Los ni­ños, los más afec­ta­dos pa­re­ja

en los pro­ble­mas de

Miercoles - - Relaciones - Tex­to Sha­ron Ka­lil Fotos Shut­ters­tock

l en­torno y las si­tua­cio­nes que se per­ci­ben son fun­da­men­ta­les en una per­so­na pa­ra que pue­da desa­rro­llar­se de una ma­ne­ra ade­cua­da en la so­cie­dad y ten­ga bie­nes­tar en su vi­da.

De es­ta ma­ne­ra, si en su in­fan­cia se ve ex­pues­to a un ‘ho­gar tó­xi­co’, en el que sus pa­dres se co­mu­ni­can a tra­vés de las pe­leas y agre­sio­nes, se­gún ex­pli­có la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Frauky Ji­mé­nez, es­ta per­so­na po­dría su­frir pro­ble­mas de sue­ño, an­sie­dad y de­pre­sión.

“A los ni­ños, de cual­quier edad, les asus­ta mu­cho ver dis­cu­tir a sus pa­dres. Las pe­leas los ha­cen sen­tir in­se­gu­ros, ner­vio­sos o tris­tes. Tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño y se des­pier­tan a me­nu­do por la no­che. Son ha­bi­tua­les las re­gre­sio­nes a eta­pas an­te­rio­res, adop­tan­do com­por­ta­mien­tos que ya te­nían su­pe­ra­dos, co­mo ori­nar­se en la ca­ma o chu­par­se el de­do. Ade­más, po­drían pre­sen­tar de­sa­jus­tes con la co­mi­da”, di­jo.

Ten­ga en cuen­ta que, cuan­to más pro­lon­ga­da es la ex­po­si­ción a la agre­sión, ma­yor es la di­fi­cul­tad de los ni­ños pa­ra re­gu­lar sus pro­pias emo­cio­nes de tris­te­za, aban­dono y mie­do.

La psi­có­lo­ga Mart­ha Ramírez Acos­ta afir­ma que los ni­ños al pre­sen­ciar dispu­tas en­tre sus pa­dres que­dan con una “hue­lla muy pro­fun­da en su me­mo­ria (…) la agre­sión en­tre los pa­dres mol­dea ne­ga­ti­va­men­te la res­pues­ta emo­cio­nal de los hi­jos. En ese ca­so, los me­no­res apren­den que la agre­sión es la res­pues­ta nor­mal o la for­ma de afron­tar los con­flic­tos”.

Aho­ra bien, los ni­ños me­no­res de diez años pue­den te­ner pro­ble­mas de aten­ción, mos­trar­se agre­si­vos o hi­per­ac­ti­vos en el co­le­gio, ma­ni­fes­tar de­sin­te­rés, ais­lar­se por com­ple­to o desa­rro­llar una per­so­na­li­dad ner­vio­sa y mie­do­sa.

“Los me­no­res de 6 me­ses sue­len per­ci­bir cuan­do al­go an­da mal en la re­la­ción de sus pa­dres por lo que pue­den ex­pe­ri­men­tar cam­bios fi­sio­ló­gi­cos, co­mo un au­men­to de la ten­sión ar­te­rial, la fre­cuen­cia car­dia­ca y las hor­mo­nas del es­trés. Los jó­ve­nes ma­yo­res de 10 años ana­li­zan có­mo se so­lu­cio­nan los pro­ble­mas: si hay en­ten­di­mien­to, si hay fal­tas de res­pe­to, si se de­ja al otro con la pa­la­bra en la bo­ca, si hay con­tac­to vi­sual, si se gol­pean, hu­mi­llan o in­sul­tan”, di­jo Ji­mé­nez.

Por otra par­te, al­gu­nas pe­leas de pa­re­ja pue­den ser per­ci­bi­das co­mo nor­ma­les por par­te de los in­vo­lu­cra­dos pe­ro, por el con­tra­rio, pa­ra un me­nor de edad pue­den lle­gar a ser un de­to­nan­te del mie­do e in­tran­qui­li­dad por un po­si­ble aban­dono.

“Mu­chas ve­ces los pa­dres, an­te una si­tua­ción es­tre­san­te, no son ca­pa­ces de con­tro­lar­se o de evi­tar dis­cu­tir fren­te a sus hi­jos. Es im­por­tan­te tran­qui­li­zar­se y co­mu­ni­car­le a los ni­ños si la dis­cu­sión es pa­sa­je­ra y, en ca­so de que sea así, ex­pli­car que a ve­ces se pue­de dis­cu­tir, pe­ro eso no quie­re de­cir que los pa­dres de­jen de que­rer­se o de que­rer­lo. En mu­chos ca­sos en ne­ce­sa­rio pe­dir­le dis­cul­pas a los hi­jos por el mal ra­to que la si­tua­ción ge­ne­ró”, ex­pre­só Ramírez.

La psi­có­lo­ga Ji­mé­nez con­cuer­da en que la co­mu­ni­ca­ción con los hi­jos es el re­cur­so más va­lio­so que se tie­ne en es­tos ca­sos. “Si la si­tua­ción en ca­sa ya es caó­ti­ca y las dis­cu­sio­nes tie­nen un com­po­nen­te de agre­sión al­to: en don­de se evi­den­cia gol­pes, gri­tos y gro­se­rías, tal vez, es con­ve­nien­te bus­car la ayu­da de un es­pe­cia­lis­ta”.

En ca­so de que la ex­po­si­ción de las agre­sio­nes de los pa­dres sea al­ta en fre­cuen­cia, du­ra­ción e in­ten­si­dad, al­guno de los miem­bros de la fa­mi­lia de­be de­nun­ciar la si­tua­ción, “pues el me­nor es­tá sien­do mal­tra­ta­do emo­cio­nal y psi­co­ló­gi­ca­men­te”.

Así pues, las es­pe­cia­lis­tas re­sal­tan que pa­ra te­ner un en­torno en el que los más pe­que­ños del ho­gar se sien­tan que­ri­dos, ama­dos y re­fu­gia­dos se de­be con­tar con au­to­con­trol a la ho­ra de ex­pre­sar al­gu­na in­con­for­mi­dad a la pa­re­ja, ya que de es­ta ma­ne­ra no ha­brá agre­sio­nes y se le po­drá ga­ran­ti­zar a los ni­ños una vi­da adul­ta sa­na.

In­se­gu­ri­dad, de­pre­sión, an­sie­dad y agre­si­vi­dad son al­gu­nas con­se­cuen­cias que de­ja en los ni­ños pre­sen­ciar una dis­cu­sión de pa­re­ja.

Es ne­ce­sa­rio pe­dir­les dis­cul­pas a los ni­ños de la ca­sa por ha­ber pre­sen­cia­do una dis­cu­sión, se­gún la psi­có­lo­ga Mart­ha Ramírez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.