En bus­ca

de la esen­cia

Miercoles - - Vive La Vida Con Siad Char - Por Siad Char siad­char@hot­mail.com Ins­tra­gram: @siad­cha­r_o­fi­cial Twit­ter: @siad­char Snap­chat: Siad­char

Úl­ti­ma­men­te he­mos vis­to co­mo en to­dos los cam­pos, la mo­da, la be­lle­za, las ten­den­cias etc, he­mos ido de­jan­do atrás po­co a po­co los pro­to­ti­pos de una mu­jer exa­ge­ra­da­men­te ma­qui­lla­da, en al­tos ta­co­nes, con ci­ru­gías plás­ti­cas, pa­ra ver aho­ra ca­da vez más a una mu­jer de­li­ca­da, na­tu­ral, con po­co ma­qui­lla­je, en tenis o cual­quier ti­po de za­pa­tos, me­nos ci­ru­gías no­to­rias y se­nos más pe­que­ños.

To­do apun­ta a que­rer ver una mu­jer más na­tu­ral, más real, me­nos pro­du­ci­da y más tran­qui­la. Mos­trar la be­lle­za de la mu­jer tal co­mo es, sin exa­ge­ra­cio­nes ni tan­tas ayu­das. Apren­der apre­ciar lo que te­ne­mos y re­sal­tar­lo, sen­tir­nos or­gu­llo­sas de lo que so­mos y de­mos­trar­lo con se­gu­ri­dad, es la con­sig­na.

En cuan­to al ma­qui­lla­je pa­ra el dia­rio, las mu­je­res op­tan por de­jar a un la­do las ba­ses que han si­do des­pla­za­das por la BB Cream o CC Cream, que dan un po­co de co­lor pe­ro real­zan el bri­llo na­tu­ral de la piel y la ha­ce ver sa­lu­da­ble. Un po­co de blush en las me­ji­llas y pes­ta­ñi­na. Los to­nos nu­de en los la­bios si­guen pre­sen­te. Quie­nes no les gus­ta mu­cho el bri­llo en el ros­tro usan un po­co de pol­vo com­pac­to y lis­to. Es un ma­qui­lla­je na­tu­ral, con el que siem­pre te vas a ver de­li­ca­da. Los ma­qui­lla­jes pa­ra fies­tas han op­ta­do por el bri­llo de la mano de la na­tu­ra­li­dad, uti­li­zan­do co­lo­res tie­rra, y cam­bian­do los to­nos os­cu­ros por el bri­llo.

La ten­den­cia en za­pa­tos ba­jos ca­da vez es más fuer­te. Los tenis lle­van ya un po­co más de un año man­dan­do la pa­ra­da y ahí si­guen. Los mu­les, esos za­pa­tos ce­rra­dos ade­lan­te y abier­tos atrás sin ta­cos, to­tal­men­te ba­ji­tos son los pre­fe­ri­dos por mu­chas, tan­to que las ca­sas de mo­da del mun­do y las mar­cas, to­das, tan­to gran­des co­mo pe­que­ñas, se han vis­to obli­ga­das a ofre­cer una op­ción de es­te ti­po de za­pa­tos. Las mu­je­res es­tán pre­fi­rien­do la co­mo­di­dad. Sin du­da, le han qui­ta­do es­pa­cio a los ta­co­nes ba­jos de uno, dos o tres cen­tí­me­tros.

Las bi­lle­te­ras gran­des son co­sas del pa­sa­do, lo úni­co ver­da­de­ra­men­te ne­ce­sa­rio es lo que es­ta­mos pre­fi­rien­do car­gar, por eso los tar­je­te­ros es­tán de mo­da y han de­ja­do atrás las bi­lle­te­ras. Es­ta co­mo­di­dad va de la man­do de la car­te­ra, y es que las car­te­ras gran­des ca­da vez son me­nos o pa­ra co­sas más es­pe­cia­les, co­mo el tra­ba­jo o los via­jes, de res­to es­ta­mos usan­do car­te­ras más li­via­nas y a ve­ces más pe­que­ñas y pre­fe­ri­ble­men­te cru­za­das pa­ra te­ner las ma­nos li­bres.

Los sué­te­res, o ca­mi­se­tas eran an­tes pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, dor­mir o no sa­lir de ca­sa. Las ca­mi­sas con di­se­ño, en se­da o chi­fón eran las pre­fe­ri­das. Es­to es co­sa de ayer, un pan­ta­lón o una fal­da de bri­llo, ele­gan­te, aho­ra per­fec­ta­men­te ha­cen jue­go con las ca­mi­se­tas có­mo­das.

Ha­ce al­gún tiem­po ha­cer ejer­ci­cio era só­lo pa­ra los fa­ná­ti­cos del fit­ness, po­co a po­co he­mos en­ten­di­do la im­por­tan­cia del ejer­ci­cio, y que si que­re­mos es­tar del­ga­dos no hay que ir en bus­ca de una ci­ru­gía, más bien in­ten­ta­mos pri­me­ro ca­mi­nar, tro­tar, bai­lar, etc. Tam­bién he­mos en­ten­di­do que los do­lo­res del cuer­po se pue­den cu­rar o ma­ne­jar for­ta­le­cien­do los múscu­los con ejer­ci­cio.

La co­mi­da sa­na no es­tá de mo­da, lo que ha pa­sa­do es que es­ta­mos cam­bian­do el chip y que­re­mos me­nos co­lo­ran­tes, pre­ser­va­ti­vos, y men­ti­ras en los ali­men­tos. Que­re­mos con­su­mir co­sas de ver­dad que cre­cen na­tu­ral­men­te y que no nos ha­cen da­ño.

Me­nos in­yec­cio­nes y más cre­mas. Crea­mos que las cre­mas no fun­cio­na­ban y que só­lo lo in­va­si­vo era lo que da­ba re­sul­ta­dos. Ni si­quie­ra nos atre­vi­mos a pro­bar las cre­mas, sim­ple­men­te pre­fe­ri­mos lo fá­cil y rá­pi­do. Aho­ra las cre­mas son ca­da vez me­jo­res y ayudan a des­man­char la piel, evi­tar las arru­gas y me­jo­rar su as­pec­to.

El sol era ama­do… Nos ti­rá­ba­mos a aso­lear ho­ras y en­tre más ro­jos o ca­ne­la es­tu­vié­ra­mos era me­jor, más “lin­do”. No es que el tono de piel bron­cea­da no es­té de mo­da, lo que ha pa­sa­do es que so­mos cons­cien­tes del da­ño que pro­du­ce en nues­tra piel los ra­yos del sol, y por eso lo evi­ta­mos y re­cu­rri­mos a som­bre­ros y has­ta guan­tes pa­ra ma­ne­jar y pro­te­ger nues­tras ma­nos del sol, evi­tan­do las man­chas y pe­cas. El pro­tec­tor so­lar es el me­jor alia­do de una mu­jer!

Pre­fe­ri­mos ser no­so­tras, mos­trar­nos co­mo so­mos y nos in­cli­na­mos por lo que nos ha­ce sen­tir có­mo­das y fe­li­ces a no­so­tras, no a na­die más. Ca­da vez apre­cia­mos más la esen­cia y me­nos los ador­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.