Ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da ma­tri­mo­nial

Miercoles - - Intimidad & Amor -

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción nos re­fuer­zan la erra­da idea de que el amor es la ba­se fun­da­men­tal de la fe­li­ci­dad con­yu­gal. Al­go así co­mo que ¡con el amor bas­ta!

Ser un buen es­po­so, ser una bue­na es­po­sa, re­quie­re de una se­rie de ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des que por lo ge­ne­ral no han desa­rro­lla­do to­dos los se­res hu­ma­nos. De he­cho, nues­tros pa­dres no nos edu­can pa­ra que sea­mos bue­nos cón­yu­ges.

El amor se de­te­rio­ra y ter­mi­na por des­apa­re­cer cuan­do los miem­bros de una pa­re­ja con­vi­ven sin te­ner las ha­bi­li­da­des pa­ra ser bue­nos es­po­sos. En el Mé­to­do Gon­zá­lez pa­ra la ar­mo­nía con­yu­gal dis­tin­gui­mos en­tre las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas, emo­cio­na­les y so­cia­les que fa­ci­li­tan el for­ta­le­ci­mien­to del amor y la es­ta­bi­li­dad con­yu­gal.

En­tre las des­tre­zas cog­ni­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra la vi­da ma­tri­mo­nial re­sal­ta­mos la ha­bi­li­dad pa­ra so­lu­cio­nar ade­cua­da­men­te los con­flic­tos co­ti­dia­nos de la con­vi­ven­cia. Apren­der a en­fren­tar los pro­ble­mas con la pe­ri­cia ne­ce­sa­ria pa­ra bus­car po­si­bles so­lu­cio­nes que de­jen sa­tis­fe­chos los de­seos y las ne­ce­si­da­des de am­bos miem­bros de la pa­re­ja es fun­da­men­tal pa­ra la ar­mo­nía y fe­li­ci­dad ma­tri­mo­nial. Por lo ge­ne­ral es­to no se apren­de en el ho­gar pa­terno, don­de nues­tro an­ces­tral ma­chis­mo lle­va a que la ma­yo­ría de los con­flic­tos se re­suel­van fa­vo­re­cien­do los in­tere­ses de una so­la per­so­na. El Mé­to­do Gon­zá­lez con­tie­ne una gran can­ti­dad de ta­reas, re­fle­xio­nes y ejer­ci­cios que per­mi­ten apren­der a ma­ne­jar los pro­ble­mas co­ti­dia­nos des­de la pers­pec­ti­va de que “to­dos ga­ne­mos al­go”.

En­tre las des­tre­zas emo­cio­na­les ne­ce­sa­rias re­sal­ta­mos la ha­bi­li­dad pa­ra re­co­no­cer y ma­ne­jar la ira y el mie­do, dos de los gran­des enemi­gos de la ar­mo­nía y la fe­li­ci­dad con­yu­gal. El mie­do a la ira del cón­yu­ge ha­ce que mu­chas per­so­nas le ocul­ten o le mien­tan a su pa­re­ja. La ira des­con­tro­la­da lle­va al mal­tra­to fí­si­co y emo­cio­nal. El mie­do lle­va a so­por­tar mu­chos ti­pos de abu­so, lo que ayu­da a que la per­so­na abu­sa­do­ra se acos­tum­bre a mal­tra­tar y vea “nor­mal” lo que ha­ce. Por lo ge­ne­ral los pa­dres y ma­dres so­bre­pro­tec­to­res (que mal­crían a sus hi­jos), y los pa­dres con mal ca­rác­ter (que man­tie­nen te­me­ro­sos a sus hi­jos), no les en­se­ñan a ma­ne­jar ade­cua­da­men­te la ira y el mie­do. Es­to lle­va a esos hi­jos al fra­ca­so ma­tri­mo­nial cuan­do son adul­tos, aun­que amen mu­cho a su pa­re­ja.

En­tre las des­tre­zas so­cia­les ne­ce­sa­rias pa­ra la vi­da ma­tri­mo­nial, en el Mé­to­do Gon­zá­lez re­sal­ta­mos la ha­bi­li­dad pa­ra en­ten­der lo que pien­san, desean y sien­ten las otras per­so­nas, lo que los ex­per­tos lla­man em­pa­tía. En los ho­ga­res don­de flu­ye la co­mu­ni­ca­ción y el res­pe­to es fá­cil apren­der a com­pren­der a los que nos ro­dean. Pe­ro cuan­do es­to no ocu­rre, las per­so­nas se vuel­ven anal­fa­be­tas so­cia­les que ter­mi­nan de­te­rio­ran­do sus re­la­cio­nes con las per­so­nas que les ro­dean, co­men­za­do por los cón­yu­ges.

Por Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.