Con­se­jos pa­ra afron­tar la pér­di­da de un ser que­ri­do

Miercoles - - Relaciones - Tex­to Sha­ron Ka­lil Fo­tos Shut­ters­tock

Ha­ce ca­si 21 años, la vi­da de Ma­ría Te­re­sa Gon­zá­lez cam­bió cuan­do se en­te­ró que su hi­jo, Ós­car Da­niel, de 11 años, fa­lle­ció en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co. Es­ta tra­ba­ja­do­ra so­cial re­co­no­ció que, des­pués de tan­tos años, es ca­paz de con­tar es­ta his­to­ria que mar­có su vi­da y con la que eli­gió el ca­mino del amor y no del su­fri­mien­to. “De­ci­dí vi­vir el due­lo sien­do par­te del gru­po de apo­yo La Ge­ma Pres­ta­da del Cen­tro de Orien­ta­ción y Es­cu­cha de la Ar­qui­dió­ce­sis de Ba­rran­qui­lla. Ahí nos for­ta­le­ce­mos con el apo­yo de ca­da uno de no­so­tros y con nues­tros pro­pios tes­ti­mo­nios, pues la ex­pe­rien­cia que he­mos vi­vi­do siem­pre nos ha lle­va­do a te­ner los mis­mos sen­ti­mien­tos”

La psi­có­lo­ga, es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia de due­lo y ta­na­to­lo­ga del men­cio­na­do cen­tro, Riccy de Paz, ex­pli­có que des­de su la­bor bus­ca for­ta­le­cer el víncu­lo afec­ti­vo de la ma­dre con su hi­jo. “Se tra­ta de ver más allá de la pre­sen­cia fí­si­ca... es acos­tum­brar­se a vi­vir sin esa per­so­na en­ten­dien­do que la pér­di­da es so­lo fí­si­ca, por­que lo vi­vi­do y com­par­ti­do nun­ca mue­re. Hay que in­ter­ac­tuar con los que es­tán al­re­de­dor”.

“En el pro­ce­so de due­lo se vi­ven dos ca­mi­nos: el del do­lor y el su­fri­mien­to. La idea es que vi­van en el do­lor y lo con­vier­ten lue­go en amor. Cuan­do ve­mos de ma­ne­ra na­tu­ral la muer­te en­ten­de- mos que ha­ce par­te de la vi­da”, agre­gó.

Ca­be des­ta­car que en es­ta tem­po­ra­da de­cem­bri­na –en la que las fies­tas, la fa­mi­lia­ri­dad y la tra­di­ción son pro­ta­go­nis­tas– pue­de lle­gar a ser más di­fí­cil afron­tar la pér­di­da del ser que­ri­do. Es por eso que es im­por­tan­te en­ten­der, se­gún ex­pli­có la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Ma­ría Pin­to, que el due­lo va di­ri­gi­do a la acep­ta­ción de la pér­di­da.

“En es­ta épo­ca lo pri­me­ro que se de­be ha­cer es no es­tar so­los sino pro­cu­rar re­unir­se con el res­to de la fa­mi­lia y, si es pre­ci­so, llo­rar y ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos. Te­ne­mos que dar­nos el per­mi­so de sen­tir ese do­lor por­que es muy na­tu­ral”, di­jo la es­pe­cia­lis­ta.

Tam­bién re­co­men­dó en es­tas fe­chas ren­dir­le tri­bu­to jun­to con la fa­mi­lia a ese ser que­ri­do. “Ca­da miem­bro pue­de ex­pre­sar lo que más le im­pac­tó de es­ta per­so­na, lo que más qui­so de él o ella... así se va re­co­no­cien­do que ese ser de­jó una hue­lla. La ce­na na­vi­de­ña o de año nue­vo tam­bién pue­den ha­cer­la en su ho­nor y así, dar gra­cias por la vi­da que tu­vo”, ex­pli­có.

Ca­be des­ta­car que den­tro del pro­ce­so de due­lo se vi­ven mu­chas eta­pas, en­tre las que des­ta­ca la ne­ga­ción, in­di­fe­ren­cia o ira, ne­go­cia­ción, do­lor emo­cio­nal y acep­ta­ción, aun­que el pro­ce­so es di­fe­ren­te se­gún ca­da per­so­na.

“Se lle­ga a la acep­ta­ción cuan­do se pue­de se­guir con la vi­da dia­ria, cuan­do se tra­ba­ja, se ve a la fa­mi­lia, etc.”, di­jo De Paz, quien re­co­mien­da a los alle­ga­dos de la per­so­na que es­té en­fren­tan­do el due­lo que los ayu­den a tra­vés del si­len­cio, per­mi­tien­do así que esa per­so­na ex­pre­se sus sen­ti­mien­tos a tra­vés del llan­to y la re­cor­da­ción.

Ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos a tra­vés del llan­to y la re­cor­da­ción del ser ama­do es una de las re­co­men­da­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.