Lle­va tu cin­tu­rón bien pues­to

Miercoles - - Vive La Vida Con Siad Char - Por Siad Char siad­[email protected]­mail.com Ins­tra­gram: @siad­cha­r_o­fi­cial Twit­ter: @siad­char Snap­chat: Siad­char

El cin­tu­rón es una de las pren­das más an­ti­guas y que ha su­pe­ra­do cual­quier ba­rre­ra o ten­den­cia de mo­da. Es ca­si que un ar­ticu­lo obli­ga­do en el cló­set de cual­quier per­so­na. Va­ría en su for­ma, gro­sor, ma­te­rial o ubi­ca­ción en el cuer­po. Pue­de ser a la cin­tu­ra o a la ca­de­ra. Es una pren­da fun­da­men­tal tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res.

La cin­tu­ra es uno de los sím­bo­los del cuer­po fe­me­nino. To­das que­re­mos siem­pre ver la cin­tu­ra per­fec­ta y aun­que al­gu­nas ve­ces la cin­tu­ra va cam­bian­do con los años, po­de­mos acen­tuar­la con pe­que­ños tru­cos apro­ve­chan­do la mo­da.

Los cin­tu­ro­nes a la cin­tu­ra son pie­zas cla­ve que van y vuel­ven en el mun­do de la mo­da. Pa­ra es­te fin de año es­tán en fu­ror. Las ven­ta­jas de uti­li­zar es­te ti­po de cin­tu­ro­nes es que al ajus­tar­se al cuer­po ha­cen lu­cir “cin­tu­ra de avis­pa” y ver el cuer­po co­mo un re­loj de are­na.

Es­tos cin­tu­ro­nes se pue­den uti­li­zar de dis­tin­tas ma­ne­ras. Con pan­ta­lo­nes, shorts o fal­das a la cin­tu­ra y ca­mi­sas en­ca­ja­das. Con ves­ti­dos, o ca­mi­sas lar­gas. En­ci­ma de bla­zers o cár­di­gan. Al mis­mo tiem­po te sir­ve pa­ra dar­le un to­que de co­lor a tu look. Tie­nen la gran vir­tud de ayu­dar a es­ti­li­zar el cuer­po de la mu­jer y a dar­le un to­que de per­so­na­li­dad al atuen­do.

Usar un cin­tu­rón crea un “cen­tro de aten­ción” que es­tá di­ri­gi­do a la zo­na don­de lo es­tas usan­do. Es­to pue­de be­ne­fi­ciar la fi­gu­ra de mu­chas mu­je­res, si lo sa­ben com­bi­nar.

An­tes creía­mos que el cin­tu­rón de­bía ser igual a los za­pa­tos. Am­bos de­bían ser per­fec­ta­men­te com­bi­na­bles. Aho­ra en­ten­de­mos que no ne­ce­sa­ria­men­te de­ben te­ner el mis­mo ma­te­rial, so­lo de­ben ju­gar en­tre sí.

El cin­tu­rón de­pen­dien­do del cuer­po de ca­da mu­jer va­ría en su ubi­ca­ción. Si tienes las pier­nas cor­tas, in­ten­ta po­ner el cin­tu­rón lo más arri­ba po­si­ble, lo más que pue­das ha­cia la cin­tu­ra. Si es­tá muy aba­jo, tus pier­nas lu­ci­rán aún más cor­tas.

El an­cho del cin­tu­rón de­pen­de de la es­ta­tu­ra de la mu­jer. En­tre más al­ta seas más an­chos podrías uti­li­zar­los, pe­ro de lo con­tra­rio si eres ba­ji­ta es me­jor usar­los más del­ga­dos o de an­cho me­diano pa­ra que te veas más al­ta.

Los cin­tu­ro­nes más del­ga­dos le van bien a to­das pe­ro son idea­les pa­ra las mu­je­res ba­ji­tas.

BE­LLE­ZA

Con­se­jos pa­ra man­te­ner tu cin­tu­ra: uti­li­za la ro­pa in­te­rior ade­cua­da. Que no mal­tra­te ni aprie­te. Si usas ro­pa in­te­rior con elás­ti­co fuer­te, de­bes siem­pre ver que es­te que­de justo en tu cin­tu­ra. Si tienes po­ca cin­tu­ra o deseas acen­tuar­la aún más, uti­li­za una fa­ja.

Eli­mi­na la ha­ri­na y el azú­car de tu vi­da. Mu­chas ve­ces tien­den a lo­ca­li­zar­se en el área de la cin­tu­ra. Cam­bia es­to por con­su­mir agua pa­ra man­te­ner­te hi­dra­ta­da.

La pos­tu­ra es fun­da­men­tal. Mí­ra­te al espejo u co­rri­ge tu pos­tu­ra y sé cons­cien­te de ella to­do el día. In­clu­so al ca­mi­nar.

Usa jeans a la cin­tu­ra y ol­ví­da­te de los des­ca­de­ra­dos, o si te gus­tan más aba­jo de la cin­tu­ra tra­ta de que es­tos no te aprie­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.