¿A tu hi­ja la es­tá mal­tra­tan­do el no­vio?

Miercoles - - Intimidad & Amor - Por José Ma­nuel Gon­zá­lez Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, por lo me­nos tres de ca­da 10 ado­les­cen­tes su­fren vio­len­cia en el no­viaz­go. Por otro la­do, las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran cla­ra­men­te que mu­chas de las mu­je­res que son mal­tra­ta­das du­ran­te el ma­tri­mo­nio vi­vie­ron vio­len­cia en el no­viaz­go.

El no­viaz­go vio­len­to es una re­la­ción de pa­re­ja en don­de una per­so­na tra­ta de con­tro­lar y sen­tir­se su­pe­rior a su com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra. La per­so­na mal­tra­ta­do­ra ge­ne­ral­men­te res­trin­ge los mo­vi­mien­tos o vi­gi­la cons­tan­te­men­te a su pa­re­ja, in­ten­ta ais­lar­la de sus amis­ta­des o fa­mi­lia, la des­va­lo­ri­za o la ha­ce sen­tir­se mal con­si­go mis­ma, tra­ta de cul­par­la por to­do lo que ocu­rre, la obli­ga a ac­tuar en con­tra de sus creen­cias morales o re­li­gio­sas y la abu­sa se­xual­men­te, en­tre otras mu­chas co­sas.

Una de los as­pec­tos que más preo­cu­pa a los ex­per­tos es que al­gu­nas mu­je­res jó­ve­nes per­ci­ben esas ac­cio­nes co­mo se­ña­les de amor. Por ejem­plo, pien­san: “es­ta ce­lo­so por­que me ama intensamente”, o “me lla­ma a ca­da ra­to por­que se preo­cu­pa por mí”, o “me pre­sio­na pa­ra que ten­ga se­xo por­que yo le atrai­go mu­cho”, o “no me de­ja an­dar con mis ami­gas por­que me quie­re tan­to que de­bo ser so­lo pa­ra él”. Se ven nor­ma­les es­tas ideas por­que las fal­sas creen­cias so­bre el amor que cir­cu­lan en nues­tra cul­tu­ra lle­van a creer que los ce­los y el con­flic­to son par­te in­te­gral del ro­man­ce.

La do­mi­na­ción se ex­pre­sa por mu­chos me­dios: él con­tro­la to­do lo que la no­via ha­ce y exi­ge ex­pli­ca­cio­nes. Quie­re sa­ber con lujo de de­ta­lles a dón­de va, dón­de es­tu­vo, con quién se en­con­tró, el tiem­po que per­ma­ne­ce en ca­da lu­gar, etc. Y pa­ra com­pro­bar que no mien­te la lla­ma cons­tan­te­men­te. Re­vi­sa las per­te­nen­cias de la no­via, su ce­lu­lar o co­rreo electrónico pa­ra co­no­cer “la ver­dad”. Vi­gi­la, cri­ti­ca o pre­ten­de que la no­via cam­bie su ma­ne­ra de ves­tir, de pei­nar­se, de ma­qui­llar­se, de ha­blar o de com­por­tar­se. Pre­sio­na pa­ra que ha­ga die­tas. La ha­ce sen­tir me­nos al com­pa­rar­la con otras mu­je­res. Si la no­via le pre­gun­ta o le pi­de al­gu­na ex­pli­ca­ción, se exal­ta, cul­pa con ira a los de­más, pe­ro ja­más res­pon­de por su com­por­ta­mien­to. Co­que­tea con otras per­so­nas de­lan­te de la no­via o en se­cre­to.

Pe­ro qui­zás el ele­men­to más im­por­tan­te es que la no­via su­fre, se le ve tris­te, se le ve llo­rar por los ma­los tra­tos que re­ci­be en su re­la­ción sen­ti­men­tal. A ve­ces es­to lle­va ci­clos de pe­leas y re­con­ci­lia­cio­nes que se pre­sen­tan una y otra vez.

Es ne­ce­sa­rio que los pa­dres es­tén pen­dien­tes y pre­pa­ren a las hi­jas pa­ra que ten­gan cla­ro que el buen tra­to es un ele­men­to im­por­tan­te en las re­la­cio­nes de pa­re­ja. La con­ver­sa­ción abier­ta so­bre las di­fe­ren­tes fa­ce­tas del no­viaz­go, el fo­men­tar ac­ti­tu­des igua­li­ta­rias, pro­por­cio­nar los es­pa­cios pa­ra la re­fle­xión so­bre el res­pe­to en las re­la­cio­nes hu­ma­nas son muy im­por­tan­tes pa­ra pre­ve­nir el mal­tra­to en el no­viaz­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.