­ble­ma ma­yor”, ase­gu­ró Aria­na en ma­yo, al ser se­ña­la­da por va­rios fans de Mi­ller des­pués de su rup­tu­ra.

La can­tan­te re­sal­tó en el mis­mo es­cri­to, sin dar de­ta­lles, que es­ta fue una re­la­ción di­fí­cil y “tó­xi­ca”. Ade­más, ase­gu­ró que iba a se­guir an­he­lan­do que Mi­ller re­sol­vie­ra to­do.

Así co­mo es­tos ar­tis­tas, mu­chas per­so­nas se en­fren­tan a re­la­cio­nes de es­te ti­po que, in­clu­so, pue­den aten­tar con­tra su pro­pio bie­nes­tar.

Pa­ra la psi­có­lo­ga de pa­re­ja, Ma­ría Bro­che­ro, el adic­to ge­ne­ral­men­te tie­ne una pre­sen­cia fí­si­ca en la pa­re­ja pe­ro no emo­cio­nal. “La adic­ción que tie­ne (dro­gas al­cohol u otros) se con­vier­te en el cen­tro de su vi­da, es­to lle­va a que no se vi­sua­li­ce con otra per­so­na y no dé to­do lo que re­quie­re una vi­da en pa­re­ja: amor, apo­yo, cui­da­do, es­cu­cha, con­vi­ven­cia, res­pe­to, cui­da­dos, com­pa­ñía, et­cé­te­ra”, apun­tó la ex­per­ta.

Así pues, Bro­che­ro afir­mó que las per­so­nas pue­den ayu­dar a su pa­re­ja es­ta­ble­cien­do lí­mi­tes, pos­tu­ras fir­mes que lle­ven a rom­per las ma­ni­pu­la­cio­nes y las men­ti­ras; re­cha­zan­do pro­me­sas que ex­pre­sen una ma­ne­ra de pos­po­ner el su­fri­mien­to; no ejer­cien­do con­trol en el otro (pues es­to sig­ni­fi­ca­ría per­der su pro­pia vi­da); y no so­bre­pro­te­gién­do­lo.

Pa­ra la psi­có­lo­ga Ma­ría Eu­ge­nia Reá­ti­ga Her­nán­dez, el diá­lo­go es muy im­por­tan­te a la ho­ra de acom­pa­ñar a una per­so­na que tie­ne al­gu­na con­di­ción. “Se re­quie­re mu­cha for­ta­le­za, es­tar en con­tac­to con uno mis­mo, va­lo­rar has­ta qué pun­to el pro­ble­ma hie­re el amor pro­pio

y las pro­pias fuer­zas. Tam­bién se de­be re­fle­xio­nar pro­fun­da­men­te so­bre el la­zo que une, si es de­pen­den­cia in­sa­na, si es de­bi­li­dad o si hay real­men­te un amor sano y ge­nuino”.

Bro­che­ro agre­gó que es im­por­tan­te que se ten­ga con­cien­cia de la adic­ción de la otra per­so­na pa­ra po­der ma­ne­jar­la, pues el adic­to ca­da tiem­po que pa­sa de­pen­de más de lo que con­su­me y tam­bién se vuel­ve de­pen­dien­te de su pa­re­ja, cons­tru­yen­do una co­de­pen­den­cia don­de jus­ti­fi­ca ca­da ac­ción equi­vo­ca­da o sus au­sen­cias en el ho­gar y con los hi­jos.

“Co­mien­za a de­pen­der de su pa­re­ja pa­ra so­bre­vi­vir con su adic­ción. De igual mo­do, las ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les no sa­tis­fe­chas pa­ra con su pa­re­ja son sus­ti­tui­das en la de­di­ca­ción a cui­dar­lo, des­per­tan­do esa ne­ce­si­dad de pro­tec­ción. La lle­va a creer que la ama y de esa ma­ne­ra sa­tis­fa­ce la ne­ce­si­dad de co­ne­xión, in­ti­mi­dad y aten­ción”, di­jo.

La ex­per­ta ase­gu­ró que la de­pen­den­cia no es amor sino un víncu­lo afec­ti­vo in­sano y des­truc­ti­vo pa­ra la re­la­ción. Es­to per­mi­te que el adic­to si­ga sien­do adic­to, que ne­ce­si­te de ese víncu­lo. A su vez la pa­re­ja tam­bién ne­ce­si­ta­rá sal­var­lo. Sin em­bar­go, en úl­ti­mas, la re­cu­pe­ra­ción so­lo de­pen­de de su vo­lun­tad y las ga­nas de re­cu­pe­rar­se.

Por su par­te, Reá­ti­ga co­men­tó que es­tas con­di­cio­nes co­mo la dro­ga­dic­ción aten­tan con­tra la in­te­gri­dad, bie­nes­tar y equi­li­brio de los dos im­pli­ca­dos. “Una per­so­na al dar­se cuen­ta que su pa­re­ja no quie­re ayu­dar­se de­be exa­mi­nar­se a sí mis­ma, sin au­to­en­ga­ños pa­ra sa­ber qué es lo que real­men­te la une a es­ta y así to­mar una de­ci­sión”.

Por úl­ti­mo, las es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en de­cir que es im­por­tan­te que la pa­re­ja co­noz­ca y acep­te que la adi­ción es una en­fer­me­dad, y es ne­ce­sa­rio ma­ne­jar­la de esa ma­ne­ra: bus­can­do una red de apo­yo mé­di­ca y fa­mi­liar pa­ra que el adic­to se dé cuen­ta que es­tá en­fer­mo y ne­ce­si­ta ser ayu­da­do, pues su pa­re­ja no es la per­so­na que lo cam­bia­rá.

La adic­ción ha­ce que las per­so­nas no den to­do lo que re­quie­re una vi­da en pa­re­ja: amor, apo­yo, cui­da­do y es­cu­cha, se­gún los es­pe­cia­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.