La co­rrec­ta higiene fa­cial

que com­pe­te a to­dos

Miercoles - - Belleza - Tex­to Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Fotos Shut­ters­tock

Lim­piar nuestro ros­tro es una de las prác­ti­cas más im­por­tan­tes de la higiene y el aseo per­so­nal. Ade­más, se con­fi­gu­ra co­mo la ta­rea que de­be­mos prac­ti­car a dia­rio, ya que to­do el tiem­po es­ta­mos ex­pues­tos a agen­tes no­ci­vos del me­dioam­bien­te y la con­ta­mi­na­ción.

Por lo an­te­rior, la cos­mia­tra Da­ne­ris Cas­ti­llo se­ña­la que es vi­tal crear una ru­ti­na de lim­pie­za en la piel de la ca­ra, so­bre to­do a la ho­ra de dor­mir. Agre­ga que no re­ti­rar las im­pu­re­zas y to­xi­nas de la piel ha­ce que el pro­ce­so de re­pa­ra­ción ce­lu­lar en es­ta zo­na del cuer­po no se desa­rro­lle de for­ma co­rrec­ta.

“La re­pa­ra­ción ce­lu­lar ini­cia apro­xi­ma­da­men­te en­tre las 11:00 de la no­che has­ta las 4:00 de la ma­ña­na, jus­to cuan­do se ace­le­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea y se in­cre­men­ta la oxi­ge­na­ción; de mo­do que de­jar de la­do la lim­pie­za obs­ta­cu­li­za el pro­ce­so”.

Por su par­te, la cos­mia­tra Ka­rem Fe­ris ex­pli­ca que una piel lim­pia es una piel sa­na, así que cual­quier per­so­na, sea de cu­tis se­co, mix­to, gra­so o con ten­den­cia ac­néi­ca, de­be te­ner una bue­na lim­pie­za fa­cial y una bue­na ru­ti­na de hi­dra­ta­ción. Es­to evi­ta­rá que no ha­ya ta­po­na­mien­tos en los po­ros y en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

“La ru­ti­na de­be es­tar ba­sa­da en asear­se la ca­ra to­das las no­ches con un

pro­duc­to lim­pia­dor, pre­fe­ri­ble­men­te en gel. Lue­go en­jua­gar­la con abun­dan­te agua, apli­car­le agua de ro­sas, que eli­mi­na im­pu­re­zas y ac­túa co­mo tó­ni­co, y más tar­de un­tar­le un pro­duc­to hi­dra­tan­te, sin im­por­tar el ti­po de piel de la per­so­na”.

Aho­ra bien, pa­ra ele­gir el pro­duc­to hi­dra­tan­te, Fe­ris di­ce que será ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta el ti­po de piel. Por ejem­plo, en el ca­so de la piel se­ca y mix­ta con ten­den­cia a se­ca lo me­jor es usar cre­mas o emul­sio­nes. Si es gra­sa o mix­ta con ten­den­cia a gra­sa lo ideal es que sea en gel, flui­do o en emul­sión, y si es una piel ac­néi­ca lo acon­se­ja­ble es em­plear un pro­duc­to en gel.

“Si al­guien pre­sen­ta pro­ble­mas de ac­né o se so­me­te a al­gún tra­ta­mien­to que con­tra­rres­te di­chas afec­cio­nes, es im­por­tan­te que so­lo use, adi­cio­nal a su ru­ti­na de higiene fa­cial dia­ria, los pro­duc­tos que el es­pe­cia­lis­ta de la piel le in­di­que (...) ten­ga en cuen­ta que al­gu­nas vi­ta­mi­nas C so­lo pue­den em­plear­se en ho­ras de la no­che, así co­mo los pro­duc­tos que se en­car­gan de ce­rrar los po­ros, ya que al te­ner con­tac­to con el sol pue­den ge­ne­rar fo­to­sen­si­bi­li­dad y, a su vez, man­chas en la piel”.

Por otro la­do, pa­ra Cas­ti­llo un buen cui­da­do de la piel, tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res, in­clu­ye cua­tro pa­sos im­por­tan­tes e irrem­pla­za­bles. El pri­me­ro es lim­piar, se­gun­do to­ni­fi­car, ter­ce­ro cui­dar y el úl­ti­mo pro­te­ger.

Pa­ra lim­piar acon­se­ja em­plear le­ches, emul­sio­nes, cre­mas de lim­pie­za y al­gu­nos pro­duc­tos que ofre­cen una com­bi­na­ción 3 en 1, por ejem­plo, las lo­cio­nes mi­ce­la­res. Es­te primer pa­so es ne­ce­sa­rio pa­ra re­ti­rar las im­pu­re­zas. Al to­ni­fi­car re­co­mien­da el uso de tó­ni­cos. “En es­te pa­so eli­mi­na­re­mos los ras­tros del lim­pia­dor, re­fres­ca­re­mos la der­mis y al tiem­po le de­vol­ve­re­mos su Ph na­tu­ral”.

En el pa­so del cui­da­do re­sul­tan esen­cia­les los sue­ros o con­cen­tra­dos, pues son pro­duc­tos con al­ta con­cen­tra­ción de in­gre­dien­tes ac­ti­vos. Su uso de­be ha­cer­se di­rec­ta­men­te en la piel re­cién lim­pia. Y si es en el día, por úl­ti­mo será im­por­tan­te re­cu­rrir a un blo­quea­dor so­lar, ya que es­te se en­car­ga­rá de pro­te­ger la ca­ra de los ra­yos UV.

“La piel siem­pre es­ta­rá ex­pues­ta a los ra­yos ul­tra­vio­le­tas y es es­ta la prin­ci­pal cau­sa de en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel. Tam­bién se ha­bla de la ru­ti­na de do­ble lim­pie­za, cu­yo fin per­mi­te que en las no­ches ten­ga­mos una piel ra­dian­te y sa­na. Con­sis­te bá­si­ca­men­te en usar dos ti­pos de lim­pia­do­res: le­ches, sue­ros o cre­mas que re­ti­ren el ma­qui­lla­je, en el ca­so de la mu­jer, y lue­go un sus­ti­tu­to del ja­bón que qui­te los re­si­duos de pro­duc­tos apli­ca­dos en el día”.

Dis­tin­tas cos­mia­tras con­sul­ta­das coin­ci­den en que la higiene fa­cial eli­mi­na im­pu­re­zas que se acu­mu­lan en el ros­tro.

Se­pa que... El acei­te de co­co, se­gún la cos­mea­tra Ka­rem Fe­ris, es efec­ti­vo pa­ra des­ma­qui­llar el área de los ojos. Co­mo tip pa­ra el hom­bre, men­cio­na que al afei­tar­se la sá­bi­la po­dría re­em­pla­zar la cre­ma pa­ra afei­tar, pues re­ge­ne­ra, re­vi­ta­li­za y es al­ta­men­te ci­ca­tri­zan­te.

Otros con­se­jos. Usar agua de arroz o agua de ro­sas pa­ra lim­piar y to­ni­fi­car la piel es acer­ta­do. Pa­ra ex­fo­liar y re­ti­rar las cé­lu­las muer­tas lo ideal es mez­clar ca­fé con un po­co de miel de abe­jas y apli­car en el ros­tro. Es­ta pre­pa­ra­ción tam­bién hi­dra­ta y le da bri­llo a la piel.

Un tip. Fe­ris ase­gu­ra que apli­car mas­ca­ri­llas na­tu­ra­les una vez a la se­ma­na es lo co­rrec­to. Acon­se­ja rea­li­zar una a ba­se de ave­na mo­li­da, acei­te de co­co, piz­ca de cúr­cu­ma y un po­co de miel de abe­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.