La fe­li­ci­dad, el ar­ma del bie­nes­tar

Miercoles - - Vive La Vida Con Siad Char - Por Siad Char siad­char@hot­mail.com Ins­tra­gram: @siad­cha­r_o­fi­cial Twit­ter: @siad­char Snap­chat: Siad­char

Man­te­ner un buen es­ta­do de sa­lud no es só­lo ir al mé­di­co fre­cuen­te­men­te, ha­cer­se che­queos, exá­me­nes y se­guir co­mien­do to­do lo que se nos cru­za por el fren­te. Tam­po­co lle­var una vi­da se­den­ta­ria sim­ple­men­te por­que ve­mos que el pe­so que te­ne­mos es­tá bien y no “ne­ce­si­ta­mos” ejer­ci­tar­nos. Te­ner un buen es­ta­do de sa­lud no es ser con­for­mis­ta y so­lo de­cir: “no es­toy gor­do”.

Nues­tro cuer­po al igual que nues­tra sa­lud ne­ce­si­ta de no­so­tros, ne­ce­si­ta un po­co de con­sen­ti­mien­to y por eso de­be­mos ser cons­cien­tes de lo que ha­ce­mos y de lo que de­ja­mos de ha­cer. Ser sano sig­ni­fi­ca cui­dar­nos, evi­tar las co­sas que nos ha­cen da­ño y au­men­tar las que nos ayu­dan o fa­vo­re­cen. No se tra­ta de te­ner un buen es­ta­do fí­si­co, de ver­se bien en el es­pe­jo, la sa­lud va por fue­ra y tam­bién va por den­tro. Pa­ra man­te­ner­se bien no hay que ma­qui­llar al­go que es­tá da­ña­do des­de aden­tro, al con­tra­rio, hay que cu­rar des­de aden­tro lo que es­tá mal pa­ra que es­to se re­fle­je por fue­ra. Acá tie­nen al­gu­nos consejos pa­ra man­te­ner su bie­nes­tar: Se­guir una die­ta ba­lan­cea­da, man­te­ner­se ac­ti­vo, des­can­sar, dor­mir, co­no­cer­se y acep­tar­se, de­mos­trar los sen­ti­mien­tos, te­ner ami­gos, ayu­dar y pe­dir ayu­da, to­mar po­co al­cohol, son­reír y ha­cer reír.

Se­guir una die­ta ba­lan­cea­da no sig­ni­fi­ca evi­tar por com­ple­to dul­ces, ha­ri­nas y gra­sas. No es con­su­mir exa­ge­ra­da­men­te pro­teí­na. Re­co­de­mos que to­do en ex­ce­so es ma­lo. Una die­ta ba­lan­cea­da in­clu­ye un po­co de to­do. La co­mi­da es la ga­so­li­na que le po­ne­mos a nues­tro or­ga­nis­mo. Co­mer bien no es úni­ca­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner el pe­so ideal, es im­por­tan­te pa­ra ver­nos bien, pe­ro tam­bién pa­ra man­te­ner un buen es­ta­do de sa­lud. La co­mi­da que con­su­mi­mos se re­fle­ja en to­do nues­tro cuer­po, por fue­ra y por den­tro.

De­be­mos man­te­ner­nos ac­ti­vos. No te­ne­mos que ser aman­tes del ejer­ci­cio pa­ra ha­cer­lo. Con ca­mi­nar un par de ve­ces a la se­ma­na, evi­tar los ase­so­res al­gu­nos días y pre­fe­rir su­bir una es­ca­le­ra, eso es man­te­ner­nos ac­ti­vos. No só­lo el cuer­po de­be es­tar ac­ti­vo tam­bién la men­te. Te­ner un pro­yec­to en el que que­re­mos tra­ba­jar, es­cri­bir, leer o hasta ver una se­rie ocu­pa nues­tra men­te y la man­tie­ne ac­ti­va.

No to­do es tra­ba­jo en la vi­da. Sí, tra­ba­jar es ne­ce­sa­rio, pe­ro de­be­mos cui­dar nues­tra sa­lud y así co­mo le exi­gi­mos al cuer­po tam­bién de­be­mos re­tri­buir­le y dar­le un des­can­so pa­ra re­car­gar pi­las. Re­cor­de­mos que el cuer­po es co­mo una má­qui­na y si no la apa­ga­mos se pue­de fun­dir.

To­dos dor­mi­mos pe­ro, ¿dor­mi­mos bien? Dor­mir no es acos­tar­se en la ca­ma con el ce­lu­lar al la­do y des­per­tar­nos ca­da vez que es­te sue­na. Pa­ra dor­mir bien de­be­mos apa­gar to­dos los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos o cual­quier co­sa que pue­da lla­mar nues­tra aten­ción. Pre­fe­ri­ble­men­te de­be­mos dor­mir en un cuar­to os­cu­ro, sin luz o te­le­vi­sor en­cen­di­do.

Na­die me­jor que no­so­tros pa­ra co­no­cer nues­tro cuer­po, nues­tras for­ta­le­zas, nues­tras de­bi­li­da­des, nues­tras prio­ri­da­des y preo­cu­pa­cio­nes. To­dos so­mos dis­tin­tos y no po­de­mos se­guir­nos por los de­más o por lo que ellos pien­san que so­mos, qué de­be­mos y qué no de­be­mos ha­cer. Te­ne­mos que acep­tar­nos co­mo so­mos, for­ta­le­cer ca­da una de nues­tras for­ta­le­zas y tra­ba­jar en nues­tras de­bi­li­da­des pa­ra con­ver­tir­las en ar­mas que nos den fuer­za y mo­ti­va­ción.

Mu­chas ve­ces ten­de­mos a es­con­der nues­tros sen­ti­mien­tos. So­mos te­me­ro­sos a la ho­ra de de­mos­trar lo que sen­ti­mos. Al­gu­nos pre­fe­ri­mos es­con­der­nos a llo­rar en vez de ha­cer­lo fren­te a los de­más. En el mo­men­to en el que sen­ti­mos que de­be­mos reír lo de­be­mos ha­cer, y en el mo­men­to en el que sen­ti­mos que es ne­ce­sa­rio llo­rar, tam­bién lo de­be­mos ha­cer. Eso no es ma­lo ni te ha­ce me­nos o más fuer­te.

Los ami­gos son la fa­mi­lia que no­so­tros es­co­ge­mos. Nues­tra fa­mi­lia ya es­tá de­fi­ni­da des­de an­tes de na­cer, pe­ro te­ner ami­gos es ex­pan­dir esa fa­mi­lia que ya te­ne­mos. Es crear una red de apo­yo, com­pro­mi­so y so­li­da­ri­dad. Los ami­gos son co­mo una plan­ta, hay que re­gar­la pa­ra que siem­pre es­té be­lla.

No hay que te­mer a pe­dir ayu­da. En el mo­men­to en el que sien­tas que ne­ce­si­tas de al­guien pa­ra al­go, cuén­ta­lo. En­tre va­rios es mu­cho más fá­cil en­con­trar so­lu­cio­nes. No te de­be dar pe­na pe­dir ayu­da, to­dos en al­gún mo­men­to la he­mos o la va­mos a ne­ce­si­tar. Cuan­do al­guien lle­gue don­de ti a pe­dir­te ayu­da, si es­tá en tus ma­nos haz­lo. No hay na­da más sa­tis­fac­to­rio que sen­tir que co­la­bo­ras­te.

El al­cohol es eu­fo­ri­zan­te de­pre­si­vo. Con­su­mir­lo en ex­ce­so pue­de cau­sar de­pre­sión o an­sie­dad. El ex­ce­so de al­cohol afec­ta las fun­cio­nes ce­re­bra­les.

Na­da más lin­do que la son­ri­sa. Ver son­reír a al­guien ale­gra a to­dos los que es­tán al­re­de­dor. La son­ri­sa y la ale­gría se con­ta­gian fá­cil­men­te. Sé en­ton­ces esa luz que lle­ga pa­ra sa­car las son­ri­sas de to­dos. Que siem­pre ten­gas una ca­ra ama­ble, po­si­ti­va y enér­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.