Con­se­jos pa­ra en­fren­tar el es­trés pos­trau­má­ti­co

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Sha­ron Ka­lil Fo­tos Shut­ters­tock

Ha­ce po­co más de una se­ma­na se dio a co­no­cer la no­ti­cia de que un ex sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se ma­tó a 12 per­so­nas en un bar ubi­ca­do en Ca­li­for­nia (EEUU). Pre­sun­ta­men­te, es­te in­di­vi­duo su­fría de un tras­torno lla­ma­do es­trés pos­trau­má­ti­co, se­gún di­je­ron las au­to­ri­da­des del con­da­do de Ven­tu­ra, que ha­bían te­ni­do con­tac­to con él an­tes de­bi­do a su com­por­ta­mien­to “irra­cio­nal”. Aho­ra bien, ¿es­te tras­torno pue­de pro­vo­car ta­les ac­cio­nes? Se­gún el psi­có­lo­go Juan Ma­nuel Le­mus, la res­pues­ta es afir­ma­ti­va. “El tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co (TEPT) lo pue­de te­ner cual­quier per­so­na que ha­ya su­fri- do o pre­sen­cia­do un even­to que sea de pe­li­gro in­mi­nen­te o que sea bas­tan­te im­pac­tan­te. Son even­tos que al­te­ran la vi­da. Al re­vi­vir el epi­so­dio le en­tran ata­ques de pá­ni­co o mo­men­tos en los que pier­de la cons­cien­cia y no con­tro­la los im­pul­sos. Ahí es don­de pue­den su­ce­der even­tos vio­len­tos”.

Por su par­te, la psi­có­lo­ga Te­re Ro­sa­les Ser­je de­fi­ne el es­trés pos­trau­má­ti­co co­mo la res­pues­ta a un tsu­na­mi emo­cio­nal. “Cuan­do las per­so­nas se sien­ten de­ma­sia­do so­bre­pa­sa­das por sus emo­cio­nes, los re­cuer­dos no pue­den trans­for­mar­se en ex­pe­rien­cias que se ver­ba­li­cen de ma­ne­ra neu­tra o na­tu­ral. El te­rror se con­vier­te en una fo­bia a re­cor­dar lo vi­vi­do”.

Ten­ga en cuen­ta que los sín­to­mas sue­len co­men­zar en los tres pri­me­ros me­ses des­pués del in­ci­den­te trau­má­ti­co. “Pa­ra que se con­si­de­re que se tra­ta del tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co, los sín­to­mas de­ben du­rar más de un mes y ser lo su­fi­cien­te­men­te gra­ves co­mo pa­ra in­ter­fe­rir con las re­la­cio­nes o el tra­ba­jo”, re­sal­tó el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Sa­lud Men­tal.

“Cuan­do una per­so­na es­tá te­nien­do una cri­sis no tie­ne cla­ri­dad men­tal, es co­mo si se hu­bie­se apa­ga­do la neo­cor­te­za, área ce­re­bral res­pon­sa­ble de nues­tro ra­zo­na­mien­to. Tam­po­co pue­de ha­cer co­ne­xio­nes emo­cio­na­les por­que blo­quea to­do su sen­tir, en ese ca­so lo úni­co que que­da es la de­fen­sa y ata­que”, ex­pli­có Ro­sa­les.

De­seos de huir, an­sie­dad, fal­ta de res­pi­ra­ción, su­do­ra­ción, pe­sa­di­llas, pér­di­da de in­te­rés en las ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras y pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos so­bre uno mis­mo o el mun­do son otros sín­to­mas que pue­de te­ner una per­so­na que su­fre de TEPT.

Aho­ra bien, pa­ra su­pe­rar es­ta al­te­ra­ción los pro­fe­sio­na­les re­co­mien­dan asis­tir a te­ra­pia con psi­có­lo­gos, psi­quia­tras, en­tre otros es­pe­cia­lis­tas, y con­cuer­dan en que es im­por­tan­te desa­rro­llar in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra so­bre­lle­var una gran cri­sis. “Pa­ra su­pe­rar la si­tua­ción que le ge­ne­ró el trau­ma pue­den te­ner es­tra­te­gias que le per­mi­tan con­tro­lar es­tos epi­so­dios”, di­jo Le­mus.

Los es­pe­cia­lis­tas usan téc­ni­cas co­mo la des­pro­gra­ma­ción de la me­mo­ria ce­lu­lar, li­be­ran­do a las per­so­nas de esos re­cuer­dos y la sen­si­bi­li­za­ción sis­te­má­ti­ca, en­tre otros, pa­ra ayu­dar a la gen­te

El TEPT lo pue­de su­frir cual­quier per­so­na que ha­ya su­fri­do o pre­sen­cia­do un even­to que sea im­pac­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.