Con­se­jos bá­si­cos pa­ra pro­te­ger su au­di­ción

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Sha­ron Ka­lil Fo­tos Shutterstock

Si es de las per­so­nas que sien­te in­to­le­ran­cia por los rui­dos o pi­de cons­tan­te­men­te que le re­pi­tan una ora­ción, pue­de que su pro­ble­ma es­té re­la­cio­na­do con la pér­di­da de au­di­ción o hi­poa­cu­sia. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, al­guien su­fre pér­di­da de au­di­ción cuan­do no es ca­paz de oír tan bien co­mo una per­so­na cu­yo sen­ti­do del oí­do es nor­mal, es de­cir, cu­yo um­bral de au­di­ción en am­bos oí­dos es igual o su­pe­rior a 25 dB.

“Más del 5% de la po­bla­ción mun­dial (466 mi­llo­nes de per­so­nas) pa­de­ce pér­di­da de au­di­ción dis­ca­pa­ci­tan­te (432 mi­llo­nes de adul­tos y 34 mi­llo­nes de ni­ños)”, di­jo el men­cio­na­do or­ga­nis­mo.

Ca­be des­ta­car que la hi­poa­cu­sia pue­de ir des­de un gra­do ca­si in­dec­tec­ta­ble has­ta el uno de dis­ca­pa­ci­dad, ge­ne­ran­do así un quie­bre en las re­la­cio­nes del pa­cien­te con su entorno, se­gún ex­pli­có la es­pe­cia­lis­ta en oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía Kelly Aten­cia Bueno.

“El sis­te­ma au­di­ti­vo es muy com­ple­jo, pues no so­lo de­pen­de de las es­truc­tu­ras au­di­ti­vas per se (por sí mis­mo) sino que ne­ce­si­ta del per­fec­to fun­cio­na­mien­to de otros sis­te­mas aso­cia­dos co­mo son el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, sis­te­ma vas­cu­lar, in­mu­no­ló­gi­co, ge­né­ti­co, me­ta­bó­li­co y en­do­crino. De allí que las cau­sas de pér­di­das au­di­ti­vas sean tan am­plias”, agre­gó.

Pre­ci­sa­men­te las cau­sas de la pér­di­da de au­di­ción y sor­de­ra se pue­den

di­vi­dir en dos ca­te­go­rías: con­gé­ni­tas y ad­qui­ri­das. “Las pri­me­ras de­ter­mi­nan la pér­di­da de au­di­ción en el mo­men­to del nacimiento o po­co des­pués. Las cau­sas ad­qui­ri­das pue­den pro­vo­car la pér­di­da de au­di­ción a cual­quier edad y pue­den tra­tar­se de al­gu­nas en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, por ejem­plo la me­nin­gi­tis, el sa­ram­pión y la pa­ro­ti­di­tis”, di­jo Jo­se­fi­ta Mar­ce­les Sal­ga­do, fo­no­au­dió­lo­ga y di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca del cen­tro au­dio­ló­gi­co Te Oi­go.

Tam­bién co­men­tó que al­gu­nos há­bi­tos y ac­cio­nes –co­mo la ex­po­si­ción al rui­do ex­ce­si­vo, por ejem­plo, el de una ma­qui­na­ria rui­do­sa o la mú­si­ca a un vo­lu­men muy al­to; así co­mo otros rui­dos fuer­tes, co­mo dis­pa­ros o ex­plo­sio­nes– pue­den de­te­rio­rar la au­di­ción.

“Un há­bi­to que es muy fre­cuen­te y per­ju­di­ca la au­di­ción de las per­so­nas es la ma­ni­pu­la­ción del con­duc­to au­di­ti­vo con co­pi­tos y otros ob­je­tos, cau­san­do la pro­duc­ción de un ta­pón ce­ru­mi­no­so en el ter­cio in­terno del con­duc­to, ade­más de la­ce­ra­cio­nes que pue­den in­fec­tar pos­te­rior­men­te la piel que ro­dea el con­duc­to, cau­san­do cie­rre del mis­mo, pér­di­da au­di­ti­va y otal­gias (do­lo­res de oí­dos) muy in­ten­sos”, ex­pli­có Aten­cia.

Ade­más de es­to, el uso per­ma­nen­te de au­dí­fo­nos con al­to vo­lu­men cau­sa un de­te­rio­ro gra­dual y per­ma­nen­te en la có­clea, ór­gano au­di­ti­vo en el que se en­cuen­tran cé­lu­las ci­lia­das, es­pe­cia­li­za­das en la par­te au­di­ti­va.

Ten­ga en cuen­ta que los tra­ba­jos u ofi­cios que más afec­tan la sa­lud au­di­ti­va son la ma­ni­pu­la­ción de quí­mi­cos co­mo sol­ven­tes, fun­gi­ci­das, ga­so­li­na, etc., de­bi­do a que pue­den ge­ne­rar oto­xi­ci­dad (Efec­to en la au­di­ción y el equilibrio) en el oí­do de la per­so­na. Tam­bién los fun­cio­na­rios en cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to vial, que no usan la de­bi­da pro­tec­ción, son propensos a es­ta in­ca­pa­ci­dad de es­cu­cha.

“Se pue­den per­ju­di­car los mú­si­cos por no te­ner pro­tec­ción au­di­ti­va; los bu­zos por un po­si­ble ba­ro­trau­ma (le­sión cau­sa­da por el cam­bio de pre­sión en el ai­re o agua); los ven­de­do­res am­bu­lan­tes por su ex­po­si­ción e in­clu­so los con­duc­to­res por los al­tos niveles de rui­do en el trá­fi­co”, di­jo Jo­se­fi­ta Mar­ce­les.

Aho­ra bien, la pér­di­da au­di­ti­va ge­ne­ral­men­te se ma­ni­fies­ta en la apa­ri­ción de tin­ni­tus (zum­bi­do en los oí­dos) de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te y pro­gre­si­va; con la in­to­le­ran­cia a los rui­dos lla­ma­da al­gia­cu­sia, que es un ti­po de fa­ti­ga au­di­ti­va por ex­po­si­ción a los mis­mos; cuan­do se ajus­ta el vo­lu­men de la te­le­vi­sión; y cuan­do se pi­de que re­pi­tan las ora­cio­nes en una con­ver­sa­ción.

“Si pa­de­ces al­gu­nos de es­tas se­ña­les es ne­ce­sa­rio rea­li­zar re­po­so au­di­ti­vo y ha­cer es­tu­dios au­dio­ló­gi­cos pa­ra cons­ta­tar la pér­di­da au­di­ti­va, la cual pue­de ser re­ver­si­ble e irre­ver­si­ble se­gún el da­ño cau­sa­do a nues­tro ór­gano au­di­ti­vo”, ase­gu­ró la es­pe­cia­lis­ta Kelly Aten­cia.

Así mis­mo, siem­pre se de­be con­sul­tar con el es­pe­cia­lis­ta al per­ci­bir al­gún tras­torno re­la­cio­na­do con el oí­do, aun­que se con­si­de­re le­ve, pues pue­de es­tar su­gi­rien­do al­gu­na pa­to­lo­gía de ma­yor com­ple­ji­dad.

Más del 5% de la po­bla­ción mun­dial pa­de­ce pér­di­da de au­di­ción dis­ca­pa­ci­tan­te, se­gún la OMS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.