Há­bi­tos que le su­man edad al ros­tro

Miercoles - - Belleza - Tex­to Lo­rai­ne Obregón Do­na­do Fo­tos Shut­ters­tock

Tal vez en su ima­gi­na­rio us­ted ten­ga la idea de que las arru­gas apa­re­cen al cum­plir una avan­za­da edad co­mo se­ñal de en­ve­je­ci­mien­to y en gran par­te es­te pen­sa­mien­to es acer­ta­do. Pe­ro lo que tam­bién es cier­to es que en la edad tem­pra­na hay quie­nes adop­ta­mos cier­tos há­bi­tos de for­ma in­co­rrec­ta que mu­chas ve­ces, sin dar­nos cuen­ta, ter­mi­nan per­ju­di­can­do la sa­lud de la piel y, a su vez, ge­ne­ran­do arru­gas pre­ma­tu­ras.

Xi­me­na Pi­ni­lla, der­ma­tó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia ex­pli­ca que la for­ma­ción de arru­gas ocu­rre cuan­do hay rup­tu­ra del co­lá­geno y de la elas­ti­na, dos pro­teí­nas en­car­ga­das de dar tur­gen­cia y elas­ti­ci­dad a la piel.

“La rup­tu­ra de es­tas pro­teí­nas dis­mi­nu­yen la elas­ti­ci­dad y el so­por­te de la piel, ge­ne­ran­do sur­cos o hen­di­du­ras que co­lo­quial­men­te co­no­ce­mos co­mo arru­gas. Ade­más, el pa­so del tiem­po y al­gu­nos fac­to­res a los que nos ex­po­ne­mos re­du­cen otras mo­lé­cu­las de la piel co­mo el áci­do hia­lu­ró­ni­co, lo que con­lle­va a que la hi­dra­ta­ción sea me­nor y se fo­men­ten o em­peo­ren las arru­gas. Así que ex­po­ner­nos al sol sin blo­quea­dor y no cui­dar de for­ma co­rrec­ta la der­mis, en­tre otras prác­ti­cas, oca­sio­nan la rup­tu­ra de di­chas pro­teí­nas”.

Aho­ra bien, aña­de que hay que te­ner en cuen­ta que la apa­ri­ción de las arru­gas tam­bién de­pen­de­rá del ti­po de piel de la per­so­na (blan­ca, mo­re­na o afro­des­cen­dien­te), así co­mo otros ele­men­tos ge­né­ti­cos. Aña­de que hay va­ria­cio­nes con res­pec­to a la ra­za. Por ejem­plo, las pie­les blan­cas cau­cá­si­cas en­ve­je­cen más rápido que las de ra­za ne­gra, por­que la me­la­ni­na (pro­teí­na que da pig­men­to a la piel) pro­te­ge las cé­lu­las de los da­ños in­du­ci­dos por el sol y, por en­de, del da­ño en las pro­teí­nas de la piel.

Por otro la­do, Pi­ni­lla afir­ma que pa­ra con­tra­rres­tar esas mo­les­tas lí­neas en el ros­tro “en el pre­sen­te se ha­bla de que lo ideal es em­pe­zar ru­ti­nas de cui­da­do de la piel des­de la in­fan­cia y re­cu­rrir a pro­ce­di­mien­tos co­mo to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca a fi­na­les de los 20 e ini­cios de los 30”. A su vez re­cal­ca que ele­gir el me­ca­nis­mo co­rrec­to de­pen­de­rá de ca­da pa­cien­te, de mo­do que re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble acu­dir al der­ma­tó­lo­go, pues es quien tie­ne la fa­cul­tad de crear ru­ti­nas y for­mu­lar con­se­jos pa­ra el cui­da­do y pre­ven­ción de las arru­gas.

La cos­mia­tra Ka­rem Fe­ris, por su par­te, men­cio­na que las lí­neas de ex­pre­sión pre­ma­tu­ras tam­bién se dan cuan­do hay una ex­ce­si­va del­ga­dez de la piel. Igual­men­te, ase­gu­ra que el sol es una de las prin­ci­pa­les cau­sas del en­ve­je­ci­mien­to, de mo­do que an­tes de ex­po­ner­se an­te es­te agen­te acon­se­ja usar un blo­quea­dor con pro­tec­ción 60 UVB y UVA. En el ca­so de pa­sar ba­jo el sol por lar­gas ho­ras, lo ideal se­rá vol­ver a apli­car ca­da ho­ra.

Es fun­da­men­tal, se­gún Pi­ni­lla, pres­tar aten­ción al ti­po de piel del pa­cien­te, pues ade­más de per­mi­tir­nos se­lec­cio­nar la pro­tec­ción so­lar, la ru­ti­na de lim­pie­za e hi­dra­ta­ción in­di­vi­dua­li­za­da, die­ta ba­lan­cea­da y ejer­ci­cio, exis­ten pro­ce­di­mien­tos que man­tie­nen la piel lu­mi­no­sa, hi­dra­ta­da, y pre­vie­nen y me­jo­ran las arru­gas en la piel. No ol­vi­de que es­tos, que van des­de mi­cro­der­moa­bra­sio­nes, pee­lings, mi­cro agu­jas, to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, plas­ma rico en pla­que­tas y lá­ser, en­tre otras tec­no­lo­gías, so­lo de­be­rán ser in­di­ca­das de acuer­do con las ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te y rea­li­za­dos por un es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía cer­ti­fi­ca­do.

Agre­ga que te­ner bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios y prac­ti­car ac­ti­vi­dad fí­si­ca be­ne­fi­cia al cuer­po en ge­ne­ral, lo que sue­le re­fle­jar­se en la piel dán­do­le una apa­rien­cia jo­ven y ter­sa.

Por lo an­tes plan­tea­do, lo in­vi­ta­mos a co­no­cer al­gu­nas prác­ti­cas que, “sin que­rer que­rien­do”, rea­li­za­mos y di­rec­ta­men­te nos crean arru­gas. En­cuén­tre­las al ini­cio de es­ta pá­gi­na y to­me car­tas en el asun­to.

Al des­ma­qui­llar­se. La cos­mia­tra Ka­rem Fe­ris men­cio­na que al re­ti­rar el ma­qui­lla­je se de­be rea­li­zar de for­ma es­pe­cí­fi­ca. Pa­ra el área de los ojos re­co­mien­da qui­tar­lo de for­ma cir­cu­lar y pei­nan­do las ce­jas con la ayu­da del acei­te de co­co, de oli­va o acei­te de ar­gán. Pa­ra el res­to del ros­tro se de­be usar un gel lim­pia­dor ha­cien­do mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res.

No te­ner una ru­ti­na de lim­pie­zay cui­da­do de la piel. Las ex­per­tas con­sul­ta­das coin­ci­den en que es vi­tal te­ner una ru­ti­na de lim­pie­za, hi­dra­ta­ción y pro­tec­ción de noche y de día. Lo an­te­rior obe­de­ce a que de es­ta for­ma eli­mi­na­mos im­pu­re­zas, re­si­duos de con­ta­mi­na­ción y ma­qui­lla­je, ya que es­tos a fu­tu­ro pro­du­cen en­ve­je­ci­mien­to en la piel.

La exposición a la luz azul. Los compu­tado­res, las ‘ta­blets’ y los ce­lu­la­res irra­dian la luz azul de la que ca­da vez más se vie­ne ha­blan­do, pues “se ha vis­to que al im­pac­tar so­bre la piel del ros­tro afec­ta y ge­ne­ra de for­ma irre­ver­si­ble las te­mi­bles lí­neas de ex­pre­sión”, así lo afir­ma la der­ma­tó­lo­ga con­sul­ta­da Xi­me­na Pi­ni­lla.

No em­plear o ha­cer uso erra­dodel pro­tec­tor so­lar. Xi­me­na Pi­ni­lla ma­ni­fies­ta que el sol es el prin­ci­pal fac­tor que pro­vo­ca en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro. Si bien sin­te­ti­za la vi­ta­mi­na D en la piel, la exposición pro­lon­ga­da en ho­ras inade­cua­das y sin la de­bi­da pro­tec­ción con­lle­va a da­ños en la piel que se tra­du­cen en la apa­ri­ción de arru­gas y man­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.