Cal­za­do or­to­pé­di­co, una op­ción que ge­ne­ra con­fort

Miercoles - - Salud Y Bienestar - Tex­to Sharon Ka­lil Fo­tos Han­sel Cruz y Shutterstock

Con­fort es uno de los as­pec­tos que la ma­yo­ría de mu­je­res bus­ca sen­tir al ha­cer cual­quier ac­ti­vi­dad. Es así co­mo, por ejem­plo, el cal­za­do se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to de ves­tir fun­da­men­tal pa­ra ge­ne­rar ese an­he­la­do bie­nes­tar ge­ne­ral.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia ma­nual or­to­pé­di­ca, Lei­la Marín Blanco los pies son el ex­tre­mo dis­tal de la ex­tre­mi­dad in­fe­rior que cum­plen en el cuer­po hu­mano tres fun­cio­nes fun­da­men­ta­les: la lo­co­mo­ción, el equi­li­brio, ya que son la ba­se de to­da la es­truc­tu­ra cor­po­ral, y la amor­ti­gua­ción por­que so­por­tan las car­gas que pro­du­ce el pe­so de nues­tro cuer­po y las car­gas ex­ter­nas.

Es así co­mo la elec­ción del cal­za­do es de su­ma im­por­tan­cia, pues se ha con­ver­ti­do en el de­ter­mi­nan­te de la apa­ri­ción o pre­ven­ción de los pro­ble­mas aso­cia­dos al pie, ya que, por ejem­plo, al to­mar la de­ci­sión de usar ta­co­nes muy al­tos “tam­bién es­ta­mos for­zan­do el tra­ba­jo de al­gu­nas es­truc­tu­ras cor­po­ra­les que es­tán no so­lo en el pie sino en zo­nas dis­ta­les”, se­gún Marín.

Aho­ra bien, el cal­za­do or­to­pé­di­co ge­ne­ral­men­te es­tá he­cho con más so­por­te pa­ra con­tro­lar la po­si­ción del ta­lón y la par­te de ade­lan­te del pie con res­pec­to al cuer­po, que otro cal­za­do. Ade­más de­be ser an­cho pa­ra pro­du­cir de es­ta ma­ne­ra más con­fort.

“Los za­pa­tos de­ben te­ner ma­te­ria­les re­sis­ten­tes pe­ro a la vez sua­ves. No pue­den ser rí­gi­dos pues ge­ne­ran do­lor en los pa­cien­tes. Hay di­fe­ren­tes ti­pos pa­ra mu­je­res y hom­bres. En mi opi­nión y ex­pe­rien­cia, los(as) pa­cien­tes que veo en mi con­sul­to­rio los uti­li­zan cuan­do se dan cuen­ta de que no so­por­tan otro ti­po de za­pa­to. Los ha­cen bus­can­do co­mo­di­dad y ali­vio de al­gún ti­po de do­lor”, di­jo el or­to­pe­dis­ta de pie y to­bi­llo Juan Gross­man.

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, se pue­de op­tar pa­ra sen­tir bie­nes­tar al ca­mi­nar por un cal­za­do con una plan­ti­lla per­so­na­li­za­da y con­fec­cio­na­da a la me­di­da, des­pués de un es­tu­dio de la pi­sa­da y de las pre­sio­nes de los pies.

“Pa­ra evi­tar ma­yor can­san­cio se re­co­mien­da usar un za­pa­to que ten­ga las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas: que la sue­la es­té bien su­je­ta y po­sea una bue­na es­ta­bi­li­dad, que la par­te de­lan­te­ra ten­ga pla­ta­for­ma o si es ne­ce­sa­rio que sea un za­pa­to de pla­ta­for­ma, de ca­pe­lla­da abier­ta o, de­pen­dien­do la oca­sión, pun­ta re­don­da ce­rra­da y con es­pa­cio, ya que per­mi­te te­ner los de­dos extendidos”, ase­gu­ró María Al­man­za de la Rosa, pro­fe­sio­nal en cal­za­do y ma­rro­qui­ne­ría, y directora de la com­pa­ñía Al­man­za, que fa­bri­ca cal­za­do con plan­ti­lla er­go­nó­mi­ca he­cha con ma­te­ria­les or­to­pé­di­cos.

Al­man­za tam­bién di­jo que uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes pa­ra te­ner

en cuen­ta es que el cal­za­do es­té fa­bri­ca­do con bue­nos ma­te­ria­les.

Por otra par­te, Mar­ce­la Leo­nor Os­pino Es­co­bar, crea­do­ra de la mar­ca de cal­za­do fe­me­nino per­so­na­li­za­do Mu­llier, di­jo que los ele­men­tos or­to­pé­di­cos más co­no­ci­dos son las plan­ti­llas es­pe­cia­les, las ta­lo­ne­ras de si­li­co­na, los se­pa­ra­do­res pa­ra de­dos en si­li­co­na y los pro­tec­to­res de jua­ne­te.

“Las pri­me­ras ca­rac­te­rís­ti­cas que de­be te­ner un cal­za­do pa­ra no ge­ne­rar can­san­cio o al­gu­na en­fer­me­dad es que de­ben ser có­mo­dos. Tam­bién se de­ben adap­tar al pie de la mu­jer y no el pie al cal­za­do, pa­ra es­to se de­be di­se­ñar con la lon­gi­tud y el an­cho del pie, de es­te mo­do no afec­ta­ra la cir­cu­la­ción ar­te­rial y ve­no­sa”, agre­gó.

Ten­ga en cuen­ta que al usar ta­co­nes muy al­tos o za­pa­tos muy apretados se pue­den ge­ne­rar jua­ne­tes, de­for­mi­da­des de los de­dos, fas­ci­tis plan­tar, ten­di­ni­tis del aqui­les, me­ta­tar­sal­gias, es­guin­ces, pro­ble­mas en las ro­di­llas, ca­de­ras y co­lum­na.

“Es­tas afec­ta­cio­nes se pue­den pre­ve­nir ba­lan­cean­do bien las car­gas al ca­mi­nar, co­no­cien­do tu pi­sa­da y siem­pre bus­can­do la opi­nión de un es­pe­cia­lis­ta en el área”, di­jo el or­to­pe­dis­ta Juan Gross­man.

Los za­pa­tos de­ben te­ner ma­te­ria­les re­sis­ten­tes pe­ro a la vez sua­ves

El cal­za­do or­to­pé­di­co es­tá he­cho con más so­por­te pa­ra con­tro­lar la po­si­ción del ta­lón.

ELE­MEN­TOS OR­TO­PÉ­DI­COS. Las plan­ti­llas es­pe­cia­les, las ta­lo­ne­ras de si­li­co­na, los se­pa­ra­do­res pa­ra de­dos en si­li­co­na y los pro­tec­to­res de jua­ne­te son los ele­men­tos or­to­pé­di­cos más usa­dos. Los con­sul­ta­dos re­co­mien­dan que las per­so­nas se reali­cen un es­tu­dio de pi­sa­da y de pre­sio­nes de los pies con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra de­ter­mi­nar qué ele­men­to es ideal se­gún ca­da con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.