Ma­ría A. Ven­goe­cha,

la fuer­za del Atlán­ti­co en Car­ta­ge­na

Miercoles - - Portada -

Las hue­llas que de­jan en los hi­jos las pe­leas de pa­re­ja

Cua­tro ves­ti­dos de no­via pa­ra des­ta­car en 2018

Apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra te­ner or­den y con­trol a la ho­ra de em­pren­der

Asus 20 años, Ma­ría Ale­jan­dra Ven­goe­chea tie­ne cla­ro que Ba­rran­qui­lla y el Atlán­ti­co son te­rri­to­rios “pa­ra cre­cer”. Su se­gu­ri­dad, per­so­na­li­dad es­pon­tá­nea y de­ter­mi­na­ción la lle­va­ron el pa­sa­do 19 de ma­yo a con­quis­tar la co­ro­na de Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co 2018-2019. Aho­ra, su ob­je­ti­vo es uno so­lo: con­ver­tir­se en la pró­xi­ma so­be­ra­na de los co­lom­bia­nos en la ve­la­da del Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za que se ce­le­bra­rá el 12 de no­viem­bre en la ciu­dad de Car­ta­ge­na.

Pe­se ha­ber na­ci­do en la ca­pi­tal de Bo­lí­var, ase­gu­ra que se crió en Ba­rran­qui­lla, la ciu­dad na­tal de su pa­dre. Es es­tu­dian­te de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad del Nor­te e in­clu­so se ha desem­pe­ña­do co­mo pro­fe­so­ra de ba­llet.

Es­ta ex­pe­rien­cia no so­lo se ha con­ver­ti­do pa­ra Ma­ría Ale­jan­dra en una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to per­so­nal, sino tam­bién pa­ra re­sal­tar el sa­bor ca­ri­be,

las ri­que­zas na­tu­ra­les y “la uni­dad de la gen­te” en el Atlán­ti­co.

A con­ti­nua­ción, la rei­na de los atlan­ti­cen­ses nos cuen­ta a tra­vés de al­gu­nas frases su his­to­ria y al­gu­nos as­pec­tos de su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

«Re­cuer­do que cuan­do es­ta­ba con­cur­san­do pa­ra Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co yo sen­tía que era una opor­tu­ni­dad pa­ra ser más segura de mi mis­ma y pa­ra apren­der mu­cho. Pe­ro cuan­do se acer­ca­ba el con­cur­so yo em­pe­cé a sen­tir unas ga­nas in­con­tro­la­bles de ga­nar. Sen­tí mu­cha más mo­ti­va­ción y ga­nas por par­ti­ci­par en las obras so­cia­les. Lo vi­sua­li­za­ba, una téc­ni­ca que siem­pre uso pa­ra lo­grar mis ob­je­ti­vos».

«Cuan­do es­cu­ché mi nom­bre, co­mo ga­na­do­ra del con­cur­so Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co, lo pri­me­ro que hi­ce fue agra­de­cer a Dios y pen­sar que to­do el es­fuer­zo va­lió la pe­na. Me di cuen­ta que ese era el lu­gar en el que yo te­nía que es­tar y que el pro­ce­so que vi­ví fue tal y co­mo de­bía ser. Siem­pre me ca­rac­te­ri­cé por ser una mu­jer tran­qui­la, que nun­ca dis­cu­tió con sus com­pa­ñe­ras y que vi­vió la ex­pe­rien­cia con se­re­ni­dad, amor y ale­gría».

«Co­mo Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co he vi­vi­do un pro­ce­so de mu­chos cam­bios. Pa­ra ser una bue­na in­fluen­cia, ser mu­jer ejem­plar y trans­mi­tir men­sa­jes po­si­ti­vos, uno de­be tam­bién te­ner un pro­ce­so per­so­nal. Aho­ra cuan­do lle­go a un lu­gar, las per­so­nas quie­ren co­no­cer­me y ha­blar con­mi­go. Eso es lo que más me lle­na el co­ra­zón, ver que es­toy ha­cien­do fe­liz a las per­so­nas de mi de­par­ta­men­to y que ellos se ven re­fle­ja­dos en mí».

«Pa­ra el Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za me he pre­pa­ra­do con cla­ses de fo­gueo pe­rio­dís­ti­co, pa­sa­re­la, ta­lle­res de coa­ching, ma­qui­lla­je, de em­pren­di­mien­to y cla­ses de in­glés y fran­cés. Pe­ro yo pien­so que más que to­do la pre­pa­ra­ción de­be ser in­ter­na, se tra­ta de te­ner un com­pro­mi­so y la idea no es imi­tar a na­die ni de­cir lo que te di­cen que di­gas. Se tra­ta de en­con­trar y atra­par to­do lo bueno que te en­se­ñan».

«Las atlan­ti­cen­ses nos ca­rac­te­ri­za­mos por ser es­pon­tá­neas, úni­cas y au­tén­ti­cas. Yo di­ría que mi se­llo per­so­nal es siem­pre te­ner la me­jor ac­ti­tud en ca­da com­pro­mi­so, ver el la­do po­si­ti­vo de las si­tua­cio­nes, pues vi­vi­mos en la ac­tua­li­dad en un mun­do que sue­le op­tar por el la­do ne­ga­ti­vo».

«Una vez lo­gre la co­ro­na de Se­ño­ri­ta Co­lom­bia me gus­ta­ría en­fo­car mi com­pro­mi­so social a los ni­ños. Co­mo ya he ve­ni­do tra­ba­jan­do con ellos, sien­to una gran afi­ni­dad. Me gus­ta­ría po­der con­tri­buir al desa­rro­llo de te­rri­to­rios que ne­ce­si­ten mi ayu­da y brin­dar­les días di­fe­ren­tes, ex­pe­rien­cias co­mo un día de bai­le o can­to pa­ra que ellos pue­dan desa­rro­llar ta­len­tos. Es de­jar una en­se­ñan­za y brin­dar­les he­rra­mien­tas pa­ra que pue­dan sa­lir ade­lan­te. En un fu­tu­ro me gus­ta­ría crear una fun­da­ción en el sec­tor de Las Ta­bli­tas, en el mu­ni­ci­pio de San­to To­más».

«El en­can­to de los rei­na­dos no ra­di­ca en que una can­di­da­ta sea bo­ni­ta. To­das te­ne­mos be­lle­zas dis­tin­tas. Lo que ver­da­de­ra­men­te ha­ce a una mu­jer rei­na es lo que trans­mi­te a las de­más per­so­nas, es una ca­rac­te­rís­ti­ca di­fe­ren­cia­do­ra que le co­mu­ni­ca al ju­ra­do que es una mu­jer pre­pa­ra­da y segura. Siem­pre se ha bus­ca­do a una mu­jer que sea en­tre­ga­da al pú­bli­co, por­que ser rei­na es te­ner la vo­ca­ción de vi­vir pa­ra los de­más».

Tex­to: Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­laMu­ri­lloP Fotos: Andrés Rei­na A. Asis­ten­cia de fo­to­gra­fía: Liss Bri­to Ma­qui­lla­je: Yu­ruany Fle­ming Ves­ti­dos de ba­ño: Leo­ni­sa Agra­de­ci­mien­tos: Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.