Fa­mi­lia ve­li­tas y fa­ro­les mul­ti­co­lo­res

Miercoles - - Mi Terapia De Pareja - Por Frauky Ji­mé­nez Ma­zo www.mi­te­ra­pia­de­pa­re­ja.com Twit­ter: @Frauky Ins­ta­gram: Frauk­y_Ji­mé­nez Lin­ke­din: Frauky Ji­mé­nez Lí­nea Na­cio­nal: 3112098845

El Día de las Ve­li­tas es una tra­di­ción anual que tam­bién con­si­de­ro una opor­tu­ni­dad pa­ra que se reúnan fa­mi­lia­res y ami­gos a en­cen­der­las. Las fies­tas na­vi­de­ñas oficialmente em­pie­zan de es­ta for­ma, el 7 de di­ciem­bre.

Es­ta cos­tum­bre en las ciu­da­des de la Cos­ta atlán­ti­ca co­lom­bia­na em­pie­za des­de la no­che del 7 de di­ciem­bre, o pa­sa­da la me­dia no­che has­ta la ma­dru­ga­da del 8 de di­ciem­bre, fies­ta de in­te­gra­ción con la fa­mi­lia, los ve­ci­nos y ami­gos, y mu­chas ve­ces se vuel­ve una ce­le­bra­ción con mu­cha música. En es­ta par­te del país es­tán fa­vo­re­ci­dos por el cli­ma cá­li­do y to­do se con­ju­ga en un am­bien­te con co­mi­da y mu­cha ale­gría pa­ra em­pe­zar un di­ciem­bre lleno de luz y de amor.

La ce­le­bra­ción pa­ra los que vi­ven en el in­te­rior del país se ini­cia en­tre las seis o sie­te de la no­che, las fa­mi­lias sa­len a los bal­co­nes o a la puer­ta de sus ca­sas y an­de­nes, y allí co­lo­can ve­li­tas. Mu­chos adul­tos re­cuer­dan con ca­ri­ño có­mo sus pa­dres alis­ta­ban to­da la ce­re­mo­nia de en­cen­di­do de las ve­li­tas acom­pa­ña­da de co­mi­das tí­pi­cas co­mo bu­ñue­los y na­ti­lla, y en al­gu­nos ca­sos li­cor.

En Bo­go­tá, a ve­ces des­pués de un par de ho­ras, las per­so­nas in­gre­san nue­va­men­te a la ca­sa por­que el frío ha­ce que bus­que­mos el ca­lor­ci­to de la ca­sa. En el ba­rrio don­de vi­vo, las se­ño­ras ha­cen un ba­zar y ven­den pos­tres na­vi­de­ños, co­mi­das rá­pi­das, le­cho­na, has­ta co­mi­da ára­be, y ar­man unos pues­tos al­re­de­dor del con­jun­to de edi­fi­cios, tam­bién hay música y se pa­sa un mo­men­to agra­da­ble con los ve­ci­nos y fa­mi­lia, yo ca­si todos los años me to­mo un ca­ne­la­zo pa­ra el frío mien­tras en­cen­de­mos las ve­li­tas con los ve­ci­nos. Y en me­dio de to­das es­tas ac­ti­vi­da­des co­lo­ca­mos en un pe­da­ci­to de la ca­lle las ve­li­tas, pe­ro tam­bién pren­do otras en el bal­cón del apar­ta­men­to. Re­cor­de­mos que es­ta fe­cha es his­tó­ri­ca­men­te una ce­le­bra­ción re­li­gio­sa, en ho­nor a la Fies­ta de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de la Vir­gen Ma­ría.

Sin em­bar­go, la ce­le­bra­ción del Día de las Ve­li­tas ha ido per­dien­do su ini­cial sen­ti­do re­li­gio­so, pe­ro a pe­sar de es­to si­gue sien­do un día per­fec­to pa­ra la reunión de las fa­mi­lias, ami­gos, ade­más de dis­fru­tar la ca­li­dez de los acom­pa­ñan­tes en esa fe­cha.

Pa­ra mí, la ver­dad es una de las tra­di­cio­nes co­lom­bia­nas más be­llas del mes de di­ciem­bre, el me­jor pre­tex­to pa­ra re­unir a la fa­mi­lia al­re­de­dor de las ve­li­tas y fa­ro­les.

Pa­ra los que quie­ran in­no­var, hoy en día tam­bién tie­nen la op­ción de ce­le­brar el Día de las Ve­li­tas en di­fe­ren­tes si­tios tu­rís­ti­cos que se ca­rac­te­ri­zan por es­pec­tácu­los de lu­ces, música con in­vi­ta­dos fa­mo­sos, co­mi­das es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­das pa­ra los asis­ten­tes, hay pue­blos co­lom­bia­nos que se es­me­ran en que es­ta fe­cha sea inol­vi­da­ble.

Les de­seo un fe­liz ini­cio de di­ciem­bre, re­lá­je­se, res­pi­re pro­fun­do y con­cén­tre­se en las sen­sa­cio­nes de ale­gría que nos trans­mi­te es­te mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.