La lu­cha so­cial con­tra el mal­tra­to ani­mal

Miercoles - - Tendencias - Tex­to Sha­ron Ka­lil Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

En las ca­lles de Ba­rran­qui­lla se pue­de ob­ser­var a la gen­te ca­mi­nan­do de un la­do a otro con ra­pi­dez, per­so­nas es­ta­cio­na­das a la es­pe­ra de su me­dio de trans­por­te y pues­tos de co­mi­da re­ple­tos de clien­tes. Así mis­mo, es co­mún ver a pe­que­ños ani­ma­les, mas­co­tas o ‘me­jo­res ami­gos del hom­bre’ deam­bu­lar en bus­ca de ali­men­tos y re­fu­gio.

Una gran par­te de es­tos ani­ma­les de ca­lle, en su es­ta­do so­li­ta­rio, se en­fren­tan en su re­co­rri­do a cien­tos de ame­na­zas na­tu­ra­les, pe­ro tam­bién a la in­di­fe­ren­cia de mu­chas per­so­nas. Es por eso que con el pa­sar de los años han sur­gi­do fun­da­cio­nes, vo­lun­ta­ria­dos, cam­pa­ñas y bri­ga­das en pro de las mas­co­tas y, a su vez, en la lu­cha con­tra el mal­tra­to ani­mal.

Uno de es­tos es­pa­cios so­cia­les es Ani­mar, di­ri­gi­do por la ba­rran­qui­lle­ra Sil­via Pu­ma­re­jo, que des­de ha­ce un año y me­dio co­la­bo­ra con el res­ca­te y re- ha­bi­li­ta­ción de ani­ma­les de ca­lle. “Los ani­ma­les no pue­den so­bre­vi­vir por sí so­los sino que ne­ce­si­tan la aten­ción del ser hu­mano. Ha ha­bi­do una in­di­fe­ren­cia muy gran­de a tra­vés de los años que se ha vuel­to un pro­ble­ma so­cial y cul­tu­ral, y se tra­du­ce en una po­bla­ción de ani­ma­les que se re­pro­du­cen a un rit­mo des­con­tro­la­do”, men­cio­nó Pu­ma­re­jo.

Agre­gó que los ani­ma­les son se­res sin­tien­tes, por lo que el ser hu­mano de­be ad­qui­rir cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad

Lue­go de res­ca­tar a las mas­co­tas, las or­ga­ni­za­cio­nes se en­car­gan de re­ubi­car­los en ho­ga­res res­pon­sa­bles y com­pro­me­ti­dos con su bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.