Di­ciem­bre, épo­ca de ex­pe­rien­cias lin­das en la fa­mi­lia

Miercoles - - Intimidad & Amor - Por José Ma­nuel Gon­zá­lez Dir: Cra. 51B No. 94-334, con­sul­to­rio 404 Ba­rran­qui­lla. Ce­lu­lar: (57) 310 630 24 44 www.drjm­gon­za­lez.com @drjo­se­gon­za­lez

Ha­ce po­co tu­ve la opor­tu­ni­dad de ce­le­brar la fiesta de las ve­li­tas reuni­do con un gru­po de per­so­nas que quie­ro y ad­mi­ro mu­cho. En­tre otras, mi her­ma­na El­vi­ra Ele­na, quien vino de USA a vi­si­tar­me. La con­ver­sa­ción gi­ró fun­da­men­tal­men­te so­bre es­ta be­lla épo­ca na­vi­de­ña.

La nue­va ‘Ven­ta­na al mun­do’ sir­vió de en­torno a mu­chos en es­ta fiesta tra­di­cio­nal en la que se en­cien­den ve­las, que en la Re­gión Ca­ri­be es un ele­men­to im­por­tan­te de las reunio­nes fa­mi­lia­res en di­ciem­bre.

Es­te mes, en me­dio de la mú­si­ca y la co­mi­da de­li­cio­sa, Dios, el ser su­pe­rior (cual­quie­ra que sea la for­ma co­mo tú lo con­ci­bas), nos in­vi­ta a mi­rar nues­tro en­torno y dis­fru­tar de las be­llas co­sas que la vi­da nos re­ga­la. Tam­bién nos in­vi­ta a re­con­ci­liar­nos con no­so­tros mis­mos y con quie­nes nos ro­dean. Así co­mo nues­tro país ne­ce­si­ta la paz y la ar­mo­nía, nues­tra sa­lud men­tal y fí­si­ca re­quie­re ex­plo­rar el per­dón y la re­con­ci­lia­ción.

Ca­si to­dos los es­pe­cia­lis­tas es­tán

de acuer­do con que per­do­nar es sol­tar la ra­bia y el re­sen­ti­mien­to pa­ra de­jar que nos in­va­da la tran­qui­li­dad y la se­re­ni­dad.

Lo que mo­di­fi­ca drás­ti­ca­men­te nues­tras hor­mo­nas y neu­ro­trans­mi­so­res. Co­mo les he es­cri­to mu­chas ve­ces, per­do­nar no es jus­ti­fi­car los com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos o da­ñi­nos. Es de­jar de su­frir por cul­pa de esas ac­cio­nes inade­cua­das. Una pa­cien­te, cu­yo es­po­so la en­ga­ñó con una de sus ami­gas, no po­día vi­vir tran­qui­la por cul­pa del re­sen­ti­mien­to. Cuan­do lo per­do­nó, pu­do vol­ver a dor­mir tran­qui­la­men­te. Esa pa­cien­te no es­ta­ba pen­san­do en vol­ver con él, se­guía pen­san­do que su ex­ma­ri­do ha­bía ac­tua­do en for­ma ne­ga­ti­va, pe­ro se qui­tó de en­ci­ma el ren­cor.

Per­do­nar no es de­jar que te ha­gan da­ño o vio­len­ten tus de­re­chos. Tú pue­des to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra cam­biar una si­tua­ción inade­cua­da o pa­ra pro­te­ger tus de­re­chos. Pe­ro el per­dón te ayu­da a no su­frir los re­sen­ti­mien­tos que esa si­tua­ción po­dría pro­du­cir­te has­ta el fi­nal de tus días.

Per­do­nar no es ac­tuar co­mo si to­do es­tu­vie­ra bien, cuan­do tú sa­bes que es­tá mal. Per­do­nar no te im­pi­de ex­pre­sar lo que sien­tes que no es­tá fun­cio­nan­do bien, pe­ro lle­va a de­cir las co­sas con tran­qui­li­dad, sin ame­na­zas y sin su­fri­mien­to.

La pa­re­ja ar­mo­nio­sa y la fa­mi­lia fe­liz de­ben dar­se cuen­ta de que di­ciem­bre, con sus ale­gres fies­tas, sus reunio­nes fa­mi­lia­res y sus re­ga­los fre­cuen­tes, es tam­bién un buen mo­men­to pa­ra ge­ne­rar be­llos re­cuer­dos. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las pa­re­jas es­ta­bles es que van crean­do re­cuer­dos co­mu­nes de ex­pe­rien­cias lin­das a tra­vés de su his­to­ria. Es­to es muy útil en los mo­men­tos de cri­sis, cuan­do con­ver­sar so­bre los mo­men­tos fe­li­ces ayu­da a ba­jar la ten­sión emo­cio­nal, así que en es­ta Na­vi­dad te re­co­mien­do sem­brar en tu fa­mi­lia re­cuer­dos her­mo­sos y gra­ti­fi­can­tes pa­ra la sa­lud men­tal de los pró­xi­mos años.

Pre­gún­ta­te, ¿qué pue­des ha­cer pa­ra que es­te di­ciem­bre de­je lin­dos re­cuer­dos en la men­te de tus se­res que­ri­dos? ¡Haz­lo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.